Cúpula


Javier Arellano Ramírez


La sombra de la controversia constitucional contra Pacheco Pulido…
y… algunos rumores fantasiosos…


Prudencia es el rasgo característico y medular de toda la trayectoria política y jurídica de don Guillermo Pacheco Pulido.


Equilibrado y ecuánime hasta el tuétano el maestro es probablemente el hombre más institucional de la vida política de Puebla. Tal vez solo Melquiades Morales pueda semejarse a él en este rubro. 


Por supuesto su salida de la presidencia no significa que dejará de influir en las acciones del Tribunal. Desde este momento le podemos adelantar que será el ex presidente más respetado e influyente de la justicia poblana.


No dejará de hacer sentir presencia ni en la Casona de la 5 oriente, ni en Ciudad Judicial.


Y es que hay un episodio que ha quedado pendiente. O mejor dicho dos episodios que aún están por resolverse.


El gobernador Mario Marín tenía toda la intención de ratificar a don Guillermo.


La más entera disposición.


La posibilidad fue contemplada con amplias expectativas.


Esto por supuesto hubiera derivado en la obligada y rigurosa modificación a la Ley Orgánica del Poder Judicial. 


Todo estaba listo sobre la mesa para ratificar a Pacheco por un periodo más.


Pero el maestro decidió no tomar esa vía y dejar, de una vez por todas, la principal magistratura.


Las reacciones y manifestaciones en su contra fueron públicas.


Las acciones de un grupo de jueces y las declaraciones del magistrado Villar solo fueron la punta del iceberg.
Detrás de estas había algo más.


Frente a la posibilidad de que se modificara la ley respectiva un grupo de magistrados y jueces habían anticipado la verdadera intención de iniciar una controversia constitucional en la Corte en contra del maestro Pacheco Pulido.


Y es que de acuerdo a fuentes del TSJ hubo algunos graves desencuentros entre la presidencia y el grupo de juristas en rebeldía.


Estos roces en ocasiones ásperos y cruentos fueron provocados por los mandos intermedios que usted ya conoce.


Sí, los mismos que siempre le causaron problemas al maestro.


Los mismos.


Hoy que Pacheco Pulido ha salido han surgido voces que lo descalifican, denostan y no pocos que incluso lo difaman con aseveraciones fantasiosas. Como esas que algunos leguleyos han hecho circular en los juzgados poblanos en las que argumentan supuestos “nexos”, “pactos” y “arreglos” entre Pacheco Pulido y el narcotraficante Beltrán Leyva, el súper capo recién capturado.


Estas versiones falaces y novelescas son solo las voces de la frustración y el resentimiento.


No deberían olvidar que Pacheco será el ex presidente más influyente del Tribunal.


Y que aún hay asuntos por saldar.

 

UNA EXTRAÑA AUREOLA ACOMPAÑA A LOPEZ ZAVALA EN SUS GIRAS POR EL INTERIOR DEL ESTADO. 

 

Desde hace algunas semanas Javier López Zavala se mueve como pez en el agua por toda la geografía política poblana.


Todavía como “Coordinador del Programa Estatal de Promoción al Voto”, Zavala encabeza una gira de agradecimiento con las huestes priístas que hicieron posible el triunfo arrollador de noviembre pasado. (Algo que nunca se le ocurrió al buen “Vale”).  


Empero hay un rasgo curioso, distintivo, peculiar en las giras que realiza.


Pareciera, semejara que se trata de un aspirante que cuenta no solo con todo el reconocimiento de los alcaldes electos.           


(Hay que decirlo: algo con lo que tampoco cuenta el buen “Vale”).


Sino que hay algo más. Algo más.


Algo extraño se mueve en los distritos y principales municipios en los que ganó el PRI.


López Zavala no ha declarado públicamente que quiera ser el candidato a gobernador.


La mitad de los diputados y los principales 50 presidentes municipales priístas tampoco se han manifestado públicamente en este sentido. Hacerlo sería una impertinencia inaceptable.


Pero pareciera como si hubiera un acuerdo tácito.


Un pacto tan implícito como sobrentendido.


Lo cierto es que desde Xicotepec de Juárez hasta Chiautla de Tapia una sigilosa maquinaria se mueve.


Discreta, callada.


Hace unos días Zavala estuvo en Tehuacán y en Ajalpan en dos reuniones de agradecimiento a las bases priístas.


Sin convocatoria pública de por medio se dieron cita todos los diputados locales, los alcaldes salientes y todos los entrantes.


Además de una considerable cantidad de líderes naturales de toda la sierra negra y mixteca.


El más grande salón de eventos de Tehuacán se llenó a toda su capacidad para este evento de “agradecimiento a los priístas”.


Ahí, y sin la presencia de medios, un orador reconoció la capacidad de López Zavala por el trabajo realizado en Puebla y agregó: “…además usted hizo lo mismo en  Quintana Roo donde nuestro partido se llevó carro completo en el congreso, por eso los priístas de la Sierra Negra estamos con usted licenciado Zavala…”


Más adelante Z se reunió con líderes religiosos.


Un diálogo con más de 40 Pastores cristianos.


40 líderes religiosos, cada uno cabeza de una congregación o templo, que escucharon un discurso sobre el respeto a la libertad de culto.


No cabe duda. Por todo el estado una sigilosa, discreta, callada maquinaria se mueve.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas