Viernes, 10 de Julio del 2020

Arquidiócesis de Puebla de luto: mueren dos sacerdotes más por COVID, van 5

Martes, 02 Junio 2020 03:53
Arquidiócesis de Puebla de luto: mueren dos sacerdotes más por COVID, van 5

Ambos párrocos fueron descritos como buenas personas, al igual que siempre se mantuvieron atentos a la comunidad de sus respectivas iglesias

Fernanda Escobedo

@mf_escobedo



 


Este lunes la Arquidiócesis de Puebla dio a conocer el fallecimiento de dos párrocos, quienes perdieron la batalla contra el COVID-19, tratándose del padre Juan Francisco Agustín Espino Godínez y Joaquín Fausto Silva Omaña, sumando un total de cinco sacerdotes que han fallecido por esta enfermedad durante este periodo de contingencia.


A través de las redes sociales, la organización religiosa lamentó la muerte de ambos sacerdotes, quienes fallecieron este lunes tras contraer coronavirus, los cuales son Francisco Espino de 54 años de edad y párroco de San Miguel Arcángel Hueyotlipan, al igual que del presbítero Fausto Silva de 59 años de edad y padre de la iglesia de San Cristóbal Tepatlaxco.


Ante ello, las muestras de cariño por parte de feligreses, familiares y conocidos, comenzaron a mostrarse en redes sociales, ambos párrocos fueron descritos como buenas personas, al igual que siempre se mantuvieron atentos a la comunidad de sus respectivas iglesias.


Francisco Agustín Espino, el querido ‘Padre Paco’


El presbítero Juan Francisco Agustín Espino Godínez nació el 28 de agosto de 1965, fue ordenado sacerdote el 8 de diciembre de 1992, escogiendo esta fecha por ser el aniversario número 500 de la Evangelización en América. Posteriormente, formó parte de la parroquia de Nuestra Señora de la Esperanza, mejor conocida como La Iglesia de las Ánimas en la capital poblana, donde comenzó a formar lazos de amistad con decenas de feligreses.


Espino Godínez también fungió como profesor en el Seminario Palafoxiano y realizó una tesis de maestría sobre la re-evangelización, tiempo después decidió cambiarse a la iglesia de San Miguel Hueyotlipan, era párroco y oficiaba misas en diferentes horarios, además de formar parte de la comisión de Música Sacra en Puebla, y responsable de las Obras ministeriales en la Arquidiócesis de Puebla.


Joaquín Fausto Silva, querido por jóvenes y comunidades marginadas


El presbítero de 59 años de edad, Joaquín Fausto Silva Omaña, nació el 16 de agosto de 1960 en Ahuehuetzingo, sus seres queridos lo describieron como una persona que siempre se preocupó por los demás, por lo que posteriormente fue ordenado sacerdote el 8 de septiembre de 1988, ejerciendo su ministerio sacerdotal en varias parroquias como las de Tulcingo de Valle, Tlancualpicán y Tateno Ixtacamaxtitlán, en éste último impulsó a que la feria se convirtiera en una fiesta en donde se involucró toda la comunidad.


Actualmente se desempeñaba como sacerdote en San Cristóbal Tepatlaxco desde el 7 de octubre del 2011 hasta la fecha de su muerte, donde fue muy querido por la comunidad juvenil de la parroquia de Alvernia llamada “Alvernistas de Santiago Apóstol”.


El padre Fausto fue recordado como una persona humilde, consejera, generosa y sencilla, además de que decenas de feligreses y personas que lo consideraron su amigo, le dedicaron frases y mandaron condolencias a sus familiares por su muerte.


“Estamos muy agradecidos y unidos gracias a la inmensa dedicación hacia sus fieles y por sus labores en la iglesia, en estos momentos de crisis nos demostraste que la espiritualidad es lo más importante del ser humano”, señaló un usuario ante la muerte del párroco.


Por último, cabe mencionar que en Puebla han fallecido ya cinco sacerdotes a causa de esta enfermedad, registrándose las dos primeras muertes el pasado 15 de abril, correspondiendo al padre José Guadalupe Sanguino y Valentín Ramírez Tlaque de 85 y 68 años de edad. Posteriormente el 20 de mayo falleció el presbítero Álvaro Ramírez Hernández con 97 años, hasta las dos últimas muertes registradas el día lunes.

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  •