Lunes, 06 de Diciembre del 2021
Miércoles, 20 Octubre 2021 02:02

Visibilizar y Sensibilizar

Visibilizar y Sensibilizar Escrito Por :   Nora Escamilla

El pasado viernes tuve el honor de ser invitada al Congreso Estatal de Cuidado Remunerado y No Remunerado con Perspectiva de Género que fue organizado por la titular de la Secretaría de Igualdad Sustantiva, Mónica Díaz de Rivera, en donde participé como oradora junto a extraordinarias mujeres que han acompañado y apoyado nuestra lucha, que han conquistado espacios importantes de decisión.


 

Este congreso tuvo por objetivo visibilizar y sensibilizar el trabajo no remunerado que realizamos las mujeres sobre todo en el ámbito doméstico, este año en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo elaborada por el Inegi revela que en el primer trimestre del año en curso el 97 por ciento de la personas “no económicamente activas” en el estado de Puebla son mujeres y el cien por ciento de quienes decidieron dejar sus empleos por motivos de matrimonio, embarazo o responsabilidades familiares son mujeres, somos quienes ‘debemos’ sacrificar cualquier actividad que estemos realizando por cuidar a quien lo requiera.

 

La denominación que se nos otorga como “personas no económicamente activas” es, desde mi perspectiva, totalmente errónea, sobre todo cuando existen numerosos estudios que han demostrado que el trabajo ‘doméstico’ afecta a bienes y servicios que son susceptibles de un intercambio mercantil en el mercado laboral y representa un importante porcentaje en el PIB de la mayoría de los países.

 

Estas actividades han sido y son realizadas de forma ‘gratuita’ por las mujeres, sobre todo dentro del matrimonio, lo cual ha llevado, incluso, a considerarnos como ‘inactivas’ aun cuando el número de horas de estas actividades en la mayoría de los casos es mayor a las que dedican quienes se emplean en actividades consideradas como profesionales.

 

Sea o no la actividad exclusiva para la mujer, es evidente que las cargas domesticas recaen en su mayoría en nosotras, lo que afecta directamente el reparto de los recursos y las oportunidades económicas.

 

Las cargas de trabajo limitan nuestro desenvolvimiento en todos los aspectos de nuestras vidas, personal, profesional, político y social. Esta situación sin lugar nos deja en un estado de vulnerabilidad ya que abre la puerta a que suframos todo tipo de violencia, somos más propensas a vivir en pobreza, no alcanzar autonomía, y nuestra salud mental, física y emocional se ve comprometida.

 

Como presidenta de la Comisión de Igualdad de Género de la LXI Legislatura estoy muy comprometida con este tema, debemos trabajar de manera coordinada con todas las instancias gubernamentales, debemos comenzar a atacar los vicios que orillan a la repetición de estas acciones, debemos atender las causas, pero sobre todo visibilizar y sensibilizar a las mujeres que viven en esta situación a darse cuenta que las actividades en los hogares son trabajo, no remunerado, pero trabajo, y que las tareas del hogar no sólo nos corresponden a nosotras, corresponden a todos quienes conforman el núcleo familiar, que las cargas de trabajo doméstico no deben recaer en una sola persona y debemos reeducar y deconstruir el concepto sobre los cuidados y el trabajo no remunerado. Presenté este mismo año la iniciativa para la igualdad de pareja en las actividades del hogar y del cuidado y educación de los hijos e hijas en la LX Legislatura, y con orgullo puedo decir que hoy ya está plasmado en la Ley para la Igualdad entre Mujeres y Hombres del Estado de Puebla.

 

Sin duda hay mucho que trabajar, pero estamos en el camino correcto y seguiremos insistiendo.

 

¡Nos leemos la otra semana!

 

Google News - Diario Cambio
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto