Sábado, 28 de Noviembre del 2020
Viernes, 23 Octubre 2020 02:23

Atraco con sabor a estofado de conejo

Atraco con sabor a estofado de conejo Escrito Por :   Arturo Rueda

En sus manos se encuentra la estrategia electoral, además de que es el único que conoce los nombres de los que pueden ser candidatos. En ese sentido, Cotoñeto es la mano electoral del gobernador. ¿Quién en su sano juicio quisiera meterse con él? ¿Unos delincuentes comunes y corrientes? No lo creo. Todo toma la dimensión de un mensaje: aunque estén en el poder, son vulnerables.


 

En política no existen las casualidades: el mismo día que el gobierno barbosista festejaba la reducción del 22.65 % en la incidencia delictiva respecto de 2019, un comando armado asaltó las oficinas particulares del operador estrella del gobernador, Eric Cotoñeto.

 

Puede ser una mala coincidencia que la delincuencia desatada por la pandemia ataque el centro de operación de un personaje tan cercano al gobernador porque, además, esas fueron las oficinas de Barbosa en 2018 y 2019.

 

 

El simbolismo es inevitable, tan inevitable como que los criminales sabían qué había ahí, quién opera ahí, y no tuvieron miedo de una persecución a gran escala por parte de la SSP ni de la Fiscalía.

 

Esto huele a guiso de conejo. Y además, a guiso de conejo morenovallista, pues el modus operandi es igualito al tratamiento que Eukid le daba a sus objetivos: amedrentamiento en forma de asaltos.

 

Este tratamiento se lo dieron a Verónica Vélez Macuil en la campaña de 2018, y ya estando en el gobierno el barbosismo, el entonces subsecretario David Méndez. Antes de ellos, muchísimos poblanos sufrieron el método Eukid.

 

Además de amedrentar, dejar el mensaje de la vulnerabilidad, los robos eran selectivos en búsqueda de información de los equipos rivales. Siempre se llevaban las computadoras personales. Casi era realmente lo que les interesaba.

 

Pero Eukid y todos sus secuaces se encuentran presos, repartidos en diferentes cárceles. El propio Señor del Valle de las Calacas tiene difícil la comunicación desde el penal de Tepexi, aunque eso no impidió que hace unas semanas CAMBIO divulgara el audio en el que exige a sus abogados “armar un desmadre en el sur”.

 

El olor a conejo se hace más fuerte si tomamos en cuenta que la Banda eligió pegarle al gobernador por el tema de seguridad, específicamente por las 200 patrullas sin operar. Es decir, impactar en el tópico que de momento más interesa a los poblanos.

 

Casualmente, ¿la inseguridad le pega a un operador del gobernador?

 

Puede ser otra mala coincidencia pero…

 

Por supuesto que Cotoñeto, más que un objetivo económico, es un objetivo político-electoral.

 

Con todos los méritos para estar en el gobierno, se le dejó fuera del gobierno para que tuviera libertad de movimiento en el área electoral sin que comprometiera ni la administración pública ni el ejercicio de recursos.

 

En sus manos se encuentra la estrategia electoral, además de que es el único que conoce los nombres de los que pueden ser candidatos. En ese sentido, Cotoñeto es la mano electoral del gobernador. ¿Quién en su sano juicio quisiera meterse con él? ¿Unos delincuentes comunes y corrientes? No lo creo.

 

Todo toma la dimensión de un mensaje: aunque estén en el poder, son vulnerables.

 

El último dato es que el primer periodista presente fue Rodolfo Ruiz, elemento reporteril de la banda de los conejos. Las oficinas de e-consulta se encuentran cerca, apenas tuvo que caminar dos o tres calles.

 

Quizá tuvo suerte de reportero pero…

 

Entre el estilo morenovallista de amedrentar, más la coyuntura adecuada, más la selección del objetivo, insisto, esto me huele cada vez más a estofado de conejo.

 

Un conejo morenovallista.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •