Viernes, 14 de Agosto del 2020
Lunes, 20 Julio 2020 02:13

Manzanilla, el próximo jefe del Congreso local

Manzanilla, el próximo jefe del Congreso local Escrito Por :   Arturo Rueda

¿El barbosismo ya se imagina un Congreso dominado por sus enemigos mortales? ¿Se imaginan que se le junten Manzanilla, Genoveva, Estefan, Esparza y Fer Morales en el Congreso? Hay que empezar a hacer números, porque según las cuentas de Manzanilla, los enemigos de Morena van a arrasar en la zona metropolitana y los principales distritos urbanos en una elección parecida a la de 1995


 

La reforma electoral recién avalada por el Congreso que elimina la figura del “gran perdedor” aunque tiene como objetivo primario que los partidos satélites morenovallistas desaparezcan -PSI, Compromiso por Puebla y PANAL-, le abre la puerta a Fernando Manzanilla para su regreso triunfal el próximo año como líder de la bancada de oposición al gobierno barbosista.

 

Una oposición al barbosismo… que puede ser mayoría en el Congreso. Manzanilla, de defenestrado secretario de Gobernación, se convertiría en el Jefe del Congreso. Es su jugada.

 

Manzanilla sabe que no puede reelegirse como diputado federal, y como trampolín para buscar el gobierno estatal en 2024, planea regresar a Puebla como diputado local y jefe de un Congreso dominado por la oposición a Barbosa… que someta al gobernador.

 

Manzanilla sueña con ser el jefe de una bancada pluripartidista transversal. Dicho así suena mamón, pero en realidad es una alianza opositora que se construiría, de entrada, con los plurinominales del PAN, del PRI y de MC. En el albiazul iría Genoveva Huerta; en el PRI Jorge Estefan Chidiac y en MC Fernando Morales.

 

 

En el PRD se construye una sorpresa como primera plurinominal: Alfonso Esparza Ortiz, rector de la BUAP que ingresará a la política comprando una diputación para evitar irse a la cárcel o su hija Luza.

 

El barbosismo ha contribuido al sueño de Manzanilla al eliminar la figura del “gran perdedor”. Antes de la reforma electoral aprobada por Biestro y compañía, la primera asignación plurinominal se hacía al que obtuvo el mejor resultado porcentual entre los candidatos de los 26 distritos: Casi siempre había un cálculo, pero muchas veces hubo sorpresas.

 

Ya sin “gran perdedor” y la vuelta al sistema de los primeros lugares de la lista, ahora sólo se trata de agandallarse los primeros de cada partido político.

 

 

En otras palabras, ni Manzanilla, ni Genoveva, ni Estefan, ni Fernando Morales, ni Alfonso Esparza, los grandes enemigos del barbosismo, tendrán que ir a competir a algún distrito. Sólo agadallarán o comprará la primera pluri de sus partidos.

 

En el caso específico de Manzanilla, sólo tiene que esperar que el INE le dé vía libre a resucitar al PES de Hugo Eric Flores, con quien tiene una alianza sólida. El PES 2.0 será avalado, y aunque como nuevo partido nacional no pueda coaligarse, sólo requiere 3 % de la votación para depositar al ex titular de Gobernación en el Congreso.

 

En el caso del PAN, Oswaldo Jiménez se llevó la primera pluri como “gran perdedor” en 2018, pero ahora la “Jefa Geno” se va a quedar con ella como negociación con el CEN para darle paso a Lalo Rivera. Es esa pluri o torcer el convenio de coalición para que la candidatura a la alcaldía de Puebla capital recaiga en mujer.

 

Con la llegada de Néstor Camarillo, Estefan asegura su primera pluri en compensación a los servicios prestados al ex partidazo. Al joven dirigente creen que lo controlan Casique y Doger, pero al final les van a jugar chueco y colocarán ahí al ex secretario de Finanzas. Se van a llevar una sorpresa.

 

En el caso de Movimiento Ciudadano, todo indica que será para el líder estatal y odiador del barbarismo Fernando Morales.

 

La sorpresa la daría el PRD. Los Chuchos, dueños de lo poco que queda del Sol Azteca, quieren poner ahí al peor enemigo de Barbosa que, interpretan, es Alfonso Esparza Ortiz que ve en su ingreso a la política la forma de no ir a la dar a la cárcel.

 

¿El barbosismo ya se imagina un Congreso dominado por sus enemigos mortales?

 

¿Se imaginan que se le junten Manzanilla, Genoveva, Estefan, Esparza y Fer Morales en el Congreso?

 

 

Hay que empezar a hacer números, porque según las cuentas de Manzanilla, los enemigos de Morena van a arrasar en la zona metropolitana y los principales distritos urbanos en una elección parecida a la de 1995.

 

El PAN se puede llevar por lo menos seis de los siete distritos de la capital, más las Cholulas, San Martín, Amozoc, los dos de Tehuacán, Atlixco. Ahí ya lleva 13 de los 26 distritos.

 

El PRI puede ganar Zacatlán, Xicotepec y por lo menos dos distritos de la Mixteca. Calcule unos cuatro distritos.

 

Si las cuentas de Manzanilla van bien, la oposición a Barbosa puede llevarse 17 de los 26 distritos electorales, y sumando las cinco pluris, tendrían una mayoría trasversal de 22 de las 41 diputaciones.

 

Es hora de que empiece a hacer cuentas. El mundo se les viene encima en 2021.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •