El cajón del desastre


Fritz Glockner

29/06/2009

ATEOS DEL MUNDO


Es sábado por la mañana, la salsa de las memelas que estoy desayunando tienen un picor que me parece excesivo luego de varios días de no haber estado comiendo picante, pero sin duda lo que  más me ha enchilado es leer la portada del periódico, ahora resulta que Felipe Calderón decreta que todo aquel que es drogadicto le debe su adicción al simple y sencillo hecho de que no cree en dios; y ya encarrerado el ratón, ¿qué pueden decir los pinches gatos? Pues nada, que en su alarde discursivo también decreta y se hace pasar como médico forense y anuncia al mundo que las causas de la muerte del cantante Michel Jackson se debe a una sobredosis de enervantes.


Conozco a diversos ateos a lo largo y ancho del planeta los cuales habrán recibido la noticia algo sorprendidos, ya que incluso varios de ellos son de lo más moralinos en cuanto a drogas se refiere, y que de buenas a primeras el primer mandatario de México los decrete mariguanos, cocainómanos, heroinómanos, peyoteros, hongueros o adictos a la aspirina aún que sea por el simple y sencillo argumento de que no creen en dios, les tomará por sorpresa y tal vez y hasta se sientan ofendidos.


Por otra parte esperaría que la familia Jackson tenga a bien exigir la cédula profesional del Presidente de México donde se acreditan sus estudios de medicina, tal vez de químico, o ya de a perdidas algún cursillo de chamán, como para poder afirmar, decretar, asegurar, argumentar que el rey del pop murió por la toma de algún estupefaciente, y ultimadas madres mentes, si el negro que quiso se blanco se metía la harina para las tortillas por la nariz, ¿en qué le afectaba a Felipe Calderón? ¿Acaso le pedía prestado? ¿Tendría algo que ver con la estúpida guerra que se supone se está realizando en nuestro país en contra del narcotráfico? ¿Tendría Michael algún nexo con alguno de los cárteles mexicanos? ¿Puede el presidente de alguna nación difamar a un artista? ¿Serán drogadictos todos los ateos o sólo los que  no creen en el dios católico? ¿Acaso los budistas, evangélicos, judíos, protestantes también son drogadictos? ¿Cuál será la relación teológica que motiva a Calderón asociar el consumo de drogas con las creencias religiosas? ¿En qué pasaje de la biblia habrá leído aquella consigna? ¿Qué dice la iglesia católica al respecto?


La enchilada aumento sobre todo al haber estado durante martes y miércoles de la semana pasada en la ciudad de Chihuahua, ya que como siempre hasta que no ves los madrazos en la esquina de tu casa, como que no te percatas de la gravedad de lo que está sucediendo a tu alrededor, y es que a diario leemos noticias desastrosas sobre la situación que está padeciendo aquel estado de la república mexicana, pero al estar presente en aquella ciudad para asistir a una mesa redonda sobre seguridad nacional y democracia, cuya permanencia no pasó de las 24 horas y ser testigo de la manera como llevan a cabo su vigilancia los elementos del ejército nacional, así como las policías de todas las corporaciones, verdaderamente que es para traer el peinado a la última moda, o sea con los pelos parados de pánico, ya que estos van trepados en sus unidades con las armas apuntando a todo ciudadano que se cruza por su camino, no traen los M-1, las metralletas, los rifles a un lado, nooooooooooooooo, sino apuntando a todo lo que se mueve por la calle, sean estos ciudadanos, perros callejeros, narcos o no narcos, pájaros, moscas, y demás fauna y flora.


La conversación con cualquier ciudadano de Chihuahua te permite ubicar que el problema ha llegado y se ha incubado en el primer círculo de todos los habitantes de aquel estado, quién no cuenta que su hermano ha sido acribillado cuando estaba afuera de la casa de un amigo, te cuenta que el hermano de un primo político sigue secuestrado, o que en el antro de moda se dieron de balazos como si se tratara de los antiguos filmes del lejano oriente, o que la presión y la venta de protección en diversos giros comerciales ha provocado el cierre del 30 por ciento de los diversos establecimientos, en fin, que el desgaste del tejido social del estado de Chihuahua llega a niveles por demás alarmantes, y el gran problema insisto, es que hemos ido perdiendo paulatinamente la capacidad de asombro, ya no hay un pequeño resquicio para la indignación, todo pareciera caminar con la simple suma y la danza de los números, de las cifras de muertos por diversas causas, incluidos los bebes que padecieron el infierno en Hermosillo, ¿dónde está la sociedad? Como se diría en tiempos pasados ¿ahora quién podrá defendernos?


Al mismo tiempo se ha hecho una gran critica hacía la veneración que de pronto un sector de la sociedad ha profesado para con las manifestaciones culturales en beneficio del narco, ¿y cómo no simpatizar con aquel que paga mejor la cosecha que los precios de garantía del maíz? De ninguna manera estaría justificando, o avalando la producción, distribución y el consumo de drogas, pero sin duda no percatarse de la opción en la cual han caído aquellos desesperados por las recurrentes crisis económicas para apostar al negocio ilegal de las drogas y simple y sencillamente exigir el aval de una guerra absurda a base de que el cañón de las armas esté dirigido a la población en general como es el caso de Chihuahua, o con las declaraciones estúpidas fuera de lugar, es no saber dónde quedo la bolita de la realidad por demás desgastada del país.


La percepción de la realidad depende de la dosis de vitamina C que cada quién haya ingerido, o de cuántos rosarios se hayan exclamado por la mañana, se dice mucho sobre el desgaste de las instituciones, y en efecto, éstas parecen no servir para nada, ya no digamos el poder Legislativo que está a punto de renovarse, sino la Suprema Corte de Justicia bien podría asemejarse a la casa de las Locas, y la idea del poder Ejecutivo que antes se respetaba ahora es el originario de las más demenciales declaraciones.


¿Acaso creyendo en dios podría encontrar trabajo? ¿Estará en camino una nueva modalidad de inquisición? La competencia ha iniciado, hasta hace poco tiempo creíamos que las viejas consignas retrógradas habían sido exclusivamente propiedad de Vicente Fox y su amada Martha, pero ahora resulta que Felipe Calderón ha iniciado la cruzada por pasar también a los anales de la historia como el que vomita ideas sin que estas pasen por el arco cerebral que permita la más mínima prudencia.

 

Parece increíble que a punto de concluir la primera década del siglo XXI estemos debatiendo problemas sociales desde una óptica religiosa, más allá de los rosarios, los crucifijos, las oraciones, las estampitas, los santos y las plegarias, la salvación de este país no se encuentra en los templos religiosos, ni mucho menos con las armas de la milicia en la calle, es por ellos que sigo siendo ateo y lo digo públicamente no me drogo.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas