Jueves, 29 de Octubre del 2020
Jueves, 24 Septiembre 2020 02:34

Medalla de oro a la infamia morenovallista

Medalla de oro a la infamia morenovallista Escrito Por :   Arturo Rueda

La primera parte de la historia la consigue MCC. La segunda, el joven reportero Iván Reyes, quien documenta en CAMBIO cómo es que el morenovallismo se benefició de la empresa fantasma que había creado con la documentación robada al joven minusválido: la asignación de por lo menos nueve obras sin licitación de por medio.


 

Pasan las semanas y los meses desde que el morenovallismo feneció en el helicopterazo del 24 de diciembre de 2018, y entre más tiempo transcurre más nos convencemos que ese grupo político tuvo dos rostros: un lado A del progreso y las obras públicas, y un lado B de la infamia más asquerosa que puede concebirse.

 

Ese lado B de la infamia lo vimos en vida del ex gobernador Moreno Valle con el caso Chalchihuapan y la teoría del cohetón, así como el espionaje telefónico que practicó Eukid Castañón para controlar lo mismo a integrantes del equipo, que a rivales y críticos.

 

Pero nadie sabe en realidad cuántas infamias quedaron ahí enterradas, disputas a resurgir como viejos cadáveres en el clóset de los que nadie se quiere hacer responsable.

 

Esta semana, gracias a una hebra periodística que jaló Mexicanos contra la Corrupción, descubrimos una más de esas infamias: el robo de identidad de humildes poblanos discapacitados para constituir –con todos sus documentos oficiales– empresas fantasma, a las que se les entregaron millones de pesos en obras que nunca se realizaron.

 

La historia es simplemente pavorosa.

 

El joven poblano originario de Cholula, Guillermo Cuenca Cuatle, acude al Sistema DIF Estatal a solicitar una silla de ruedas pues carece de movilidad en sus piernas. Le piden todo tipo de documentos oficiales: credencial de elector, CURP, acta de nacimiento, documentos que acrediten su domicilio.

 

Como parte del proceso administrativo, ese joven de origen humilde entrega toda la documentación y, por fin, recibe su silla de ruedas. ¿Final feliz? Pues no. En lo absoluto.

 

 

Años después, Guillermo Cuenca Cuautle se entera que es representante legal y fiscal ante el SAT de una empresa, muy próspera empresa, denominada “Mantenimientos de Obras y Proyectos Cuenca”.

 

Una empresa próspera y a la vez fantasma, constituida con los documentos que le robaron en el Sistema Estatal DIF a cambio de una silla de ruedas. ¿Imagina usted alguna infamia peor? No lo concibo.

 

La primera parte de la historia la consigue MCC. La segunda, el joven reportero Iván Reyes, quien documenta en CAMBIO cómo es que el morenovallismo se benefició de la empresa fantasma que había creado con la documentación robada al joven minusválido: la asignación de por lo menos nueve obras sin licitación de por medio.

 

CAMBIO consultó la Plataforma de Transparencia, en la que se detectaron al menos nueve contratos de junio a diciembre del 2018 con ayuntamientos y el Instituto de Educación Digital del Estado de Puebla (IEDEP), cuatro meses después de que la empresa fue constituida.

 

“De los nueve contratos, siete fueron por adjudicación directa y dos por invitación a tres o más licitantes, en estos últimos, el monto que destinó el gobierno de Antonio Gali Fayad fue de un millón 400 mil pesos, mientras que en cinco proyectos con el IEDEP no tienen el monto de la inversión.

 

“En los contratos en poder de CAMBIO, se encuentra el nombre de Guillermo Cuenca Cuautle, además de su supuesta firma”.

 

¿Quién es parte de la banda?

 

El entonces director del Instituto de Educación Digital (IEDEP), el mismo lugar donde se otorgaron los títulos patitos que hoy tienen en capilla a Jesús Giles, Jorge David Rosas Armijo y varios más, a cargo de Milthon Javier Fregoso.

 

El tal Milthon entregó varios contratos por adjudicación directa. “La primera se llevó a cabo del 19 de julio al 7 de agosto de 2018 y fue para el mantenimiento menor del inmueble del campus del IEDEP en Tepeaca. La segunda fue del 2 de agosto al 4 de septiembre y fue para el mantenimiento al inmueble del campus Ixcaquixtla, aunque en el portal no están disponibles los montos y contratos de las obras.

 

“Posteriormente, del 11 al 26 de octubre de 2018 realizó obras de mantenimiento de instalaciones de la Unidad de Extensión Regional de Vicente Guerrero; asimismo, en el campus de educación a distancia llevó a cabo labores de mantenimiento, las cuales comenzaron el 13 de noviembre y acabaron el 13 de diciembre de 2018, según lo detalla la plataforma.

 

“La última de las obras en el IEDEP se realizó del 1 al 30 de diciembre, cuando hicieron un mantenimiento menor al inmueble del campus de extensión Regional”.

¿Cuántos millones de pesos se llevaron los morenovallistas con esta empresa fantasma que constituyeron?

 

Increíble el nivel de infamia al que recurrieron para enriquecerse.

 

Ya lo ofreció el gobernador Barbosa: investigar y castigar estos hechos que sólo pudieron ocurrir en una mente de la peor calaña.

 

Y deslindar de toda responsabilidad legal y fiscal al joven que sólo quería una silla de ruedas para paliar su discapacidad.

 

¡Qué poca madre!

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •