Sábado, 19 de Septiembre del 2020
Martes, 08 Septiembre 2020 02:05

La sospechosa celeridad en la caída por corrupción

La sospechosa celeridad en la caída por corrupción Escrito Por :   Arturo Rueda

A diferencia de la caída de Rubio Acle, por la bolardiza, los moches que se avecinan con el guardado de los 500 millones, con Romano, o la protección a su hermana Mayté, por la corrupción en las despensas, Claudia entregó la cabeza de Martínez Carreño con una sospechosa celeridad. Diría yo: muy sospechosa.


 

En el ajedrez de la corrupción que define al gobierno de Claudia Rivera Vivanco, caen las piezas menores, como sacrificio, para proteger a las piezas de alto valor.

 

 

La acelerada caída de Beatriz Martínez Carreño sirve como señuelo para proteger al cerebro de todas las operaciones del Ayuntamiento capitalino, Andrés García Viveros, Coordinador General de Actos Corruptos.

 

Razones parece que no faltan para que a Beatriz Martínez Carreño le cortaran la cabeza.

 

La comedia duró apenas una semana desde que se trascendió la usurpación de funciones de la Secretaría de Desarrollo Urbano tras agotarse el convenio con el gobierno estatal, desde 2019, que no fue renovado para la emisión de permisos ambientales, como los bancos de tiro.

 

Durante un año, la Secretaría de Desarrollo Urbano fue jauja en la entrega de permisos, aunque sabían que no tenían facultades para hacerlo.

 

¿Un año hicieron negocio los funcionarios menores de la dependencia municipal sin que se enterara su jefa, Beatriz Martínez Carreño?

 

Difícil creerlo, pero es lo que afirman los defensores de la funcionaria, que llegó de la academia al servicio público sin una mancha en veinte años de carrera. Ahora es el ave que cruzó el pantano… y se manchó.

 

Pero como pasa en todo el gobierno de Claudia, la corrupción permea en todas las dependencias, a través de piezas colocadas estratégicamente por García Viveros, que no necesariamente responde a los intereses de los secretarios. Son ellos los que hacen los negocios sin pasar por los titulares.

 

A veces se enteran. Pero, ¿quién osa enfrentar al todopoderoso García Viveros? Ya casi nadie.

 

A veces se enteran y reciben unas migajas para agradecer el disimulo de los secretarios. Les convidan un poquito para mirar a otro lado en el desfile de moches.

 

Dicen que con esas migajas, Martínez Carreño dio el enganche del condominio o penthouse en la torre Alpha de Lomas de Angelópolis, pero que lo demás es crédito bancario y todavía debe muchísimo del inmueble. Que se endrogó para comprarlo.

 

¿Por qué la académica no salió a desmentir al periodista Carlos Macías Palma, quien dio la revelación en su columna? ¿Por qué no se defendió de las acusaciones de corrupción, ni planea hacerlo, de momento?

 

¿En qué juego perverso se vio atrapada la académica, que ahora abandona el servicio público en la total deshonra?

 

Una fuente señala que no se deben mirar los permisos que entregó, sino los que negó. Que ahí está la clave. Que ella se había vuelto un obstáculo, y por ello, cosa rara, Claudia aceptó entregar su cabeza con celeridad.

 

A diferencia de la caída de Rubio Acle, por la bolardiza, los moches que se avecinan con el guardado de los 500 millones, con Romano, o la protección a su hermana Mayté, por la corrupción en las despensas, Claudia entregó la cabeza de Martínez Carreño con una sospechosa celeridad. Diría yo: muy sospechosa.

 

Qué raro, ¿no?

 

Pero otra fuente entrega la prueba definitiva, nota principal este día de CAMBIO: Beatriz Martínez Carreño cobraba sus moches al triangularlos como “servicios de consultoría” sobre trámites que ella misma autorizaba.

 

Incluso facturaba esos moches a través de la razón social DIPSO SA de CV, con Registro Federal de Contribuyentes (RFC) DIP1710024P4, cuyo representante legal es Héctor Mauricio Kanchi Aguayo.

 

En el padrón de proveedores del Ayuntamiento capitalino está inscrito como giro, como “comercio al por mayor de cemento, tabique y grava”. Pero a la empresa encargada de levantar el Elektra de Avenida las Torres, les vendió la asesoría por la tramitación de los permisos.

 

¿Alguna defensa?

 

¿Cuál es el verdadero misterio de la caída de Beatriz Martínez Carreño?

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •