El cajón del desastre


Fritz Glockner

28/10/2009

¿Y LA MOTA?


Ya lo pregunte por todas partes desde hace una semana y nadie me ha podido dar una respuesta confiable, y es que no entiendo cómo fue posible que los diputados del PAN y del PRI olvidaran gravar con más impuestos a la mota, a la cocaína y los hongos alucinógenos, digo, si tuvieron a bien proponer un aumento considerable en el alcohol y en el tabaco, ¿por qué a las otras drogas no? Que, ¿acaso es lo que ellos consumen y por eso no lo tomaron en cuenta? ¿Recibieron amenazas de parte de los narcos para que no tocaran con dichas iniciativas sus productos? ¿Pagan impuestos los narcotraficantes?


Inverosímil es ver de nueva cuenta la misma película de hace catorce años, cuando el entonces diputado Roque Villanueva hiciera famosa su seña con los brazos y la cintura haciendo la postura clásica de “ya me los abroche” luego de que la fracción parlamentaria del PRI aprobara el aumento del IVA de ese entonces, y ahora aún y cuando durante las pasadas campañas políticas todos los partidos políticos, juraron y perjuraron que no atentarían en contra de la economía familiar y que protegerían los bolsillos de los más jodidos, a la primera de cambio el PAN y el PRI han renovado la Roqueseñal y plantean una serie de aumentos absurdos supuestamente con la intención de superar la pobreza que ellos mismos han cultivado.


Lo paradójico es que en esta ocasión ni siquiera las cúpulas empresariales quienes acostumbran vitorear y apoyar aquel tipo de iniciativas hoy están de acuerdo, incluso han desaprobado públicamente la alianza albiazul y tricolor, aquella sería la única diferencia en la repetición fílmica entre el pasado y el presente.


Ahora que la postura de la misma fracción priista en la Cámara de Senadores supuestamente sanciona la actitud de sus correligionarios en la Cámara baja y han declarado su desacuerdo y la modificación de la famosa Ley de Ingresos, aún y cuando en éste último cuerpo legislativo se encuentre la mismísima Presidenta Nacional de su instituto político, sin duda las declaraciones del oligofrénico Cesar Nava, el Presidente Nacional del PAN, habrán calado hondo en el espíritu de los aliados condicionales del PRI y por ello la reacción de los mismos en el Senado, habrá que ver esta semana cual es realmente su actuación.


Lo que se ha evidenciado sin lugar a dudas es que tanto el PAN como el PRI le apuestan al desgaste de la economía de piso, la de hombres y mujeres de la calle, la de aquellos que sacan peso a peso para revisar si alcanza para un huevo más, o simplemente lo dejan junto a sus anhelos deshilachados; hoy aquellos que pronosticaron el caos de este país en el hipotético caso de que Andrés Manuel López Obrador obtuviera la Presidencia de la República han visto sus vaticinios hacerse realidad bajo el nombre de Felipe Calderón, ¿acaso son gemelos? De a perdis ¿Hermanos de leche?


Otro foco rojo dentro del acontecer político, social y económico tiene que ver con el cierre de la empresa Luz y Fuerza del Centro, donde la reacción popular podrá generar de la noche a la mañana una efervescencia social poco pronosticada, calculada, imaginada, y no es para menos, ya que a pesar de la enorme campaña mediática desatada en contra del sindicato de aquella empresa desaparecida, donde al parecer ellos son los culpables casi, casi del desastre nacional, como si la empresa que depende del estado mexicano, o sea de burócratas al servicio de Calderón hoy, de Fox ayer, de Zedillo, Salinas y así hasta llegar a hace cien años, no tuvieran ningún tipo de responsabilidad en cuanto a lo que hoy se dibuja como un pésimo servicio, corrupción, irregularidades y todo el diccionario maligno en su contra, motivo por el cual, el salvador Calderón optó por decir hasta aquí, y haciendo uso de la fuerza pública decidir el cierre de dicha empresa, que lindo el Presidente y que cabrones los cuarenta mil trabajadores ¿verdad? Y cuánta razón histórica tienen las empresas de la televisión y de la radio al presentar lo impresentables que son esos trabajadores con cara de mafiosos.

 

Hasta ahora pues, lo que se ve para el futuro es que la mota ha caído dentro de la canasta básica de los productos protegidos por el gobierno mexicano, para el cual no hay aumento de impuestos, está bien ¿no? Total, de todos modos la famosa guerra emprendida contra el narco que ha dejado un número alarmante de víctimas y sigue siendo una alharaca sin resultados reales por más que existan estadísticas presumiendo la captura de delincuentes, como si estos no se reprodujeran peor que hongos, la requisición de varias toneladas de droga, la cual nunca se especifica a dónde va a parar, así como la incautación de varios dolarucos que tampoco se nos explica en qué se invierten.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas