Los Conjurados


Erika Rivero Almazán

 

En el Pan ya son 13


Como nunca en su historia, el PAN está fracturado, y ya llegó a superar en el número de corrientes internas al PRD, de por sí  ya famoso desde hace una década por la multiplicidad de sus ‘tribus’.


Y es que en Acción Nacional ya suman 13 los aspirantes a la presidencia del Comité Municipal, una vez que Jorge Ehlinger ya tomó la decisión de cumplir lo prometido y renunciar a finales de abril a su puesto.


Como novedad trascendió que se suman a la contienda el exsíndico municipal Luis Olmos, y la exdelegada de Migración, Lupita Hinojosa, ésta última alentada por Ana Teresa Aranda.


Este fenómeno inusual en el PAN obedece a que hoy como nunca en la institución predomina el interés personal de quienes aspiran a un puesto político, principalmente en la campaña adelantada para concretar un proyecto a la presidencia municipal o la gubernatura.


En un compendio global, la lista de quienes alzaron la mano (o sus líderes prácticamente los mandaron a fuerza) son los siguientes:


Por parte de el senador Ángel Alonso Díaz Caneja y aspirante a la gubernatura (aunque en la práctica real su objetivo sea la presidencia municipal de Puebla), la apuesta sigue siendo Angélica Ramírez, la hija de uno de los líderes de la derecha más recalcitrante en Puebla, Antonio Ramírez Castellanos ‘el Caimán’, sin embargo, esta decisión política depende de una situación personal de la exdiputada federal: la opción de iniciar los trámites de su divorcio tras tres años de matrimonio y siendo madre de dos hijos pequeños no es fácil, tomando en cuenta el ingrediente explosivo de la tradición católica de su familia. 


Es decir, si Angélica se divorcia, cambiaría su lugar de residencia y volvería a Puebla (actualmente todavía vive en Estados Unidos, con su esposo) para retomar su carrera política.


En caso contrario, sería más fácil seguir el pacto entre Ángel Alonso y Genaro Ramírez, para impulsar a la esposa del doctor, la excandidata por el distrito 1, Blanca Jiménez, quien no pierde oportunidad para acelerar su promoción a la dirigencia del partido.


Por parte de los Pablos (entiéndase Pablo Rodríguez Regordosa y Pablo Montiel), pusieron sus ojos en una imagen fresca y aparentemente sin grupo: Juan Carlos Mondragón, un joven político con un alto nivel de preparación y estupendo currículum: contó con el espaldarazo del entonces presidente nacional del PAN, Manuel Espino, para llegar a una mesa puesta en Puebla para su candidatura por el distrito 6 en la pasada contienda, además de ganar la secretaría de acción juvenil de su partido a nivel nacional.


Sin embargo, tras 10 años de ausencia de Puebla, Mondragón se encuentra en una ciudad que políticamente desconoce. De pronto, se vio descobijado y sin grupo, por lo que la oferta de los Pablos es muy tentadora: son ellos quienes tienen un amplio dominio del partido a nivel municipal.


Sin embargo, a pesar de ello Mondragón está dudando: si, se trata de un asunto personal: está a punto de casarse. Y un hombre enamorado, a punto de convertirse en jefe de familia, está más preocupado por otras cosas que por ganar la interna en su partido.


La aparición de Luis Olmos en el escenario es un factor interesante: aunque algunos todavía le quieren colgar el milagrito de paredista, es sabido al interior del PAN que dejó de serlo desde hace varios años para seguir su propio camino: los acuerdos a los que llegó con los Pablos y Toño Sánchez Díaz de Rivera así lo demuestran, por lo que consiguió convertirse en el candidato por el distrito 4.


Olmos es conocido por ser un hombres sensato y buen negociador, pero pocos le perdonan el sólo hecho de haber pertenecido al grupo de Luis Paredes, hoy tan satanizado por los panistas.


Y hablando del exalcalde, ahora se le ocurrió la idea de impulsar, junto con su discípulo Héctor Montiel, a Gustavo Guevara, quien vive unas eternas vacaciones en Cancún, pero ya tuvo la cosquilla de regresar a Puebla y vino a pasar aquí la navidad. Se reunió con algunos amigos y tanteó el terreno.


Bernardo Arrubarena es uno de los candidatos más serios: va por todo, y no está dispuesto a negociar. El joven de 34 años, con experiencia militante desde los 16 años, cuenta con un amplio currículum, desde su pegando propaganda con engrudo (en ese entonces), pasar por la secretaría particular del alcalde Gabriel Hinojosa, la secretaría de comunicación social del ayuntamiento hasta llegar a Fonaes en el sexenio del presidente de Vicente Fox.


La intención de Arrubarena es reunir a la militancia despojada por los pequeños caciques que han hecho suyo y para su beneficio exclusivo a Acción Nacional, es por eso que su intención está siendo bien acogida.


Por parte del ‘Tigre’ Humberto Aguilar Coronado van tres: el excandidato del distrito 2, Pedro Gutiérrez, Marco Antonio Ramírez y Jaime Aureoles.


Ana Teresa Aranda mandó a tres de sus allegados: Lupita Hinojosa, una mujer inteligente, sensata, con excelente trayectoria, tanto en lo político partidista como en su desempeño como delegado (fue diputada local y delegada federal de Migración), pero tras su despido injustificado de la delegación y la cerrazón de su partido para acortarle los espacios, actualmente se encuentra asilada e indiferente de la política.


No le interesa.


Aunque la Doña le pidió que reconsiderar su posición. Pedro Plaza es otro personaje que entró al quite para tratar de convencer a Lupita, en una intentona por colocar a los anateresistas en el Comité Municipal.


En caso de que Lupita desechara la propuesta, la Doña ya tiene dos reemplazos: su sobrino, el doctor Miguel Castillo Orea y Jaime Aureoles.


Jesús Encinas, se autopromueve, apoya y echa porras.


Así las cosas, los candidatos reales que hasta el momento se perfilan, con toda seguridad, para llegar a la contienda interna son Blanca Jiménez y Bernardo Arrubarena.


Si Mondragón se anima y tiene el respaldo de los Pablos, se convierte en el tercero en discordia.

Fraile dio el cambiazo


Después de 25 años, Francisco Fraile se rasuró el bigote, bajó 15 kilos y sigue bajando de paso gracias a las virtudes de la acupuntura. Su humor mejoró gracias a la yoga y la meditación.


O sea, el cambiazo total.


Dicen que las intenciones de un político se miden en su cintura.


Entonces, es obvio que Fraile busca algo, quiere algo.


¿Qué será?




 
 

 

 
Todos los Columnistas