Debate


Roberto Desachy

04/12/2009

Sucesión bananera, 2da parte (de presiones a María de las Heras y encuestas a modo)


Es muy importante la denuncia de María de las Heras contra las presiones zavalistas-marinistas que tratan de imponerle los resultados de su próxima encuesta de los aspirantes del PRI al gobierno, ya que pone en evidencia la estrategia del gobierno estatal de publicar supuestos estudios de opinión que ponen arriba a su precandidato, para inducir el trabajo de Demotecnia y, al mismo tiempo, tratar de legitimar la posible imposición de López Zavala como candidato.

 

Además, el hecho de que el delfín marinista esté presionando a la encuestadora formal refleja su temor de que el próximo estudio que presente María de las Heras no le diga lo que él y su promotor quieren escuchar. Por esto, trata de que Demotecnia ajuste sus resultados a las cifras que él necesita o, si no, simplemente la seguirá descalificando usando los estudios demoscópicos que sí le son favorables.  

 

En zavalandia, se aceptó contratar como encuestadora a María de las Heras esperando una de dos cosas: que López Zavala estuviera realmente adelante en las encuestas o que la propietaria de Demotecnia fuera flexible hacia el delfín marinista y aceptara cucharear a su favor los estudios de opinión, pero hasta el momento ninguno de sus deseos se ha cumplido.

 

Por lo mismo, María de las Heras no ha servido para legitimar y justificar la imposición de López Zavala como representante priíista y, en consecuencia, el precandidato oficial ha debido recurrir a otras encuestadoras afines a él, para tratar de generar en la opinión pública la percepción de que es el mejor contendiente del PRI.

 

Y siguiendo con el tema de la manipulación de las encuestas, el viernes 27 de noviembre, la Jornada de Oriente informó haber efectuado un estudio de opinión el 20 y 21 de noviembre (viernes y sábado, días poco recomendables para hacer este tipo de trabajos) y aseguró que “en 4 meses la intención de voto hacia López Zavala subió casi 8 puntos”, aunque reconoció que el delfín marinista seguía debajo de Blanca Alcalá, Enrique Doger y Enrique Agüera Ibáñez.

 

De hecho, apenas la semana pasada, la encuesta de la Jornada de Oriente decía que, supuestamente, Alcalá Ruiz llevaba un 43 por ciento de intención de voto, que Doger Guerrero contaba con el 29 por ciento en ese rubro y López Zavala tenía el 23 por ciento.

 

Sin embargo, este jueves 3 de diciembre, el mismo diario presentó su nuevo estudio demoscópico, efectuado supuestamente entre el 27 y 29 de noviembre (viernes, sábado y domingo); es decir, apenas una semana después de su anterior encuesta, las cifras dan un vuelco más que notorio, debido a que en esta ocasión la edilesa tuvo el 39 por ciento de los votos, el delfín se quedó con el 30 por ciento de los apoyos y el ex alcalde con el 16 por ciento.

 

Esta medición pretende hacer creer que, en una semana, las preferencias por el precandidato oficial y oficioso crecieron 7 por ciento, las de Alcalá Ruiz decayeron 4 por ciento y las de Doger Guerrero se desplomaron ¡13 por ciento!, sin que haya mediado algún escándalo, que justificara esas cifras.

 

Al ritmo que va, el siguiente trabajo demoscópico de este respetado diario dirá – sin duda – que el delfín zavalista ya supera en proporción 2 a 1 a Blanca Alcalá en el municipio de Puebla, que el ex edil tiene – 10 en las preferencias ciudadanas y que es estadísticamente imposible que el PAN derrote al PRI en el 2010, aunque esto ya haya sucedido en diversas elecciones locales y federales. 

 

Sin embargo y ante la imposibilidad de que alguien crezca o se desplome tan rápido en estudios de opinión reales, es claro que la lógica de los diarios y columnistas locales que hablan del repentino encumbramiento zavalista, de la declinación de Blanca Alcalá a favor del aspirante oficial y de la desaparición dogerista no se relaciona con encuestas serias y metodológicamente sustentadas, sino en la de tratar de legitimar en la opinión pública poblana la probable imposición de López Zavala como candidato del PRI.

 

Y aunque es cierto que el gobernador Mario Marín Torres, su protegido López Zavala y aliados en la cruzada por imponer su proyecto transexenal pueden creerse sus propias encuestas y dichos sucesorios, el problema es que la realidad diaria de Puebla de pobreza, desempleo, fraudes financieros, rupturas internas priístas, abandono a pacientes con SIDA, falta de vacunas contra la influenza y corrupción no ayuda en nada a la reelección del mismo grupo político que tiene a Puebla en tan lamentable situación.

 

Elementos

  • Apenas el lunes pasado, la mayoría de los medios informativos señaló que la presidenta Blanca Alcalá Ruiz y su delfín municipal, Víctor Manuel Giorgana Jiménez, se destaparon en un evento público. Un día después, el cetáceo alcalista reconoció que aprovecharía el posicionamiento – supuestamente bueno – de la alcaldesa, para promoverse como contendiente a la presidencia.

  •  

  • Entonces, resulta poco creíble que el fin de semana pasado Alcalá Ruiz se haya destapado como precandidata al gobierno y que 3 días después haya declinado sus aspiraciones a favor de Javier López Zavala, como este jueves lo quiso hacer creer el aspirante oficial a través de respetados columnistas.

  •  

  • Cabe preguntarse qué razones harían que la precandidatura de la alcaldesa durara 3 días o a qué pretende el zavalismo atribuir la presunta inconsistencia política alcalista, ¿presiones gubernamentales por la no aprobación de ninguna de las cuentas públicas municipales?, ¿veleidad femenina?

  •  

  • Este contexto demuestra que los nuevos mitos que zavalandia pretende crear – a través de los medios locales de comunicación – son a) que Blanca Alcalá ya declinó a su favor, b) que Doger Guerrero ha tenido un desplome brutal en las encuestas y c) que López Zavala ha tenido un milagroso repunte en las preferencias ciudadanas.



  •  
     

     

     
    Todos los Columnistas