Lunes, 19 de Abril del 2021

Ellos son los grandes perdedores de la política en 2020 de Puebla

Martes, 29 Diciembre 2020 07:00
Ellos son los grandes perdedores de la política en 2020 de Puebla

La alcaldesa Claudia Rivera Vivanco sigue sin gobernar la capital, en tanto el diputado José Juan Espinosa Torres se desquició y se alejó de la política, mientras que Eukid Castañón Herrera fue capturado y recluido en el penal de Tepexi de Rodríguez

José Campos

@josecamp11



 


En un año tan complejo como lo fue 2020, definir a los perdedores de la política poblana es algo similar a entregar un Óscar a los más desafortunados del año, ya que por la pandemia de COVID-19, todos perdimos algo en el transcurso de los meses: la cordura, un familiar y algunos hasta la libertad.


Varios personajes pueden encabezar la lista, como la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco, que a lo largo del año vio derrumbarse su ilusión de reelegirse por la capital poblana; Eukid Castañón, que pasó de ser el hombre fuerte del morenovallismo a un preso más del penal de Tepexi de Rodríguez; o José Juan Espinoza Torres, que de ser el presidente de la Mesa Directiva del Congreso local pasó a vender perritos a través de Twitter.


Las malas decisiones que tomaron en el ejercicio de su cargo, escándalos de consumo de drogas, arranques de celos que terminaron en denuncias por amenazas, experimentos culturales e inclusive permitir negligencias médicas, son algunas de las razones por las que los siguientes personajes lograron ingresar a la lista de los Perdedores de 2020.



Sin duda alguna, quien se lleva el primer puesto en este rubro es la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco, pues a lo largo de 2020 se evidenciaron sus corruptelas, que su feminismo sólo es pose, porque tiene dos denuncias por violencia política de género, su fracaso de echar a andar su obra estrella de la remodelación de la 5 de Mayo y para cerrar con broche de oro su osadía de pavimentar la calle de su casa, lo que la puede llevar a ser procesada por peculado.


Entre las irregularidades que se dieron en la adquisición de micro despensas están la compra de kits médicos, la compra de ventiladores usados por 12 millones de pesos y la entrega directa de un contrato de 64 millones a la empresa Geometrique Atelier. Las denuncias por violencia política de género, primero promovida por Yazmín Flores, ya fue ratificada por el IEE, y la segunda denuncia fue promovida por Magda Karina Hernández, quien aseguró haber sido menospreciada y hasta calificada como “pendeja” por la alcaldesa.


Aunado a esto, Morena anunció que para que los alcaldes y diputados aspiren a la reelección, se realizarán encuestas que determinen su aceptación ciudadana y en el caso de Claudia Rivera Vivanco, sólo 4.3 por ciento de los poblanos aprueba su gobierno según una encuesta de Mas Data; mientras tanto, datos del INEGI evidencian que 13.1 por ciento aprueba su gestión.



El 14 de enero, Fernando Manzanilla Prieto fue destituido de su cargo como Secretario de Gobernación del Estado con la etiqueta de traidor, pues Miguel Barbosa Huerta tomó la decisión un día después de que CAMBIO diera a conocer un complot entre Eukid Castañón y el diputado federal orquestar una campaña negra en contra del titular del Ejecutivo estatal.


Tras su salida, Genoveva Huerta le cerró las puertas del PAN, y con ellas las de una eventual candidatura de cara al 2021. Después buscó sin éxito cobijo en Futuro 21, la organización de Paola Migoya, siendo su única opción de continuidad política, reintegrándose al Partido Encuentro Solidario (PES).


Posteriormente se dio a conocer que Fernando Manzanilla contaba con una partida secreta en la SEGOB, que habían usado 11 ex secretarios más, por lo que fue denunciado penalmente por la malversación de 241 millones de pesos, hecho que está siendo investigado por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).


El gobernador Miguel Barbosa Huerta también señaló a Fernando Manzanilla Prieto como el principal organizador de un reportaje que realizó Denise Maerker sobre la supuesta inactividad de 200 patrullas del estado, y el líder de “la banda de conejos conspiradores”, donde incluyó a Alfonso Esparza Ortiz y Claudia Rivera Vivanco, por difundir las fake news de su supuesta hospitalización.



Un año después de haber anunciado su “jubilación” de la política, el máximo operador del morenovallismo, Eukid Castañón, volvió a ser el foco de atención debido a su aprehensión el pasado 18 de marzo, convirtiéndose en el primer morenovallista preso y acumulando a la fecha cinco procesos en su contra, entre ellos lavado de dinero, extorsión y desvío de recursos.


Tras su detención, se dio a conocer que era el líder de la “Estructura Maya”, donde había 64 integrantes relacionados con el PAN que desviaban dinero a través de obra pública de los gobiernos de José Antonio Gali Fayad y Rafael Moreno Valle para financiar campañas electorales de 2015 y 2018. Actualmente se encuentra preso en el penal de Tepexi de Rodríguez.



Alejandro Armenta Mier figura en esta lista luego de que en pleno fin de año la Cámara de Diputados frenó una iniciativa para reformar la Ley del Banco de México, aprobada en la comisión que preside en el Senado de la República, ante las dudas de dar facilidades para que se den casos de lavado de dinero, evidenciando que no fue analizada correctamente.


También se convirtió en “el apestado” del Senado, después de que acudió a una sesión presencial el 20 de octubre pese a que 12 días antes le habían diagnosticado COVID-19, contagiando a 14 senadores, incluyendo al tlaxcalteca Joel Molina, quien murió 4 días después de la sesión. Además, se perfila para arrancar el año como lo terminó, perdiendo, toda vez que se presentaron ocho impugnaciones para remover del cargo a su alfil y abogado, Fredy Erazo Juárez, de la magistratura del TEEP.



Al inicio de la LX Legislatura, José Juan Espinosa Torres era uno de los diputados favoritos del barbosismo, lo que lo llevó a ser el presidente de la Mesa Directiva del Congreso. Fue destituido del cargo por sus declaraciones misóginas y al cuestionar el nombramiento de Guillermo Pacheco Pulido como gobernador interino.


Al inicio de noviembre de este año, Espinosa Torres tuvo que salir por la “puerta trasera” del Congreso local debido a que se giró una orden de aprehensión en su contra, pues en sesión plenaria remitió un oficio donde solicitó licencia para hacer frente a los procesos legales en su contra.



Rodrigo Abdala Datigues apostó todo para que Bertha Luján llegara a la dirigencia nacional de Morena, pero ni si quiera logró figurar en la encuesta abierta que se realizó y tras la derrota del candidato de la presidenta del Consejo Nacional, Porfirio Muñoz Ledo, la apuesta del superdelegado no logró su cometido.


En febrero de este año, se dio a conocer que el superdelegado era investigado por la Secretaría de la Función Pública por el posible desvío de 31 millones de pesos. Fue hasta septiembre que se dio a conocer que el delegado del Bienestar en Puebla contaba con 5 denuncias en su contra al utilizar los apoyos federales para comprar votos para Bertha Luján en su búsqueda de la dirigencia nacional de Morena.



El mandato de Mario Bracamonte en Morena Puebla vio su fin a la par de la llegada de Alfonso Ramírez Cuéllar a la dirigencia provisional nacional del partido; a finales de febrero, Ramírez Cuellar propuso la destitución de los delegados impuestos por Yeidckol Polevnsky, la cual fue aprobada por el CEN, por lo que Mario Bracamonte dejó de ser dirigente estatal el 1 de marzo y su salida fue ratificada por el IEE hasta julio.


Pero Mario Bracamonte no sólo perdió la dirigencia del partido este año, al presentar una impugnación ante la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia del partido para intentar regresar a su cargo; el órgano de impartición de justicia de Morena determinó que no era militante del partido, pues no tenía registro de haber recibido su solicitud de afiliación y Mario Bracamonte no presentó evidencias que sustentaran su incorporación.



La diputada federal Nay Salvatori aprovechó el auge de la red social Tik Tok para hacer el ridículo durante la pandemia, pues fue el centro de reclamos por sus polémicos videos; el primero evidenció un baile que hizo en San Lázaro donde simulaba disparar un arma de fuego, lo cual le trajo varías críticas por hacer una apología a la violencia.


Otro de sus escándalos, también protagonizados en Tik Tok, fue al subir un video tras haberse aprobado la legalización de la marihuana en el Senado de la República, donde presume darse “un jalón” de cannabis con una pipa. A raíz de ese video su cuenta fue suspendida permanentemente por la aplicación.



La novena baja del gabinete de Miguel Barbosa Huerta fue el ex secretario de Cultura, Julio Glockner, quien había iniciado un pleito con el titular del Ejecutivo estatal al no respaldar varios de sus proyectos, como fue el proyecto de reurbanización de San Francisco, trasladando la Estrella de Puebla a dicho barrio.


El ex secretario aprovechó su oportunidad para poder impulsar la cultura en el estado para hacer sus “glockneradas”, como organizar un evento de lucha libre en el Museo Internacional Barroco con un costo de 732 mil pesos y otro en San Pedro Museo de Arte, de 465 mil pesos; además de perifonear poemas en las comunidades rurales.



Durante el confinamiento, las carreras clandestinas o ‘arrancones’ adquirieron popularidad en la capital poblana y la zona de San Andrés Cholula, siendo uno de los principales organizadores de estos eventos el YouTuber poblano Simón Ahued, a quien le retuvieron el 8 de septiembre un automóvil Camaro por retar a las autoridades a encarcelarlo.


Simón Ahued fue designado como delegado especial en la capital del PSI, pero fue removido al día siguiente debido a que fue captado consumiendo cocaína junto con otros ‘mirreyes’ poblanos. El youtuber cerrará el año en Quintana Roo, huyendo de las autoridades poblanas después de haberse detectado la falsedad del permiso de su automóvil, por lo que se le inició una carpeta de investigación por parte de la Fiscalía Especializada en Delitos de Alta Incidencia.



En enero del presente año, María Aurora Treviño García fue nombrada como Delegada del IMSS en Puebla, pero el cargo le quedó grande para atender las necesidades de los médicos poblanos durante la pandemia de COVID-19; a lo largo del año fue el centro de las reclamaciones de los trabajadores de la salud poblanos por la falta de insumos para hacer frente al coronavirus.


El error que más impactó socialmente fue un caso de negligencia médica en donde dejaron en la morgue a un bebé prematuro que habían dado por muerto pese a que tenía signos vitales. El recién nacido no pudo sobrevivir pese a los esfuerzos médicos y murió a finales de noviembre, sin que la delegada abriera una investigación respecto al caso.



El pasado 28 de junio fue detenido en Apizaco, Tlaxcala, uno de los máximos delincuentes del estado, Oscar ‘El Loco’ Téllez. Se dedicaba principalmente al huachicoleo y extendió sus operaciones a los estados de Puebla, Tlaxcala, Hidalgo y Estado de México, convirtiéndolo en uno de los delincuentes más buscados en la zona centro.


Su cacería inició en 2019 cuando detuvieron a su esposa y su sobrino en San Martín Texmelucan, el Gobierno del Estado le siguió la pista realizando la detención de cuatro de sus escoltas el 5 de abril, a su tío y su primo con 150 paquetes de cocaína el 20 de abril y nueve narcomenudistas integrantes de su banda en mayo de 2020.



Ignacio ‘Taico’ Alarcón perdió la oportunidad de construir un complejo de oficinas para el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), éste contaría con una plaza comercial y un helipuerto, pues el gobernador Miguel Barbosa Huerta dio a conocer que inició el litigio para retirarle al organismo que preside, un terreno que les fue entregado desde 2004 para la edificación de este inmueble.


El terreno se ubicaba en Cúmulo de Virgo y contaba con una extensión de 20 mil metros cuadrados, en su momento Rafael Moreno Valle lo había expropiado pero meses después lo regresó al organismo empresarial. Cabe destacar que Ignacio Alarcón se vio inmiscuido en un escándalo, debido a que salió a la luz una conversación que sostuvo con Alejandro Correau Galeazzi, director de Ciudad Modelo, para buscar que removieran de su cargo a la secretaria de Economía, Olivia Salomón.



Después de haber transcurrido 92 días de la contingencia sanitaria por COVID-19, el gobernador Miguel Barbosa Huerta destituyó a Humberto Uribe Téllez de la Secretaría de Salud Pública del Estado, pues en más de una ocasión exhibió su ineficiencia con respecto a la documentación sobre los casos y muertes por coronavirus.


El ex secretario de Salud fue exhibido en más de una ocasión por el titular del Ejecutivo estatal al reportar mal las cifras sobre los casos de COVID-19; por ejemplo, el 20 de abril el Uribe Téllez reportó que se sumaron 22 muertos a las cifras del estado a causa del coronavirus, cuando en realidad fueron 18, lo que provocó una llamada de atención de Barbosa Huerta.



La llegada de la pandemia a causa del COVID-19 provocó que el personal médico, como doctores, enfermeras y camilleros, fueran nombrados el Ejército Blanco, al ser quienes atendían a los contagiados de esta enfermedad. Esta labor puso a los profesionales de la salud en riesgo de contraer el virus y perder la vida.


En Puebla, 251 personas del Ejército Blanco perdieron a lo largo del 2020 porque los poblanos no acataron las medidas de sanidad establecidas por las autoridades estatales y federales; perdieron porque surgieron los ‘covidiotas’ e hicieron fiestas y torneos de futbol cuando estaba prohibido; perdieron porque realizaron su labor aun cuando había incrédulos diciendo que el COVID no existía; perdieron mientras cumplían con su labor, siendo los héroes de este año, héroes de batas blancas con cubrebocas y caretas… perdieron la vida.