El contenido de las columnas y de opinión son responsabilidad de quien las escribe y no reflejan precisamente la linea editorial de este medio

 

 

Julieta Marín, regresa  

La hermana del gobernador, Julieta, sigue dando dolores de cabeza a los priístas, ya que no saben ni cómo tratarla para no herir susceptibilidades, sobre todo, las del Mario Marín.


Quiere ser regidora, a como de lugar. Ya se lo pidió a su hermano, lo exigió a Valentín Meneses y lo da por hecho entre sus amistades: “voy a sumarme del ya a la campaña de Blanquita porque voy a ser regidora”.


De ser así, quién sabe cómo caiga entre el electorado angelpolitano el hecho de que la hermana del gobernador esté incluida en la planilla de regidores.


En fin.


Pero Julieta Marín Torres no se siente cómoda con sus intenciones personales: quiere más. Colocar a su gente parece ser otra de sus tareas, así que está dispuesta a opinar, impulsar (para no decir imponer) a algunos de sus más allegados, aquellas personas que suelen ser solícitas con ella.


Julieta está convencida de que merecen un premio.


Así que ya amarró todo para desbancar a cualquier priísta con carrera partidista y que haya chambeado duro el distrito 5: la elegida es Malinalli García, un personaje completamente desconocido, no sólo en esa zona electoral sino en el priísmo aldeano.


Es más, esta mujer no se ha tomado ni la molestia de visitar las colonias, a los líderes, a las escuelas. Su conocimiento del operación política es igual a cero. Y conste que ensuciarse los zapatos es una máxima imperdonable entre los priístas.


Pero eso no importa.


Malinalli le cayó bien a la persona indicada.


Suertuda la mujer.


Lo que el PRI quiere ignorar es que manda a un borrego al matadero: este distrito es uno de los más panistas del estado, así que no costará trabajo que la ola azul arrase con una candidata impuesta con calzador, desconocida, gris y de pocos alcances.


Chico favor le hacen a Blanca Alcalá por personajes de este calibre.
Pan comido.

 

Jugadas peligrosas en el PRI

Una vez que Humberto Vázquez Arroyo enterró su promesa de que sería presidente del Comité Municipal del PRI durante los 3 años completitos de su periodo y tuvo que aceptar voluntariamente a la fuerza que lo integraran al segundo o tercer lugar en la planilla de regidores de Blanca Alcalá, se confirma el nombre de quién operará la elección en la Angelópolis.


Nuevamente aparece en el juego de poder el nombre de una mujer: Sandra Montalvo, actual secretaria general del CM y esposa de Jorge Ruiz, extesorero y cuasicandidato a diputado por el distrito 3.


Cosa curiosa: hace dos semanas, en la íntima intimidad, la pregunta salió a flote en el juego de posibilidades, ya que la idea de suprimir a Humberto era evidente. Sandra me contestó que no se le había ocurrido tal posibilidad, y que, en caso remoto de que así fuera, subiría a ese puesto por estatutos, pero que seguramente el elegido sería otro. No ella.


En su rostro, efectivamente, apareció natural un gesto de ‘ay, yo no quiero’.


La percepción de Montalvo fue equivocada.


Claro que la intención es de que ella suba y permanezca como presidenta del Comité Municipal.


Y, obvio, no llegará sola.


Atrás de ella, como siempre, estará el grupo que la apoya: Mario Montero Serrano y el propio Valentín Meneses.


De ahí la importancia que recobra nuevamente el nombre de Sandra Montalvo, ya que esta posición entraría a engrosar el nicho de poder del grupo Montero: una vez maniatados todos los hilos del PRI en el estado (y dejando al hermano del gobernador meter su cuchara con gusto), lo único que faltaba para que luciera el pastel completo era la rebana del PRI Municipal.


Y ya la tiene.


La esperanza de los priístas es que hayan mejorado la estrategia utilizada por Montero cuando jugó la interna para la alcaldía hace 6 años y la candidatura al senado.


¿Será eso posible?


Por el bien de su candidata, Blanca Alcalá.

 

Instantánea de una panista atípica

No estudió en el Oriente, no pertenece a las familias poblanas de rancio abolengo ni tampoco a las familias custodias, por el contrario, sabe desde niña el trato rudo del rancho de su abuelo y sus años más felices los pasó en el Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec (o sea, cirquera de corazón) y en la Normal del Estado.


Pocas manejan menor las pesadas máquinas pulidoras y hasta de mesera la hace en el Topolino.


De ahí el soponcio de las damas encopetadas cuando supieron que la primera candidatura a una diputación que cantó Toño Sánchez Díaz de Rivera ante los medios de comunicación (mucho antes que el propio Toño fuera candidato a la alcaldía) fue Blanca Jiménez.


Ella iba a lo seguro y en blandito por el distrito 1.


Y punto.


¿Por qué? Algunos consideran que de nada valen los 15 años que ha pasado pegando propaganda, asoleándose en las campañas de otros ni participando en los movimientos de mujeres de Acción Nacional, sobre en trabajo comunitario como voluntaria.


Las panistas de abolengo (rabiosas ahora) aseguran que su candidatura es producto de la alianza de Toño con Genaro Ramírez, su esposo, quien estuvo a punto de ganar el Comité Municipal a Jorge Ehlinger.


Como sea y a quien le duela, Blanca sigue chambeando su distrito, muy al estilo de Ana Tere: puerta por puerta.

 

Carranco, ¿repitirá en Cholula?

Ultimas noticias de la Hermana República de Cholula: fueron 405 miembros activos los que se inscribieron para asistir a la convención del próximo domingo 22 para elegir candidato a la presidencia municipal de San Pedro.


Y haciendo cuentas (el cálculo habitual de los panistas: suman voto, por voto para crear una diagnostico) 201 son simpatizantes potenciales de Arturo Carranco, exalcalde de este municipio y, efectivamente, el nombre que suena más fuerte.


Por si esto fuera poco, el Yunque le dio su bendición desde hace rato.


Otro punto: Héctor Quiroz, actual presidente del CM que sustituyó a Rogelio Toxqui es considerado un buen elemento, con todo y que hace años es gran amigo de Carranco.


Es decir, que posiblemente, la convención se defina en una primera vuelta en la votación a favor de Carranco, y deje rezagados a José Antonio Forcelledo (quien gastó un dineral al tapizar la ciudad con su close up) en un lejano segundo lugar y a Pablo Melgarejo en enterrado tercero lugar.


A quien no le va a gustar mucho que digamos este resultado es a Rafael Moreno Valle, porque fue su mano el que me meció la cuna tanto de Forcelledo como de Melgarejo.

 


 

Publicidad

Versión Online

 

© Copyright, 2007 www.diariocambio.com.mx