Sábado, 19 de Septiembre del 2020
Lunes, 07 Septiembre 2020 02:58

Ya perdió la reelección, luego sigue la libertad

Ya perdió la reelección, luego sigue la libertad Escrito Por :   Arturo Rueda

En la visita campañera de Mario Delgado, disparado a la dirigencia nacional de Morena, Claudia brilló por su ausencia. Nadie la echó de menos y tampoco fue recordada. Por su pésimo posicionamiento en las encuestas, es Chernobyl. Y nadie quiere una foto con Chernobyl.


 

Bajo advertencia no hay engaño: Claudia Rivera Vivanco no tiene posibilidad de reelegirse según las encuestas, y tras su apuesta fallida de enfrentarse al gobernador Barbosa, es un navío a la deriva. Sin puerto ni destino.

 

En la visita campañera de Mario Delgado, disparado a la dirigencia nacional de Morena, Claudia brilló por su ausencia. Nadie la echó de menos y tampoco fue recordada. Por su pésimo posicionamiento en las encuestas, es Chernobyl. Y nadie quiere una foto con Chernobyl.

 

En entrevista con CAMBIO, el coordinador de los diputados federales y aspirante a la dirigencia fue contundente: no hay reelección automática y cada caso se evaluará conforme al posicionamiento en las encuestas.

 

Por supuesto, Delgado no personalizó ni en Claudia ni en Karina Pérez ni en Norma Layón. Mucho menos en ese desastre llamado Tehuacán, ni en Marisol o alguno de los 40 ediles que triunfaron en 2018 bajo el amparo de la marca AMLO.

 

Pero no hace falta personalizar para entender que la primera destinataria de ese mensaje es Claudia, quien sentía la reelección amarrada de la mano de Bertha Luján. Sin embargo, la presidenta del Consejo Nacional entendió que no traía la venia bendita cuando el TEPJF impuso la encuesta, endosó la responsabilidad de organizarla al INE y desplazó totalmente a la dirigencia provisional de Ramírez Cuéllar.

 

Es claro que Claudia no jugaba ni jugó con Mario Delgado, que en su gira por Puebla fue respaldado por sus compañeros diputados federales, y también por Gabriel Biestro, a quien un golpe del destino, al enfermar de COVID, le quitó la oportunidad de lucirse.

 

Como el carro de Delgado luce ganador, también se subió el senador Alejandro Armenta, que comienza a construir su candidatura a gobernador en 2024, y algunos, como Édgar Garmendia, que había coqueteado con el grupo de Luján.

 

No estuvo ahí, no salió en las fotos, pero es innegable que el primer apoyo de Mario Delgado, es el gobernador Barbosa. Ambos fueron compañeros senadores y entre ellos hay amistad personal. El segundo es el de Ignacio Mier Velasco.

 

En esta relatoría de apoyos, no tiene cabida la alcaldesa Rivera, barco a la deriva sin puerto ni destino, quien decidió confrontarse y ahora no tiene apoyos de relevancia. A su periodo de gobierno le queda un año y un mes, pero ya es una figura que se pudrió en el primer tramo de su administración.

 

La marca de Claudia en el futuro será la toxicidad, pues al momento de levantarse la encuesta que definirá la candidatura de Morena a la alcaldía de Puebla, perderá la última ficha para negociar.

 

Si eleva la apuesta de apoyar a quien sea el candidato de oposición a Morena en 2021, es decir, si traiciona a Biestro, que se perfila, y si esa traición se documenta, su único destino será la cárcel.

 

La alcaldesa Rivera Vivanco tiene que entender, desde hoy, que apostó y perdió. Se quedó sin futuro reeleccionista, pero todavía puede perder más. De entrada, su libertad, la de su novio y sus funcionarios más cercanos.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •