Los Conjurados


Erika Rivero Almazán

 

11 panistas aspiran a reemplazar a Ehlinger


Jorge Ehlinger está saneando la casa.


Efectivamente, ya se va.


Y ya hay quienes presumen sus intenciones de sustituirlo, sobre todo cuando el presidente del Comité Municipal ya puso fecha para irse: a finales de abril, principios de mayo.


¿Quiénes ya alzaron la mano?


Considere los siguientes nombres: Marco Antonio Ramírez, Pedro Gutiérrez, José Luis Carmona, Jaime Aureoles, José Miguel Castillo, Angélica Ramírez, Blanca Jiménez, Chucho Encinas, Juan Carlos Mondragón, Bernardo Arrubarena y Gustavo Guevara.


Once en total, más lo que se acumule de aquí a mayo.


Los cercanos de Ehlinger saben que abdicará a la dirigencia del Comité Directivo Municipal del PAN en abril, y que para mayo se convocaría a una elección extraordinaria interna. Esa pudiera ser una buena noticia para muchos panistas que alucinan a Ehlinger, pero es una muy mala para quienes son integrantes del Comité: también se tienen que ir.


O sea, se quedarán sin chamba.


La intención es que se convoque a elecciones para elegir, tanto al nuevo presidente como a la totalidad del Comité Municipal, esto por el principio básico de que el que llega busca su estabilidad en el apoyo y lealtad de su gente, al tiempo de ahuyentar a los adversarios naturales que intenten poner una zancadilla.


Y es que la desconfianza entre los panistas está a la orden del día.


Y tiene fundamento.


Tras la derrota electoral del pasado 11 de noviembre, el PAN poblano quedó tan debilitado, arrastrado y manoseado, que la ruptura arrojó muchos fragmentos: el número de aspirantes a la presidencia del CM es un indicativo.


Y los encontronazos ya empezaron.


Veamos:


‘El tigre’ Humberto Aguilar Coronado y sus aspiraciones a la candidatura a la gubernatura lo obligan a exponer algunas cartas. Y son tres: Marco Ramírez, Pedro Gutiérrez y José Luis Carmona.


Pedro, el excandidato a diputado por el distrito 2, menciona en corto que si lo manda el Tigre, va, pero prefiere abstenerse esta vez. La verdad es que no está muy ilusionado con la oportunidad. Los que está sosteniendo reuniones privadas con medio panismo para exhibir sus aspiraciones es Marco Ramírez y José Luis Carmona ‘la changa’.


El primero es un panista pragmático: igual perteneció al círculo de confianza del entonces alcalde Gabriel Hinojosa en la jefatura de comunicación en el ayuntamiento del 96, que coqueteó con Francisco Fraile y con Luis Paredes. Por su parte, ‘la changa’, no es extraño que también se quiera anotar en esta lista: se anota en todas.


Ana Teresa Aranda, otra aspirante a la candidatura, envía a dos emisarios: al completo desconocido José Miguel Castillo y al tan quemado Jaime Aureoles, sobre todo por su participación espuria en el ayuntamiento paredista.


Ángel Alonso Díaz Caneja también tiene sus veladoras. Y fue el primero en ventilar a la exdiputada federal, Angélica Ramírez, como próxima presidenta del Comité Municipal. Recordemos que Ángel, Roberto Grajales y Genaro Ramírez han sido los principales detractores de Ehlinger, etiquetándolo ante la prensa como ‘viejito senil’ y hasta ‘loquito’.


Y el siguiente en la lista complica la alianza de este grupo, pues Genaro Ramírez, quien estuvo a punto de ganarle a Ehlinger en la convención, ya puso las cartas sobre la mesa: su candidata es su esposa, Blanca Jiménez. Y no está dispuesto a negociar un segundo lugar.


Aquí huele a conflicto, porque Ángel dice lo mismo respecto a Angélica.


El todavía regidor Jesús Encinas es promotor de Jesús Encinas. Solito y su alma, como hongo.


Los pablos (Pablo Rodríguez Regordosa y Pablo Montiel) ya tienen a un nuevo cachorro: Juan Carlos Mondragón, quien de la noche a la mañana quedó sin cobija: el exdirigente nacional juvenil, de ser el recomendado directo del presidente Calderón para la candidatura por el distrito 6, a formar parte de la larga lista de desempleo. No es nada fácil su posición.


La candidatura de Fernando Arrubarena por el distrito 5 apenas tuvo sus dividendos: se formó un nuevo grupo heterodoxo: igual están panistas de cepa (como el apellido mismo lo presume) que de nueva integración, sólo simpatizantes que buscan un aliento renovador. Ahora, este grupo impulsa a Bernardo Arrubarrena, quien cuenta con un expediente limpio y una trayectoria atractiva para un joven profesionista con experiencia.


Bernardo, hasta el momento, representa una imagen atractiva para el panista.


Por último, Luis Paredes, Héctor Montiel y lo que queda del paredismo, en un intento desesperado por reintegrarse a la vida política del PAN, están tratando de convencer al exsecretario de gobernación municipal, el joven Gustavo Guevara, quien con dos hijos y una esposa, esta pensando en la posibilidad de regresar a Puebla y dejar de una vez por todas a Cancún.


Estos son los nombres, pero ¿quiénes en verdad tienen posibilidades reales de competir?


Son 4: Angélica Ramírez, Blanca Jiménez, Bernardo Arrubarena y Juan Carlos Mondragón.


La guerra es brutal.


Así, el procedimiento protocolario sería el siguiente: la secretaria general del CM, Ana María Jiménez, asumiría el cargo temporalmente como presidenta, tras la renuncia de Ehlinger. Ana María contaría con un lapso de 90 días para convocar a elecciones para elegir nuevo presidente y nueva mesa directiva.


Hagan sus apuestas.

 

Ana Teresa recibe su peor regalo de cumpleaños

 

Como buena acuariana (siempre gustosa de la fiesta) Ana Teresa Aranda espera celebrar su cumpleaños este sábado, 26 de diciembre.


Pero alguien ya le adelantó una noticia, muy mala.


Ya habíamos platicado que el senado desechó la propuesta presidencial (se supone que la hizo Felipe Calderón, aunque si así fuera, se hubiera aprobado) de nombrar a la exsecretaria de Sedesol embajadora de México en Chile.


Hoy no sólo se sabe que nunca de los nunca Ana Tere podrá aspirar a tan alto nombramiento, sino de que ya existe otro nombre en la palestra: Francisco Ramírez Acuña, exsecretario de gobernación de Calderón y exgobernador de Jalisco.


O sea que a la Doña nada más le queda tomar de una sopa: Puebla, o Puebla.


La gubernatura, por lo menos.




 
 

 

 
Todos los Columnistas