Domingo, 27 de Septiembre del 2020

Enfermera del ISSSTEP narra el infierno que vivió por Covid: tuve miedo de no volver a ver a mis hijos

Jueves, 25 Junio 2020 14:17
Enfermera del ISSSTEP narra el infierno que vivió por Covid: tuve miedo de no volver a ver a mis hijos

Verónica Flores Barrale puntualizó que tuvo miedo de morir y no volver a ver a sus hijos tras ser internada.

Fernanda Escobedo

@mf_escobedo




La enfermera del ISSSTEP, Verónica Flores Barrales, es una sobreviviente del Covid-19, luego de que se infectara tras estar en contacto con pacientes contagiados, ante ello, narró su calvario que empezó el pasado 28 de mayo y apenas el jueves de la semana pasada la dieron de alta pasando por problemas respiratorios pero principalmente vivió con el miedo de morir y no volver a ver a sus hijos.


Con información de CENTRAL, la enfermera del ISSSTEP que cuenta con una especialidad en medicina quirúrgica apenas el pasado jueves logró vencer al Covid-19 con todas las medidas de sanidad y estando aislada en su hogar, sin embargo, también narró parte de su experiencia en el hospital siendo testigo de varios casos de pacientes que llegan a urgencias y que ante la gravedad de esta enfermedad mueren.


Ante ello, la enfermera Verónica Flores comentó que ha visto llegar varias personas que lamentablemente fallecen por el COVID-19, siendo testigo del caso de un joven de 28 años que tras sentirse mal, estuvo encerrado en su casa esperando a morir.


"Un día entró a Urgencias un chico que intentó suicidarse. Su mamá decía que llevaba varios días encerrado en su cuarto porque estaba triste, tenía unos 28 años, había tomado pastillas. Llegó muy mal y uno como enfermera, cuando alguien llega así, hace su trabajo y atiende al paciente. Lo llevamos al área de choque, casi no podía hablar, empezó a toser y le dije a su mamá “póngase el cubre bocas señora, vaya y lávese las manos”. Yo tenía puesto el mío y los goggles, pero él no dejaba de toser y cuando toses las partículas pueden quedarse muchas horas, en la ropa, en un arete, no sé.  Creo que él sabía que estaba enfermo y por eso intentó matarse.


Cuando se lo llevaron le dije a mi compañera, “a mí se me hace que es de covid”. Le tomaron la palca y dio positivo, el resultado de la prueba que lo confirmó salió mucho después. Se deterioró muy rápido y murió" narró la enfermera Verónica.


Verónica todavía no sabe dónde realmente pudo contagiarse, solo tiene dos opciones para considerar, tanto el hospital como el transporte público, luego de que ahí se aglomera bastante las personas a pesar de la contingencia, pues ella aborda para asistir al hospital la ruta 63, pese a ello también ha visto la discriminación que viven el personal del sector salud por las personas que los agreden en las calles por la pandemia.


"Yo siento que fue ahí. También pudo suceder en el autobús, vamos amontonados, tocamos los tubos, no usan cubre bocas. Todos los días tomaba la ruta 63 y  esa semana fue muy dura, iban más enfermeras y el chofer, junto con dos señoras, empezó a lanzar indirectas, que si el coronavirus no existía, que les quitamos el líquido de las rodillas, que nos pagaba el gobierno por mentir; lo decía y lanzaba escupitajos por la ventana.  Se reían a carcajadas, una de mis compañeras quiso confrontarlos, “déjalo, él es un simple chofer, lo dice por ignorancia, nosotras somos profesionales y no tenemos por qué bajarnos a su nivel”, logré que se detuviera" narró.


La enfermera posterior a estos sucesos comenzó a narrar su calvario que empezó el 28 de mayo, comenzó con cansancio, fiebre y perdió el sentido del olfato y gusto, por lo que estuvo incapacitada 14 días por sospecha de Covid-19.


"El 28 de mayo llegué a mi casa muy cansada, pensé que era por el trabajo, pero cuando desperté seguía igual. Al tercer día yo ya tenía fiebre, muy alta, de hasta 40 grados. Empecé a perder el olfato y el gusto, ese es un síntoma característico de covid; casi nadie lo dice, pero así es. Me dieron 14 días porque era sospechosa, hablé con mis hijos: “no puedo estar con ustedes porque los puedo contagiar” y me aislé. Mi hija me pasaba mi comida.


Si me tenía que morir iba a ser en mi cama porque ya no podía respirar, veía mis uñas moradas, sabía que estaba contaminada, pero no lo decía" comentó.


—Vero, vente para acá.


—No puedo respirar, pero si voy me voy a morir, no saldré de ahí.


—No Vero, te prometo que le vamos a echar todas las ganas y te sacaremos adelante.


Luego de que una de sus compañeras logrará convencerla de acudir al hospital para internarla, Verónica narró el momento en el que llegó al nosocomio, le tomaron una tomografía y ahí fue donde se dieron cuenta que estaba contagiada.


"me colocaron la mascarilla y me llevaron a la tomografía. “Vero, está muy fea tu tomografía, estás muy mal, ya te contaminaste”, se me vino encima la imagen de la muerte, yo sabía desde antes que tenía covid, pero escucharlo del doctor fue muy diferente. Pensaba en salir adelante por mis hijos y la gente que me necesita, pero a veces a ese pensamiento le ganaba el miedo" señaló.


El principal motor para la enfermera del ISSSTEP fueron sus hijos quienes hablaron con ella para que pudiera salir adelante y que no se rindiera ante la enfermedad


Al día siguiente Gaby y Arturo, mis hijos, hablaron conmigo, me dijeron que le iban a echar muchas ganas y que tenía que salir adelante. Para ellos, la palabra covid es igual a muerte. Pensaba en lo que yo les decía, que debían tranquilizarse, caer en la angustia hace que te cueste más superar el virus".


Pasaron los días y Verónica logró poco a poco responder al tratamiento de manera favorable, siendo el pasado jueves cuando fue dada de alta, pese a ello, quiere volver a regresar al hospital para continuar ayudando a la gente que lo requiera, pues aseguró que mucha gente por el miedo de morir en soledad ha querido suicidarse.


Respondí muy bien al tratamiento y el jueves de la semana pasada me dieron de alta. Tengo que esperar a terminar el proceso, cuando lo termine me tomarán una placa para corroborar que estoy fuera de peligro, yo quiero  regresar para seguir ayudando porque no sabemos esto cuándo va a terminar.


Nos tocó ver que un reo había llegado y estaba aislado, yo quería ir a verlo, hablarle de Dios, al otro día empezó a desaturar y murió. Otro día una compañera bajó corriendo a pedir compresas: “¡se cortó el cuello”, gritaba. Le había puesto medicamento y esperó a que saliera para tomar un pedazo del frasco, se cortó el cuello, se quería matar porque tenía coronavirus.


Los pacientes mueren, no salen adelante porque luchamos contra algo desconocido" finalizó.

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •