Debate


Roberto Desachy

05/02/2010

Sin sustento, la promesa del candidato del gobierno


Es poco inteligente creer que Javier López Zavala ordenará a los diputados del PRI eliminar la tenencia, debido a que el candidato de Mario Marín Torres representa a un gobierno estatal especialmente ansioso por quitarle recursos a los poblanos y ponerlos en sus arcas, con el pretexto de que lo necesita para “obras” tan “útiles” como la “Célula”, que sigue sin generar provecho alguno para los poblanos o el “nuevo recinto ferial”, en que hasta la fecha no se efectúa evento alguno.

 

Veamos: una de las primeras acciones que ejecutó Marín Torres como gobernador fue ordenar un reemplacamiento, que obligó a los miles de automovilistas poblanos a gastar centenas de millones de pesos en adquirir placas…que no necesitaban. El pretexto del gobierno fue que las nuevas micas tendrían “chips” que servirían para ubicar a las unidades robadas.

 

Pero la gestión de Mario Marín mintió, debido a que los famosos “chips” nunca sirvieron para localizar a los coches robados y los poblanos simplemente nos quedamos con menos pesos en los bolsillos y unas placas igual de feas que las anteriores…mientras el gobierno estatal engordó sus arcas varias centenas de millones de pesos.

 

Otra de las medidas que ordenó el gobernador cuando inició su sexenio fue duplicar el Impuesto Sobre Nómina (ISN). Puso de pretexto que los recursos que se obtendrían serían manejados por un consejo supuestamente ciudadano, que promovería el crecimiento económico de la entidad.

 

Y, efectivamente, un sector importante de la burocracia empresarial fue cooptada por el marinismo que le ofreció manejar los recursos del ISN. Los fondos han servido para subsidiar películas (La Leyenda de la Nahuala, Nikkté) y pagar un evento de Televisa, con la intención de limpiar a nivel nacional la imagen de Marín Torres después del caso Cacho.

 

Sin embargo, la realidad de que el gobierno marnista tenga dinero no se ha traducido –hasta la fecha - en que los poblanos vivamos mejor, como lo demuestra el hecho de que Puebla es la tercera entidad más pobre del país y de que mientras a nivel nacional el PIB decayó 7 por ciento el año pasado, en el estado esa cifra descendió 8.3 por ciento, según el INEGI (diario Cambio, 6 de enero del 2010).      

 

Por si fuera poco, cuando Marín Torres asumió el gobierno la deuda estatal rondaba los 3 mil 57 millones de pesos y, después de las 5 líneas de crédito solicitadas por su administración y avaladas por la mayoría del PRI en el Congreso local, hoy el endeudamiento de Puebla es de alrededor de 8 mil 500 millones de pesos, según datos de la SHCP (diario Cambio, 30 de noviembre del 2009).

 

Es claro que las acciones del marinismo en materia económica han seguido la línea de hacer más rico al gobierno y aumentar la pobreza de los ciudadanos y, si se toma en cuenta López Zavala es el candidato del gobierno, queda claro que no es creíble que el mismo PRI de Puebla que defendió a capa y espada el cobro de la tenencia, ahora sí esté dispuesto a eliminarlo.

 

Elementos

  • Lleva tiempo José Doger Corte siendo uno más de los “tontos útiles” de Javier López Zavala y Mario Marín Torres contra Enrique Doger Guerrero. Lo que sucede es que José está más que resentido con su primo Enrique, que logró lo que José nunca pudo: trascender de la política universitaria y ser presidente municipal de Puebla.

  •  

  • En el 2001, José Doger amenazó al ex gobernador Melquíades Morales Flores con ser candidato del PRD a la alcaldía si no le daba un puesto en el gobierno y el ex mandatario lo nombró titular del Órgano de Fiscalización Superior (Orfise), pero no accedió a darle un cargo de elección popular, simplemente porque no sería capaz de ganar alguno.

  •  

  • Por cierto, en medio del frenesí declarativo contra su primo, José Doger Corte comete errores graves, porque declaró a El Columnista que en la elección de 1998 Emilio Maurer Espinosa había sido el “esquirol” del PRD para hacer ganar al PAN, cuando lo que ocurrió fue exactamente lo contrario: la postulación del ex directivo de fútbol ayudó a triunfar al entonces candidato del PRI a la alcaldía, Mario Marín Torres, al dividir el voto opositor y dejar al panista José Antonio Díaz sin miles de sufragios.

  •  

  • Lo que José Doger no perdona ni olvida es que nunca fue aspirante del PRI, debido a que primero militó en el Partido Comunista Mexicano y, además, terminó el rectorado en la UAP muy cuestionado socialmente por su corrupción y exhibicionismo.

  •  

  • El tamaño de las andanadas mediáticas y políticas marinistas contra Doger Guerrero es directamente proporcional al temor que el grupo político del gobernador siente hacia el ex edil de Puebla. Y el marinismo recurre hasta a ex presidiarios confesos, para tratar de aniquilarlo.



  •  
     

     

     
    Todos los Columnistas