El cajón del desastre


Fritz Glockner


GUACALA


El cajón del desastre se vio atestado de diversos objetos  poco agradables durante tres días de la semana pasada, incluso varios de ellos provocaron cierto grado de nausea, veamos cuales fueron:


1- ¿INFORMAR?


A partir del jueves la ciudad de Puebla se convirtió en un tendedero de fotos preciosas, torturando con ello la imagen urbana, donde además se destacan los supuestos logros de un gobierno de resultados, los cuales se presumen de nueva cuenta como si se tratara de una concesión para los gobernados, el pretexto del cuarto informe del gobierno estatal dejo ver de nueva cuenta que en práctica política no hemos avanzado mucho que digamos, se presume, se continúa con un culto mediocre a la personalidad, al todo poderoso, pareciera que el trabajar, el cumplir con la obligación es una gracia, un favor que la sociedad debe agradecer, premiar, reconocer, como si esta no fuera una obligación de la gestión pública; o que, ¿para qué salieron electos?


La numerália de hospitales inaugurados, de calles pavimentadas, de obra pública, de escuelas, y demás etcéteras no dan cuenta de lo que se dejo de hacer por gastar parte del presupuesto en otros temas que poco o nada dejan al estado de Puebla, ahhhhhhhhhhh pero eso si, hay que presumir de los pequeños pasos, para que haya aplausos, porras, convencimiento de que se trabaja, que se ofrecen aparentes resultados.


2- ¿CUMPLEAÑOS?


El viernes fue desastroso para aquellos que viven sobre los ríos Lerma, Mayo  y demás hasta la 14 sur de la colonia San Manuel, en un salón de por ahí, se llevaron los festejos del flamante Secretario de Desarrollo Social, y éste quiso mostrar su músculo, como si se tratara de Charles Atlas, aquel que se anunciaba en las revistas de historietas de los años setenta para dejar de ser un Don Nadie y poder golpear a cualquier prepotente, aún que éste fuera un ingrediente absoluto entre los invitados al convivio, ya que sin el menor pudor dejaron sus camionetas lujosas, transportes públicos, autos de todas las marcas, colores y sabores a las entradas de las casas habitación, bloqueando entradas sin ningún tipo de respeto; parece absurdo que una fecha tan importante para cada ser humano como el de cumplir años, se haya volcado en un desfile de actitudes políticas, de señas, de avisos, de anuncios, de competencia, todos los políticos han hecho gala de presunción durante su aniversario, Moreno Valle, Montero, la idea es demostrar quién logra reunir a un mayor número de invitados dispuestos supuestamente a festejar, a vitorear, a respaldar a ese que puede que quede, pero que aún no es seguro que la candidatura llegue, pero que tal y si en una de esas es el bueno, y se acuerda que no asistimos al día de su cumpleaños y luego nos manda a la banca, por que en política las fidelidades no interesan, lo que importa es ser lambiscón, a pesar de que no tenía ganas de ir a ese salón rascuacho, hay que asistir, por que en esta vida uno nunca sabe.


Y fue por eso que el desfile de hombres de manta y guarache, el de traje de marca y loción comprada en algún Duty Free de aeropuerto extranjero, así como burócratas de todas las marcas, más compas traídos de todo el estado, estuvieron listos para hacer acto de presencia en la saludación del festejado, que hueva su vida ¿no?


3- EXALUMNOS DEL ORIENTE.


Por último, un caso de censura genial, para el día sábado se llevo a cabo el encuentro anual de exalumnos del Instituto Oriente, en el cual este buscador de objetos en el cajón del desastre estudio la secundaria y la preparatoria, y tuvo la flamante ocurrencia de solicitar la autorización para que durante la reunión se pudiera vender su más reciente novela titulada “Se nos hizo tarde” ya que ésta cuenta entre otras cosas, la historia de dicha institución educativa, además de hacer un recuento nostálgico generacional y llevar estos recuerdos a los flamantes años de las décadas 60s y 70s, y de pronto ZAZ, que el actual padre rector dijo un NO, ese libro no aporta nada al colegio y no quiero que se venda durante la fiesta de exalumnos, siendo así como el jesuita Amado Fernández, se creyó ahora parte del repertorio de la famosa cinta cinematográfica “El padre Amaro” y así como ésta fue censurada por la derecha mexicana por contar supuestamente algunos pasajes poco convenientes para la iglesia católica, pues ahora Amado se convirtió en Amaro y consideró que en la novela existen pasajes poco convenientes para el colegio de mayor tradición en nuestra ciudad y no permitió su venta.


Una segunda expulsión, primero en 1985 cuando se nos ocurrió a algunos compañeros trabajadores del Oriente organizar un sindicato y fuimos tratados como si el pecado estuviera sobre nuestras espaldas por defender los derechos laborales, y en enero del 2009 por contar una versión incómoda sobre esta y otras historias de los Jesuitas en Puebla.


Curiosamente en la novela se destaca que dentro de la compañía de Jesús existen dos tipos de Jesuitas, de los cuales no se va a mencionar aquí la catalogación para que el lector interesado en descubrirlos mejor los encuentre en la propia novela, pero sin duda el sacerdote Fernández tomo partido por sí sólo.

 

Semana peculiar la pasada, con torturas visuales, con muestras de convocatoria subordinada, con censuras noveladas y más, por ello fue mejor decir un simple guacala, así de fácil, ¿cuáles serán los tiempos que estamos viviendo?

    



 
 

 

 
Todos los Columnistas