_
Invitado Especal
La Quintacolumna


El contenido de las columnas y de opinión son responsabilidad de quien las escribe y no reflejan precisamente la linea editorial de este medio

Antorcha

 

Aquiles Córdova Morán*

 

LA CULTURA EN ANTORCHA, EL FESTIVAL INTERNACIONACIONAL UN ÉXITO

Después de 16 días de una intensa gira por 10 estados de la república mexicana, los grupos de danza folclórica de Grecia y Costa Rica, así como los grupos antorchistas que representaron a México en este "II Festival Internacional de Folclor", concluyeron este bellísimo y majestuoso evento dancístico, presentado fundamentalmente entre los desheredados del país.

A primera vista, es un evento artístico más, sin mayor trascendencia, pero si nos detenemos a analizar los antecedentes de los grupos participantes, la calidad de dichos conjuntos, el público al que fue presentado y ,finalmente, los foros en los que actuaron, podrá determinarse que no sólo es un evento digno de destacar sino también de imitar, para que no sea la última vez que se presente en nuestro país y se procure hacer cada año o, por lo menos, bianualmente. Ello, toda vez que -sin duda- es la única forma realista y efectiva de incidir en la conciencia y en la educación de las masas marginadas, a través de la cultura y de la diversión sana.

En este segundo festival internacional, organizado por el Movimiento Antorchista, a través de su Comisión Cultural (después de 9 años de haberse presentado el primero), fue indudablemente uno de los más exitosos del inmenso número de festivales traídos y organizados por las muchas compañías privadas, secretarías de cultura estatales y de coreógrafos prestigiados que han hecho del arte y en particular de la danza su "modus vivendi".

Al analizar los grupos participantes, podemos concluir sin temor a equivocarnos que tanto el grupo folclórico "Alonaki de Halkida", de Grecia; el grupo "Nuestra Tierra", de Costa Rica, y los grupos folclóricos de Mexico (encabezados por el "Ballet Folclórico Nacional del Movimiento Antorchista"), han dedicado sus fuerzas y su inteligencia a la promoción de la cultura y sus raíces nacionales, entre los más marginados de la tierra; grupos totalmente Amateurs, que por diversas actividades se avienen recursos para difundir su arte entre los marginados y hasta los rincones más apartados del mundo.

En cuanto a su calidad, los organizadores, pero también quienes presenciaron desprejuiciadamente estos eventos, podemos asegurar que fue un espectáculo digno de ocupar los mejores espacios y foros artísticos nacionales y, por qué no decirlo, internacionales. Porque además de la destreza demostrada, hacen su labor con pasión, con alegría y con la convicción de que lo que hacen es benéfico a sus destinatarios y a ellos mismos, porque los hace cada vez más humanos y más diestros en su disciplina artística.

Del público y de los foros donde fueron presentados, sólo podemos resaltar que el pueblo, los marginados de los foros de cinco estrellas, en esta ocasión y gracias a la colaboración y sensibilidad política de varios gobiernos (como el de Puebla, el de Oaxaca, el de San Luis Potosí, entre otros) y a la consecuencia política del Movimiento Antorchista Nacional -de abatir el rezago y la marginación social- tuvieron acceso y disfrutaron de un espectáculo maravilloso (como diría nuestro ex presidente) y de gran calidad artística.

Este festival se presentó en el estado de Mexico, en plazas tan marginadas como el municipio de Chimalhuacán; en Ixtapaluca; en uno de los medios intelectuales más prestigiados, como la Universidad Autónoma Chapingo; en Michoacán; en San Luis Potosí; en Querétaro; en Oaxaca; en Puebla (en zonas tan alejadas de la civilización como Huitzilan de Serdán, Zacapoaxtla, Teziutlán y Tecomatlán), y desde luego en la ciudad de Puebla, donde sin duda resultó un éxito con dos funciones: en el Zócalo y en el "Teatro de la Ciudad" (con más de tres mil asistentes); y finalmente entre la comunidad Helénica, que no sólo mostró su beneplácito y gratitud hacia el Movimiento Antorchista, por haber invitado a sus paisanos y haberlos presentado entre su comunidad, sino porque de esa manera muchos de ellos presenciaron, por primera vez en su vida, en vivo y en directo, su añorado folclor, lo que les permitió hacer remembranzas sobre sus orígenes e idiosincrasia.

El público comentó, al salir se estos eventos, que "las referencias y la idea que tenían sobre el Movimiento Antorchista era lo que han resaltado de ella los medios de comunicación, una organización de presión, violenta y que sólo organizaba marchas y plantones, pero que este II Festival Internacional bien valía las marchas y plantones que efectuaba dicha organización".

Queremos refrendar con nuestras palabras lo que han dicho ya nuestros hechos, para Antorcha la cultura lo es todo: es el cultivo de la inteligencia y de la sensibilidad, y solamente a través de este cultivo profundo es como se puede cambiar la mentalidad de los pueblos, la mentalidad de las naciones para transformarlas de naciones sumisas, derrotistas, rezagadas y acomplejadas en naciones orgullosas, vigorosas, con ánimo de triunfo, abriéndose paso entre los más poderosos de la tierra. Esa es nuestra convicción, esa es nuestra meta y actuamos en consecuencia.

 

*Dirigente estatal del Movimiento Antorchista.

 

 

 

Publicidad

Versión Online

 

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx