Debate


Roberto Desachy

05/01/2010

Luis Paredes y Pablo Rodríguez, variables preocupantes para el marinismo


Seducidos por los millones de pesos que el PRIgobierno marinista reparte generosa y frecuentemente, una mayoría notable de “analistas” mediáticos y encuestadores iniciaron el año como lo concluyeron: pregonando que su precandidato Javier López Zavala ya es el cuasigobernador electo y sobándose las manos por las ganancias económicas y prebendas que – esperan- seguirían obteniendo en el siguiente sexenio, si su proyecto transexenal se concreta.

 

Es curioso que en esta profusa andanada de augurios proazavalistas ninguno de  los columnistas que diariamente tratan de vender a sus lectores o radioescuchas las “bondades” del precandidato oficial, haya advertido que a finales del año pasado en el interior del PAN se dieron sendos movimientos interesantes, que podrían fortalecer al blanquiazul de cara a la sucesión del 2010.

 

Porque la posible participación de Luis Paredes Moctezuma o Pablo Rodríguez Regordosa como candidatos a la alcaldía de Puebla le daría al PAN un fuerte impulso, para recuperar la capital e incrementar sus posibilidades de ganar el gobierno estatal y concretar la alternancia en el poder en Puebla.

 

Aunque haya sido uno de los presidentes municipales más ineficientes y corruptos de la historia reciente de la ciudad, debido a que solamente hizo una obra ¡en 3 años! la realidad es que Paredes Moctezuma es un sobreviviente de la andanada política – mediática y legaloide que Mario Marín Torres impulsó en su contra a través de la mayoría del PRI en el Congreso local.

 

Marín Torres trató de destruir jurídicamente al ex edil panista y no lo logró, también llevó a cabo fuertes campañas mediáticas para dañar su imagen ante la ciudadanía y, aunque logró que el Yunque obligara al PAN a expulsarlo de sus filas, Paredes Moctezuma fue readmitido en el panismo, después de que el Tribunal Electoral de la Federación dejó sin validez la defenestración en su contra promovida por el entonces dirigente estatal del partido, Eduardo Rivera Pérez.

 

Hoy, el ex presidente municipal de Puebla cuenta con un capital político importante, hay sectores sociales que lo verían bien por ser un adversario directo del marinismo en decadencia y hasta tiene admiradoras en el interior del PRI, como lo demostró la propia alcaldesa Blanca Alcalá Ruiz al tratar de copiarle el proyecto de construir estacionamientos subterráneos en el Centro Histórico y gobernando igual que él en lo referente a privilegiar la obra pública en zonas visibles de la ciudad, como el zócalo, la zona dorada y las Ánimas.

 

Además, según mediciones demoscópicas, en este momento Pablo Rodríguez Regordosa cuenta con una intención de voto que ninguno de los aspirantes marinistas a la alcaldía puede alcanzar. Incluso, el hoy diputado federal ha dejado entrever que podría buscar nuevamente la presidencia municipal de Puebla y, a diferencia del 2004, todo indica que en esta ocasión el priísmo carecerá de buenos candidatos al gobierno y a la ciudad.

 

Entonces, la participación de Paredes Moctezuma o Pablo Rodríguez en la contienda por la alcaldía dificultaría aún más a Mario Marín y a su grupo político ganar la ciudad, debido a que sus precandidatos – Mario Montero, Javier García Ramírez, Valentín Meneses, Pablo Fernández del Campo – cargan con el estigma de ser emisarios del marinismo y hasta los voceros del gobernador y su delfín reconocen que en la Angelópolis hay un fuerte rechazo hacia este sector del PRI.

 

Marinismo, rechazado en la ciudad

 

Si se toma en cuenta que uno de los factores decisivos para que el PRI retuviera la alcaldía en el 2007 –aparte de la pésima candidatura del PAN encarnada en Antonio Sánchez Díaz de Rivera e impuesta por el Yunque – fue, precisamente, que Alcalá Ruiz no era visto por los electores como una emisaria directa del marinismo, se ratifica que un sector importante de quienes votan y viven en Puebla y su zona aledaña rechaza el continuismo de este grupo político.

 

Otro aspecto de las encuestas que se dieron a conocer a finales del año pasado, que pocos “analistas” o columnistas locales se atreven a abordar, es el rechazo que una creciente mayoría de ciudadanos de Puebla y municipios aledaños sienten hacia el continuismo marinista.

 

Principalmente en la Angelópolis, pero también en otras zonas urbanas del estado, el autoritarismo, el desempleo, la pobreza, la inseguridad creciente, la penetración del narco en el estado y los escándalos en que la burbuja marinista se ha involucrado de manera permanente, generaron un contexto social de rechazo hacia el grupo político del gobernador, que el panismo podría alentar en las próximas elecciones, si es que a sus dirigentes y candidatos en realidad les interesa ganar el gobierno y la alcadía.    

 

A esto se debe que al marinismo diga que está dispuesto a que alguien externo a él sea el candidato priísta en la ciudad, como lo dejó entrever Alejandro Armenta Mier este lunes (Milenio), porque le urge que algún otro grupo político priísta le ayude a combatir la animadversión de un sector representativo de la gente hacia él.

 

El problema – sin embargo – es que los sectores del PRI ajenos al marinismo están conscientes de que un débil precandidato al gobierno, como Javier López Zavala, no ayuda a ganar el municipio y, por el contrario, representa un lastre que, si es postulado, el futuro aspirante del tricolor a la alcaldía deberá superar, si quiere ganar.

 

Elementos

  • A 5 años del marinismo los resultados difícilmente podrían ser peores en materia socioeconómica, como lo informaron varios medios este lunes, al dar a conocer que la gestión actual ha provocado la caída en los niveles de empleo, en la inversión extranjera y en el PIB (portal E-Consulta).

  •  

  • ^Por si fuera poco, en dos años 5 mil productores lecheros quebraron y en el 2009 se perdieron cerca de 10 mil (Jornada de Oriente) en el sector de la construcción, lo que refleja la debacle económica alentada o permitida por el gobierno estatal que pretende perpetuarse en el poder.

  •  

  • ¿Si al retraso económico se suma que durante el marinismo Puebla pasó de haber sido el séptimo estado más pobre del país a “convertirse” en el tercero, según lo informó el Coneval en diciembre pasado, se ratifica que el reto para los candidatos del PAN en este 2010 será vencer el control que el PRIgobierno ejerce en la mayoría de los medios informativos locales, para informar a los poblanos el saldo real desfavorable que la gestión marinista ha provocado en la entidad y hacerle ver lo negativo que sería para los poblanos su perpetuación en el poder.

  •  



     
     

     

     
    Todos los Columnistas