El contenido de las columnas y de opinión son responsabilidad de quien las escribe y no reflejan precisamente la linea editorial de este medio

 

 

El PRD batea al Capi. Prefiere a Enrique Cardenas.  

La búsqueda de ‘El Capi’ para convertirse en abanderado de algún partido político para llegar a la presidencia municipal de Puebla, se está convirtiendo en una tragedia griega, cuyo desenlace puede llegar a ser fatal (obvio, como toda tragedia).


Y es que una vez que Roberto Ruiz Esparza fue destronado en el PRI por Blanca Alcalá, y después fue aniquilado con la intentona de dar un golpe de estado a través de la alianza del tricolor con el Partido Verde Ecologista, el exfutbolista puso los pies en la tierra: ya no sería el candidato del PRI, ok, ¿qué hacer ahora entonces?


Un buen amigo, que pertenece al primer círculo de poder en el estado lo ayudó y le brindó su sabio consejo: ¿por qué no buscas al PRD? Ellos no tienen candidato y andan buscando uno.


Las esperanzas del Capi renacieron: era una excelente idea.


Casualmente, a los pocos días entró a su celular una llamada: lo buscaba la presidenta estatal del PRD, María Elena Cruz Gutiérrez.


Pero el Capi no tomó la llamada: la consideró un personaje menor.


No obstante, prometió una cita con Cruz Gutiérrez, a la cual no llegó.


Programó después otra, a la cual, tampoco llegó.


Dos veces dejó plantada a la presidenta del PRD.


Roberto tenía intenciones de ir en la búsqueda de algo que fuera equiparable a su estatura, su imagen, su proyección. Si, en pocas palabras, alguien de su nivel.
Se fue a México para entrevistarse con Jesús Ortega Martínez.


Chucho Ortega fue amable, lo invitó a sus oficinas, lo escuchó, lo felicitó por sus empeños, pero lo mandó de vuelta a Puebla: si quería ser candidato a la alcaldía por el PRD, tenía que dialogar con la dirigencia estatal.


Fue entonces que el Capi, ahora sí, vio a María Elena Cruz.


Tres horas de diálogo insufrible: no llegaron a ningún acuerdo.


Roberto fue en búsqueda de su amigo: le preguntó si realmente el tricolor tenía las intenciones de apoyarlo para que se convirtiera en el candidato del PRD. El Capi prometía que con su desempeño electoral serviría para restarle votos al PAN.


Sin embargo, en esta ocasión, su amigo ya no estuvo tan seguro: al parecer, las cuentas ya no les salían: un futbolista de candidato puede ser un factor de alta peligrosidad con resultados inciertos: bien es posible reste votos al PAN, pero también es igual de posible que lo haga con el PRI.


El pueblo ama el futbol.


¿Quién lo niega?
¿Y por quién, usualmente, vota el pueblo?
Roberto sigue esperando una señal, una bendita señal por parte de su amigo.
Pero la señal no llega.


No existe ni rastro de él.


Por otro lado, de buena fuente se sabe que la dirigencia del PRD ahora está buscando un encuentro con el exrector de la UDLA, Enrique Cárdenas. La intención es invitarlo a que se convierta en el abanderado del sol azteca para la candidatura a la alcaldía de Puebla.


Lo malo es que Enrique Cárdenas no se encuentra por el momento en Puebla.
Pero ya regresará, y entonces, sabremos su respuesta.
Si acepta, Roberto se quedará como el perro de las dos tortas.
Si no, entonces puede ser que el Capi tenga una segunda oportunidad.
Si es que el dichoso amigo, confidente y consejero del Capi aparece con una señal, una bendita señal.

 

José Doger, vetado por el nuevo Congreso.

 

Los panistas están tan ufanos de que arrasarán curules en el Congreso local en las próximas elecciones que ya hasta están planeando cómo funcionará el órgano legislativo en sus manos.


Ya existe la primera sentencia: fuera, desterrado y para siempre a José Doger Corte del Órgano de Fiscalización Superior (Orfise). Parte del veto responde a sus obvios antecedentes con la supuesta izquierda, pero el que lo convierte como inadmisible para los panistas es que Doger Corte se convirtió en el verdugo oficial del gobernador Mario Marín.


Además del rechazo expuesto con toda claridad ante los medios de comunicación por el líder de la bancada panista en el Congreso, Víctor León Castañeda, y el dirigente estatal Rafael Micalco, quienes no se mordieron la lengua para colgarle a José Doger toda una serie de milagritos: manipulación del poder, garrote político, vendedor de cuentas públicas sanas, entre otras linduras, los cuasicandidatos a diputados del PAN avizoran la llegada al Orfise de Armando Valerdi.


Es tal su seguridad que ya hasta lo andan promoviendo y dan por un hecho que será el vicerrector de Planeación de la BUAP el que suceda a José Doger, quien tras seis años de labor al fin le llegó su hora de retirarse.


Fuentes bien informadas que forman parte del primer círculo del panismo señalaron que hubo el primer acercamiento con Armando Valerdi, que incluyó amena charla con cafecito y todo. La idea es de ir estrechando los lazos de comunicación y entendimiento con quien pronto se encargará de revisar hasta con lupa las cuentas públicas de los 217 ayuntamientos del estado y será la voz cantante del cómo, cuándo y en donde se gastan los recursos municipales.


Así, al parecer, se obnubila el camino de José Doger para que se reelija en el Orfise, como era su verdadera intención, la cual, no se esfuma por las pláticas de café entre Valerdi y la primera plana del Pan, sino porque en realidad, ya no contó con el apoyo del gobernador Mario Marín.


Esa es la verdad.
El acuerdo entre Marín y José Doger, que a la llegada del marinismo al gobierno parecía imposible por aquello de que fueron enemigos políticos, ya expiró.
José Doger hizo lo que tenía que hacer.
Claro, con el aval del gobernador.
Pero esos vientos de gloria, ahora se esfuman.


Aunque será mañana, viernes 13 de julio, cuando se conozcan las propuestas de candidatos por parte de las instituciones de educación superior y colegios, al parecer, todo está fraguado para que Valerdi entrará por la puerta grande.


Por cierto: si ello le parece insuficiente, también tome en cuenta que el rector de la BUAP, Enrique Agüera Ibáñez, ya le puso palomita: “Armando Valerdi es mi amigo, es un  universitario de toda la vida que ha demostrado su talento financiero como tesorero y como vicerrector de la BUAP”.
Ni duda cabe.

 


 

Publicidad

Versión Online

 

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx