Debate


Roberto Desachy

03/11/2009

La historia de cargada mediática prozavalista


A la encuesta del BEAP, publicada el lunes de la semana pasada por el diario Status, en la que Enrique Doger Guerrero, Javier López Zavala y Rafael Moreno Valle mantienen un empate técnico como precandidatos al gobierno, pero tanto el senador panista como el ex edil de Puebla tienen mayor potencial de voto en la Angelópolis y su zona conurbada, regiones vitales para ganar una elección estatal, el zavalismo respondió efectuando una cargada mediática, para tratar de encubrir su debilidad política.

 

Dicha cargada mediática se reflejó en que el martes, miércoles, jueves, viernes y sábado de la semana pasada media docena de diarios y columnistas publicaron encuestas o interpretaciones bastante particulares de algunos estudios demoscópicos, que - según López Zavala y su coro de animadores- le dan “ventaja” sobre sus adversarios internos.

 

Así, entre el martes y el jueves de la semana pasada, la cargada mediática zavalista resaltó un estudio de Consulta Mitofsky, que registró la ventaja de López Zavala sobre Enrique Doger Guerrero entre los votantes priístas y – de manera amañada y manipulada – lo hizo sin aclarar o haciéndolo de manera leve que este estudio demoscópico se hizo entre seguidores del PRI.

 

El zavalismo mediático volvió a la carga el viernes y sábado pasados retomando los estudios de María de las Heras y diciendo que su precandidato va adelante…entre los votantes priístas, sin decir que Doger Guerrero lo supera entre los ciudadanos sin partido y omitiendo – también - que ya se evaporó o de plano nunca existió la supuesta ventaja que el Ciso de la UAP le dio al delfín el mes pasado.

 

Además, pocos analistas resaltan lo notorio que resulta que haya un empate técnico entre López Zavala y Doger Guerrero, cuando el precandidato oficial tiene una cargada mediática a su favor, controla el PRI estatal, cuenta con el apoyo de la Sedesol, la SEP, la Secretaría de Salud, el Congreso local, la mayoría de los diputados federales del PRI y se la pasa repartiendo dádivas para ganar adhesiones.

 

Y en los medios informativos casi nadie se ha hecho la pregunta de por qué, pese a contar con casi todo el recurso del gobierno poblano, López Zavala no despuntó ni ganó la encuesta que el PRI estatal contrató, para ungirlo como candidato oficial.

 

¿Por qué y desde cuándo algunos diarios y columnistas están sumados a la campaña zavalista?, ¿quién opera esta cargada mediática?. Las respuestas a estos cuestionamientos se encuentran en las fotos de la portada y/o contraportada de las ediciones de Intolerancia y otros medios del miércoles 20 de mayo pasado, cuando – de acuerdo a los pies de foto – “En el restaurante la Estancia Argentina, acuerdo entre Zavala y Sánchez Galicia. Ayer se comprometió a unir sus esfuerzos a favor de las aspiraciones de Javier López Zavala para gobernador, el director de Comunicación de la administración estatal”.

 

Incluso, el martes 28 de julio, Debate publicó lo siguiente “el viernes pasado (24 de julio), en Atlixco, el precandidato oficial reunió a sus analistas políticos y mediáticos, para reiterarles que él y nadie más que él es el ungido por el gran elector y prometerles que - si lo siguen ayudando a obtener la postulación del PRI y ganar la sucesión - estarán con él en Casa Puebla y se encargará de que a todos les vaya muy bien. También descartó a la alcaldesa como aspirante.

 

“A raíz de esta comida, las loas y genuflexiones al aspirante del gobierno se incrementarán, al igual que las críticas y descalificaciones contra sus adversarios internos y externos”. Días después esta reunión fue confirmada por varios de los asistentes, aunque ninguno se refirió públicamente a los acuerdos entre López Zavala y los columnistas.    

 

¿Cargada mata realidad?

 

Una vez conocidos el origen y las causas de la cargada mediática, lo importante es el hecho de que el precandidato oficial trate de encubrir su debilidad política entre los ciudadanos de la capital y la zona conurbada, sin nada más que una encuesta que lo pone al frente de las preferencias de los burócratas partidistas, como si el voto priísta le bastara para retener la gubernatura, lo que no es cierto.

 

Esta reacción de López Zavala refleja que ante su imposibilidad de ganar las simpatías de los votantes de la Angelópolis, lo único que se le ocurre a él y a sus estrategas es soltar un distractor y utilizar a un sector de la opinión publicada, para tratar de obtener en su prensa incondicional la aceptación social que no tiene en las encuestas serias y que muy probablemente no ganaría en las urnas.

 

El problema para el propio delfín y para el priísmo, si en las actuales condiciones lo impone como candidato en el 2010, es que los meses de halagos, loas y genuflexiones que el coro de niños cantores zavalistas ha prodigado a su jefe, no han bastado para que la mayoría de los electores de la capital y la región aledaña a la misma les “compren” su mensaje de que “Z es el bueno”. 

 

Además, la manera evidente y burda en que el PRI estatal y el gobierno estatal están manipulando y truqueando la sucesión tiende a generar heridas y divisiones, que un PAN unido, con un buen candidato y los recursos de la federación puede vencer fácilmente.

 

Elementos

  • La sucesión poblana en Reporte Índigo. El pasado viernes la página de noticias más importante a nivel nacional, Reporte Índigo, retomó el tema de la sucesión poblana al destacar las maniobras con que el gobernador Mario Marín Torres quiere dejar a López Zavala como sucesor.

  •  

  • Al que menos le conviene que la sucesión poblana esté en la prensa nacional es al zavalismo, porque mientras la mayoría de los medios en Puebla hace como que no ve ni oye nada del uso electorero de los recursos públicos y del intento marinista de concretar un proyecto transexenal, es probable que los espacios informativos nacionales sí registren las anomalías que se cometen en este proceso.

  •  

  • Sucesión municipal también descompuesta. La cada vez menos disimulada confrontación entre Mario Montero Serrano, Javier García Ramírez y Valentín Meneses Rojas refleja que también la sucesión municipal está terriblemente descompuesta y fuera del control del PRI. Dos secretarios del gabinete marinista peleándose en los medios informativos por una candidatura.

  •  

  • Las beligerancias de Montero Serrano, García Ramírez y Meneses Rojas rebela que ambos ya aventaron sus cargos en las secretarías de Gobernación y de Comunicaciones y Transportes y están en plena contienda por la postulación, pese a que esta actitud refleja una grave falta de lealtad e institucionalidad hacia el propio Mario Marín, debido a que dañan a su gobierno.

  •  

  • Es curioso que tres de los amigos – se supone - más cercanos y antiguos de Marín Torres evidencien de esta forma a la administración que encabeza su jefe. La lealtad no es cualidad de ninguno de ellos



  •  
     

     

     
    Todos los Columnistas