Martes, 18 de Enero del 2022

Testimonio: anexo Santa Bárbara fue derrumbado tras dos muertes silenciosas de adictos en Puebla

Viernes, 14 Enero 2022 03:15
Testimonio: anexo Santa Bárbara fue derrumbado tras dos muertes silenciosas de adictos en Puebla

Antonio Hernández, ex interno, narró los decesos ocurridos durante los tres meses que estuvo encerrado en ese lugar

Karla Hernández

@KarlaDaH



Antonio Hernández, ex interno de 37 años de edad del centro de rehabilitación Santa Bárbara, reveló que durante los tres meses que estuvo encerrado en este lugar vio cómo dos de sus compañeros murieron.


En entrevista para CAMBIO, informó que después de estos hechos violentos, él salió del lugar ubicado en la calle Héroe de Nacozari, en inmediaciones del Mercado Hidalgo, y meses después fue destruido.



"Yo ya nada más me portaba bien para que no me pegaran, bueno a veces si me revelaba, pero era por lo mismo, porque son bien injustos, te golpean hasta por hacer ruido... Incluso a mí me tiraron un diente", añadío.



Murieron dos durante su estancia


Asimismo, mencionó que su muerte no fue la única que sintió cerca en más de una ocasión, sino que también durante su estancia le tocó ver morir a dos de sus compañeros de edades entre 40 y 45 años, mismos que no tenían mucho tiempo de haber ingresado.



"Sí, yo vi cómo un día uno de los chavos que acababa de entrar amaneció muerto y 15 días después se murió otro que también tenía poco de haber entrado... fue triste porque sólo a uno lo velaron y eso porque fue la condición a la que llegaron para que no cerraran el lugar, al otro pues de él sí no supimos dónde lo fueron a dejar" refirió para CAMBIO



Y es que, no solamente es la desesperación de querer ingerir alguna sustancia tóxica lo que los mata, también son los golpes que reciben por parte de los dueños y padrinos, así como los alimentos que les dan, uno de ellos conocido como caldo de oso.


Mismo que asegura, ni los animales deberían probarlo.



“Pues lo que nos daban de comer no creas que era lo que nuestros familiares llevaban como fruta, verduras, carne y todo eso… bueno, verduras sí nos daban, pero eran hervidas y todas las ponían en agua muy sucia, a esa comida le llaman Caldo de Oso, el cual teníamos que acabárnoslo si no nos pegaban… también a veces nos hacían tomar agua en baldes sucios que tenía almacenados porque no había de la de garrafón’’, comentó.



El peor momento del día era al caer la noche


Entre tantos malos tratos, aseguró Antonio, ninguno se comparó con lo que es dormir en el piso porque literalmente así pasaban la noche, sin un colchón que los protegiera del suelo o algo que los cubriera del frío. Sin embargo, muchos de ellos preferían dormir así ya que las sábanas que les daban estaban cubiertas de animales como: piojos, liendres y chinches.


Sin embargo, no fue únicamente él quien expresó el horror que vivió al estar internado: también habló una de sus familiares, quien comentó no tener idea de qué hacían con el dinero y despensa que cada semana les pedían pues nunca vieron algo de eso destinado para ellos.



“Nos hacían llevar una pequeña despensa y dar 100 pesos cada ocho días, por lo que pensé que estaba bien, pero luego me enteré que nada de eso les llegaba a ellos, sino, que se lo quedaban entre los trabajadores de ahí, por lo que al enterarme y ver a mi familiar cada vez más desgastado e incluso sin un diente es que decidí sacarlo y sólo por eso me cobraron 600 pesos ya que no era el tiempo para que él dejara el lugar’’.



Tras una visita por parte del equipo de CAMBIO es que se comprobó que el lugar se encuentra totalmente abandonado, por lo que preguntando a los vecinos es que se constató que ninguna persona sabe para dónde se fueron ni mucho menos qué pasó con todos los internos que habitaban en el lugar.

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto