Viernes, 07 de Mayo del 2021
Cúpula

La mañana del 19 de septiembre de 1985 el Distrito Federal iniciaba su actividad de manera normal; miles de automovilistas circulando en las cientos de arterias; millones de personas usando las líneas del Metro y autobuses; los estudiantes ya se encontraban en las aulas, cuando uno de los mayores sismos de la historia reciente sacudió a la urbe.

Para cuando esta columna llegue al lector, Claudia Rivera Vivanco habrá zarpado en su Titanic rumbo a un desastre anunciado.

El sábado primero de mayo ocurrió un suceso que retrata la nueva realidad de Fernando Manzanilla Prieto. El contraste, la comparación con el mismo personaje pero del año 1998, es dramática, incluso devastadora. Más adelante vamos a detallar ese punto.

Es evidente que Claudia Rivera Vivanco aún no se da cuenta que está frente a la tormenta perfecta; todos los elementos se han reunido para causar una catástrofe electoral, pero ella no lo asimila. Vamos a hacer un recuento de los factores que se acumulan.

En alguna ocasión, el analista en temas de seguridad Alejandro Hope preguntó en una de sus entregas para el diario El Universal ¿En qué momento se jodió Puebla?

La pregunta es inevitable: ¿Y dónde está el grupo que apoyaba a Saúl Huerta?

Jueves, 22 Abril 2021 01:44

En la Angelópolis se decide el 2024

El 2024 ya inició.

Clara, evidentemente estamos ante un recrudecimiento de las acciones del estado. En entregas anteriores hablamos sobre la pesada mano del gobernador Barbosa Huerta. Ahí están las evidencias; Eukid Castañón Herrera, Felipe Patjane, Valentín Meneses Rojas y en horas recientes se suma Leoncio Paisano.

Anarquía e imposiciones irritan a las militancias; designaciones autoritarias alejan a las bases de los candidatos; una sociedad agobiada por la pandemia y la crisis económica ve con decepción y con rechazo todo el contexto político.

La candidatura de Claudia Rivera Vivanco es una imposición grotesca, un insulto; una agresión a la sociedad poblana y una burla a la militancia de Morena; la designación no tiene fundamento alguno; quienes impulsan a Claudia sólo provocaron una fuerte confrontación interna; llevaron a Morena a una grave división que tendrá los rasgos de fractura social.

El mensaje del gobernador Barbosa Huerta es completamente natural, lógico y razonable. Todo protagonista político demanda lealtad de sus colaboradores y aliados.

La imposición de Mauricio Toledo Gutiérrez en San Martín Texmelucan es el punto de quiebre, la fractura de la coalición Morena-PT en Puebla. Desde este momento queda claro que el abanderado es una pieza de la cúpula nacional para enturbiar –aún más–, los ánimos partidistas en la entidad. 

En el marco de los nuevos esquemas de las campañas electorales el domingo 4 de abril arrancaron los candidatos a diputados federales. El escenario fue desolador, lastimoso, incluso dramático. Las actuales campañas nada le dicen a los grandes sectores sociales.

En varias ocasiones nos hemos referido a Francisco Fraile García, ‘El Pastor’.

La candidatura de Claudia Rivera Vivanco es -ante todo-, una innecesaria provocación social.

Se llama Inés Parra Juárez, en 2018 fue postulada por Morena como candidata a diputada federal por el distrito de Ajalpan. Como sucedió con la gran mayoría de los abanderados de ese partido la ola lopezobradorista la llevó al triunfo.

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto