Viernes, 18 de Septiembre del 2020
Miércoles, 26 Agosto 2020 02:55

Abrieron una Caja de Pandora de 176 millones

Abrieron una Caja de Pandora de 176 millones Escrito Por :   Arturo Rueda

Hubo 176 millones de poderosas razones que Manzanilla ejerció, a lo largo del 2019, con la denominada partida secreta, identificada con el rubro 3370 “Servicios de Seguridad y Protección”. Es correcto: entre el interinato y ya como miembro del gabinete barbosista, Manzanilla ejerció de forma opaca, a espaldas de la sociedad poblana, 176 millones de pesos.


 

Nunca entendí las razones del porqué Fernando Manzanilla Prieto, un hombre que se considera a sí mismo brillante, dejó, en enero de 2019, la silla que tenía en la Junta de Coordinación Política en San Lázaro, para regresar a la aldea como secretario general de Gobierno del interinato de Pacheco Pulido.

 

Resultaba una decisión absurda, pues era abandonar las grandes ligas nacionales y la posición de privilegio de la coordinación del PES, un grupo parlamentario pequeño, pero aliado de Morena.

 

Tampoco entendí porque, tras la victoria de Luis Miguel Barbosa, se aferró a la continuidad como secretario de Gobernación, pese a todos los avisos de que sería un funcionario menor en comparación a su ego, así como al papel desempeñado en 2011 y en el interinato.

 

Una de las primeras medidas fue quitarle la jefatura de gabinete, así como despojarlo de la dirección de notarías y del control del registro público de la propiedad.

 

Desde el día uno del barbosisimo, Manzanilla fue rediseñado a un mini secretario de Gobernación, con importancia nula, amenazado siempre por su Subse David Méndez. Vaya, ni siquiera dejaron a Manzanilla nombrar a sus subsecretarios y principales funcionarios.

 

Todas las señales eran ominosas y decidió hacerse el tío loco. Confieso que me resultaba incomprensible. A ojos de casi todos, Barbosa y Manzanilla eran agua y aceite, no mezclaban.

 

Para fines de 2019, la relación entre el gobernador y su secretario de Gobernación estaba totalmente rota. Ya no hablaban, no acordaban, y los únicos mensajes que le llegaban a Fernando, eran en la prensa poblana, a tono amenazante.

 

Mensajes ominosos acerca de su futura renuncia, que ya era esperada en el escritorio principal del Primer Piso de Casa Aguayo. Con el paso de los días, cerca de la navidad y el año nuevo, los mensajes tomaron un tono más acre.

 

Y sin embargo, Manzanilla se aferraba al cargo de una manera incomprensible.

 

El desalojo de SEGOB tuvo que ser violento, luego de que CAMBIO publicó las pruebas de un triángulo complotero entre él, por Euk y Pedro Gómez. Un triángulo que revelaba las campañas negras desde redes sociales.

 

Un día después, por fin, Manzanilla se fue de Gobernación muy a su pesar.

 

Ahora se entiende porqué estaba tan aferrado, soportó tantas humillaciones, como ni siquiera ser requerido para entregar al Congreso el Primer Informe de Gobierno. En la comida de navidad del gobierno, ya ni siquiera cruzó abrazos, por lo menos comentarios.

 

Ahora todo queda claro.

 

Había 176 millones de poderosas razones que Manzanilla ejerció, a lo largo del 2019, con la denominada partida secreta, identificada con el rubro 3370 “Servicios de Seguridad y Protección”.

 

Es correcto: entre el interinato y ya como miembro del gabinete barbosista, Manzanilla ejerció de forma opaca, a espaldas de la sociedad poblana, 176 millones de pesos.

 

La mayor tajada de esos recursos, 66.5 millones, se ejercieron en el último trimestre de 2019, cuando la relación se deterioraba.

 

¿Cuánto se comprobó de esos 176 millones de pesos gastados ejercidos en 2019?

 

Según la denuncia penal, pues casi todo, porque solamente se duda de 24 millones que debe aclarar Manzanilla y no sus achichincles, según avisó el gobernador.

 

Pero surgen otras dudas razonables: ¿Cuánto dinero se usó, dirá Manzanilla, para cooperar en la victoria de Barbosa? ¿Al estilo AMLO, dirá que fueron aportaciones? ¿Aportaciones desde el gobierno interino?

 

¿Por eso Manzanilla no tiene ningún temor? ¿Por eso ayer se envalentonó y dijo que estaría “encantado” de exhibir cómo se gastó el dinero, tanto frente a las autoridades como de la prensa?

 

Si es tan mala y ameritó denuncias para tantos funcionarios de primer nivel, ¿Por qué no se canceló la partida 3370 en el presupuesto 2020?

 

¿El actual titular de Gobernación, quien es denunciante, sigue ejerciendo dinero de esa partida opaca? ¿Cuánto ha ejercido hasta el momento? ¿Por qué no se cancela?

 

¿Por qué en el Congreso nadie se preocupa por cancelar esa partida secreta que agravia a los poblanos?

 

Porque si son de escándalo los 176 millones gastados por Manzanilla en 2019, el oaxaqueño Diódoro les dice “quítate que ahí te voy”. El ex gobernador oaxaqueño se gastó la friolera de 470 millones. ¿Cuánto dinero se usó en la campaña de 2018?

 

Temo que, en medio de su enfrentamiento, Barbosa y Manzanilla hayan abierto una Caja de Pandora que no sepan cerrar adecuadamente.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •