Debate


Roberto Desachy

09/02/2010

Escenarios sucesorios para Mario Marín


Mario Marín Torres no solamente pretende imponer a Javier López Zavala como candidato del PRI al gobierno, sino que también necesita que Ana Teresa Aranda sea la contendiente del PAN contra su delfín. A esto se debe que columnistas y medios ligados al marinismo le hayan dado a la ex dirigente estatal del panismo espacios que antes le negaban.

 

Por ello, es conveniente revisar cuáles son los escenarios sucesorios que Marín Torres y su grupo pueden enfrentar en la sucesión estatal, dependiendo del éxito que tengan sus maniobras para designar a los candidatos del PRI y PAN.

 

Escenario ideal para el marinismo   

 

Al más puro estilo priísta, con la repartición de tinacos, dinero y otras dádivas, la dupla Ana Tere-Mario Marín se impone en la Convención del PAN y ella es votada como candidata a la gubernatura. A instancias del propriísta secretario de Gobernación federal, Fernando Gómez Mont, el CEN y Los Pinos aceptan el resultado y dan por perdido Puebla.

 

También por petición de Gómez Mont, el Trife falla contra Enrique Doger, que es expulsado del PRI y, ante la caída de la alianza opositora en Puebla y la derrota morenovallista, no encuentra refugió político en el PAN, que lanza por la ciudad a Humberto Aguilar Coronado o Eduardo Rivera Pérez, quienes son buenos cuadros, pero no cuentan con el posicionamiento socio-electoral ni con la estructura y el capital político necesarios para vencer la elección de Estado marinista- alcalista.

 

Con la vía abierta para su reelección, Marín Torres impone a sus delfines López Zavala y Mario Montero Serrano, mientras el panismo de Puebla sigue envuelto en su “brega de eternidad”, denuncia que hubo una elección de Estado y recurre a las vías legales para echarla abajo, pero sin éxito.

 

Escenario intermedio

 

Las triquiñuelas marinistas no alcanzan para que Ana Tere derrote a Rafael Moreno Valle, quien es el candidato del PAN al gobierno y, con el apoyo de Elba Esther Gordillo, de un sector del melquiadismo y del PANAL, trata de vencer al PRI con el mensaje del cambio y de que es necesario arrebatar la entidad de las manos de Mario Marín Torres.

 

Para tener un compañero de fórmula que le garantice ayudarlo a triunfar en la ciudad,   Moreno Valle intenta que Doger Guerrero vaya como su compañero de fórmula, pero los grupos tradicionales panistas se oponen, lo que provoca que el blanquiazul no aproveche la ruptura interna priísta y le da al marinismo posibilidades de triunfar en la capital.

 

Peor escenario para el marinismo

 

Moreno Valle es candidato del PAN al gobierno y el Trife obliga al PRI a reponer todo su proceso de contienda interna al fallar a favor del recurso dogerista. Después de un proceso jurídico largo y tortuoso, el delfín marinista es impuesto en la “convención de delegados”.

 

Después de difícil proceso de negociación, en el que los marinistas incrustados tanto en el blanquiazul como en el sol azteca trataron de echar abajo la alianza opositora, la coalición se concreta y alcanza un acuerdo para que Doger Guerrero sea su representante en la ciudad de Puebla y vaya en dupla con Moreno Valle.

 

La candidatura dogerista en la ciudad genera inconformidad en algunos sectores panistas y perredistas, pero mediante la negociación política se concilian intereses, sobre todo porque la dupla Moreno Valle-Enrique Doger es vista como la forma más factible de vencer al marinismo.

 

Elementos

  • Con gusto reproduzco el correo enviado por el lector Armando de la Torre Ontiveros, quien reflexiona acerca de la propuesta del candidato marinista de eliminar la tenencia: “Cuando escuché a Javier López Zavala anunciar que propondría la eliminación de la tenencia para antes de los comicios del 4 de julio, pensé que yo sufría alucinaciones. Pero, en el momento en que recalcó que como la mayoría priista dominaba el Congreso local “no era una propuesta al vacío”, comprendí que comenzaba la era zavalista.
    Para construir la candidatura del hijo político del gobernador no fue suficiente la estructura de la Secretaría de Desarrollo Social ni los 49 mil millones de pesos del presupuesto 2009 de la administración estatal.  No, ahora también es necesaria la intervención de los gatos que tiene en el Palacio Legislativo para la estrategia electoral. ¡Válgame Dios! ¿Qué estamos locos?
    ¿Desde cuándo un precandidato a la gubernatura tiene facultades para exigirle al Congreso la eliminación de un impuesto?
    ¿Y la división de Poderes, dónde se quedó?
    ¿Y la Soberanía, la autonomía?

    ¿Neta, Zavala quiere que le aplaudan por la iniciativa presentada cuando lo único que hizo fue evidenciar que le vale madre la división tripartita del poder?
    En el mejor de los casos, López Zavala puede pedirles a sus 26 personeros que se disfracen de payasos, de travestis, de tortugas ninja, de prostitutas, de lo que sea —¡Ojo! no puede hacerlo en el Palacio—, el problema es que los señores diputados emanados del tricolor obedecerán ciega e incondicionalmente las órdenes del nuevo jefe¡¡
    El sometimiento de todos, de todo, por un bolillo.
    Por un frío plato de frijoles. —Ahí están Islas, Chucho Morales, Amador, Chidiac—.
    Que conste”.

  •  

  • Por cierto y retomando el tema de la supuesta propuesta priísta de eliminar la tenencia, ya los diputados del PRI, que son mayoría en el Congreso local, afirmaron que NO quitarán ese gravamen en este año, con el pretexto de que está contemplado en la Ley de Ingresos del gobierno marinista.

  •  

  • Esto confirma, simplemente, que López Zavala quiso engañar a los ciudadanos ofreciéndoles un plato de lentejas a cambio de su voto. Incluso, el hecho de que, si gana, el precandidato oficial planee un reemplacamiento ratifica que tiene la misma ansia de dinero que Mario Marín Torres.



  •  
     

     

     
    Todos los Columnistas