Miercoles, 08 de Julio del 2020
Lunes, 29 Junio 2020 02:42

La muerte trágica de una funcionaria de Claudia Rivera

La muerte trágica de una funcionaria de Claudia Rivera Escrito Por :   Arturo Rueda

Alejandra Luna Soriano falleció el 26 de junio desgraciadamente. Su cuerpo se deterioró rápido, pero los tiempos de su llegada a la dirección, la entrega de las minidespensas por esa área y el brote de contagios se dieron en un lapso de 15 días. Los tiempos coinciden


 

En este momento de la pandemia, con Puebla capital como el municipio número uno en contagios en todo el país, el coronavirus es una ruleta rusa en la que a cualquier persona le puede tocar caer enferma, eventualmente agravarse y hasta morir.

 

Prácticamente no hay espacio público, gubernamental o empresarial libre de la enfermedad. Los brotes se reportan prácticamente en todas las áreas de gobierno y empresas que siguen operando. No hay nadie a salvo por muy alto que se encuentre en la pirámide del poder.

 

A nivel federal, la semana pasada enfermó Arturo Herrera, el secretario de Hacienda, y a nivel local le tocó a la directora de comunicación social y la secretaria del bienestar. Repito, nadie está a salvo.

 

Entendiendo esa coyuntura trágica, otra circunstancia muy diferente es cargar sobre los hombros la muerte de una persona por negligencia en los protocolos para impedir los brotes de contagios que se dan en las oficinas públicas, pues toca a los titulares cuidar y proteger a su personal.

 

Todo esto viene a cuestión por el lamentable fallecimiento de la directora jurídica del DIF municipal Alejandra Luna Soriano, joven abogada que murió el pasado 26 de junio, y no es uno más de los más de mil 200 decesos que ha tenido Puebla hasta hoy.

 

¿Por qué no es un fallecimiento más?

 

En el caso de la abogada Alejandra Luna Soriano confluye el descuido en los protocolos del gobierno de Claudia Rivera en la entrega de sus minidespensas. El acto de corrupción perfectamente documentado y la urgencia para cubrir las huellas detonaron la muerte de esta funcionaria.

 

Una muerte que la presidenta municipal y su hermana Mayte llevarán sobre los hombros.

 

Al momento de fallecer, Alejandra Luna Soriano apenas tenía 15 días al frente de la dirección jurídica del DIF municipal pues antes había laborado en el Organismo de Limpia. Lo que era alegría por un ascenso al puesto de dirección se convirtió en tragedia para su familia.

 

He sabido desde hace semanas que Mayte Rivera Vivanco delegó en los propios trabajadores del DIF municipal la entrega de las despensas, y que tras las acusaciones de corrupción ordenó acelerar rotando entre todas las direcciones la entrega de los mini paquetes alimentarios. Fue tanta la prisa que la entrega de despensas se continuó sin establecer protocolos de salvaguarda ni material como mascarillas y caretas.

 

Por rotación, los trabajadores del DIF municipal tienen semanas recorriendo las calles justo en el momento más alto de la pandemia, y lo que llevó a Puebla capital a convertirse en el municipio número uno del país con más contagios.

 

Así, se presentó una casualidad trágica. Al mismo momento que el Luna Soriano asumió la dirección jurídica, a esa área le tocó el reparto de minidespensas y aquí comenzó la cadena de contagios.

 

Algún empleado de la dirección se contagió de coronavirus, llevó el COVID-19 a la dirección, y ahí mismo se contagió Luna Soriano.

 

La funcionaria municipal comenzó a agravar su salud, que se deterioró rápidamente, por lo que fue internada. Ahí vino otra circunstancia trágica: le diagnosticaron una diabetes que ella ignoraba que tenía, según me platicaron sus familiares.

 

Alejandra Luna Soriano falleció el 26 de junio desgraciadamente. Su cuerpo se deterioró rápido, pero los tiempos de su llegada a la dirección, la entrega de las minidespensas por esa área y el brote de contagios se dieron en un lapso de 15 días. Los tiempos coinciden.

 

 

¿Hay posibilidad de que Alejandra se haya contagiado en otro lugar que no fuera su centro de trabajo, resultado del reparto de despensas por parte de los empleados de la Dirección Jurídica? Según la familia, no.

 

¿Debería indemnizar Claudia Rivera a la familia de su funcionaria por la negligencia? ¿Habrá más casos desafortunados en la dirección jurídica o en otras áreas del gobierno municipal?

 

Porque el otro problema es ahora un brote masivo en el DIF municipal, dado que Alejandra Luna estuvo en contacto con trabajadores de otras áreas. Y en vez de ordenarse una cuarentena generalizada, Mayte Rivera negó que los trabajadores puedan irse a casa.

 

¿Qué tanto la muerte de Alejandra Luna es una suma de coincidencias fatídicas y qué tanto es culpa del gobierno de Claudia Rivera?

 

Que el público decida. La familia ya tiene una certeza.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •