Lunes, 20 de Septiembre del 2021

Estos son los multimillonarios que han llegado al espacio; buscan obtener ganancias en órbita

Martes, 20 Julio 2021 20:18
Estos son los multimillonarios que han llegado al espacio; buscan obtener ganancias en órbita

El nuevo grupo de compañías espaciales, incluidas las dirigidas por algunos magnates prominentes, tienen sus ojos puestos en el espacio privado, sería una de las historias económicas y tecnológicas más importantes de la próxima década.   

Redacción Diario Cambio

@Diario_Cambio



Este martes, Jeff Bezos uno de los hombres más ricos del mundo, se convirtió en el segundo multimillonario en llegar al espacio tras despegar del cohete New Shepard, fabricado por Blue Origin la compañía que él mismo fundo en el 2000.


 millonarios espacio 02.jpg


De acuerdo a la nota publicada por El Financiero, el primero fue el británico Richard Branson quien inauguró la era del turismo espacial al llegar al espacio en un avión de su propia compañía, Virgin Galactic.


Entre la ‘competencia’ de los hombres más ricos del mundo por dominar ‘otras galaxias’ aún queda Elon Musk, quien no viajará, como todos pensabas, en su nave Space X, sino que lo hará en calidad de turista en una de las naves VSS Unity de Richard Branson.


Las reacciones de las personas tras darse a conocer los viajes de estos excéntricos personajes han sido diversas, algunos celebran la ingeniería y la perseverancia necesaria para llevar a un grupo de humanos al espacio y traerlos de regreso a salvo, o la maravilla de empujar los límites de lo posible.


Otros han reprobado el actuar de estos millonarios, quienes gastan su dinero en cosas excéntricas en lugar de centrar sus recursos en la pandemia, el cambio climático o cualquiera de las otras crisis aquí en la Tierra.


Hacia el cambio de siglo, cuando las respectivas compañías espaciales de los tres hombres recién estaban comenzando, se tomaron como evidencia de que estos nuevos tipos de ricos estaban soñando demasiado en grande. Los viajes multimillonarios al espacio son solo los objetos más brillantes en un campo mucho más grande.


La voluntad de Branson y Bezos de subir en sus propias naves espaciales equivale a poco más que un respaldo de que sus naves finalmente son lo suficientemente seguras para que lo intenten y, más concretamente, que el espacio está abierto para los negocios.


Lo que suceda por encima de nosotros será una de las historias económicas y tecnológicas más importantes de la próxima década, ya sea que Musk se asiente o no en Marte .


Estas son solo algunas de las historias recientes menos comentadas de la industria espacial privada. Primero fue el debut en el mercado de valores de una compañía llamada Astra Space, que, respaldada por capitalistas de riesgo, construyó un cohete orbital viable en solo unos pocos años. Su objetivo es poner satélites en órbita todos los días.


Poco después de que Astra se hiciera pública por un valor de 2 mil 100 millones de dólares , el fabricante de satélites Planet Labs, que utiliza cientos de ojos en el cielo para fotografiar diariamente toda la masa terrestre de la Tierra, anunció sus planes para hacer lo mismo, por un valor de 2 mil 800 millones de dólares .


Firefly Aerospace tiene un cohete en una plataforma de California esperando autorización para su lanzamiento. OneWeb y SpaceX de Musk lanzan regularmente satélites destinados a cubrir el planeta en acceso a internet de alta velocidad.


Rocket Lab, en el país anteriormente libre de naves espaciales de Nueva Zelanda, está planeando misiones a la luna y Venus.


Por supuesto, las empresas basadas en el espacio todavía parecen propuestas muy arriesgadas, con grandes cantidades de beneficios lejos de estar garantizados. A pesar de que compañías como SpaceX, Rocket Lab y Planet están valoradas en miles de millones de dólares, todavía tienen que demostrar que pueden obtener ganancias en órbita tan fácilmente como las empresas más al estilo de los volantes en la Tierra.


Con información de El Financiero. 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto