Debate


Roberto Desachy

 

Futuros problemas por el reposicionamiento político y social de Blanca Alcalá Ruiz 


La alcaldesa con sus comadres, las líderes de ambulantes Cambio/ Foto/ Ulises Ruiz

La semana pasada fue, sin duda, la mejor en términos mediáticos y políticos para la presidenta Blanca Alcalá Ruiz, ya que sacar a los ambulantes del Centro Histórico y el supuesto inicio del replanteamiento de rutas de transporte público le generó la mejor cobertura en los espacios informativos desde que comenzó formalmente su trienio.


Muchas voces se han alzado para halagar a la alcaldesa y algunas, pocas en realidad, para advertir que quitar a los informales del Centro Histórico puede ser provisional, porque en el pasado reciente de la ciudad se han registrado episodios como ése: se publicita con todo una reubicación comercial…que después no se concreta, debido a que nuevos grupos se instalan en el primer cuadro o los ex ambulantes vuelven a su actividad cuando se dan cuenta de que en los mercados no venden lo mismo y están expuestos a que les cobren impuestos y derechos todos los órdenes de gobierno.


En general, remover a los informales del Centro Histórico es positivo para la Angelópolis; sin embargo, efectivamente habrá que esperar algunos días o, tal vez, meses, para constatar si la reubicación comercial fue en serio o si unos grupos se salieron para que los políticos se tomaran la foto y otros o los mismos llegaran a apropiarse de esa zona.


Lo que es innegable es que con las dos medidas enunciadas Alcalá Ruiz se ha reposicionado positivamente a nivel político y social. Hace apenas un mes, su precandidatura al gobierno estatal sufrió una severa merma por revivir el tema de los parquímetros y su presunta falta de decisión a la hora de poner orden en su gabinete, pero hoy el contexto es diferente y todo parece sonreírle.


Ahora, el problema para la edilesa puede ser, paradójicamente, su buen posicionamiento electoral y social, porque no debe descartarse que los mismos que durante tres años hicieron lo imposible por afectar la buena imagen pública de su antecesor hagan lo mismo con ella.


Me explico: Javier López Zavala, Mario Montero Serrano, Valentín Meneses Rojas, Alejandro Armenta Mier y demás precandidatos del PRI al gobierno estatal pueden sentir celos del crecimiento mediático y político de Alcalá Ruiz y enfocar sus baterías contra ella. Ya se lo hicieron a Enrique Doger Guerrero, Jesús Morales Flores y a Estefan Chidiac y, en consecuencia, no hay razones para que con la presidenta se comporten de manera diferente.


Seguramente llama la atención que de la posible campaña contra la edilesa excluya a Doger Guerrero, Jesús Morales y a Estefan Chidiac. Lo hago por una razón: ninguno de los tres detenta poder político o cargo alguno en la entidad y, en consecuencia, no pueden dejar al ayuntamiento sin recursos, manipular su cuenta pública u organizar artificiales “protestas de colonos”, como sí tienen posibilidades de hacerlo y recursos ilimitados todos los que continúan en el gabinete o en el manejo de fondos y programas públicos.   


Como funcionarios públicos o dirigentes partidistas, López Zavala, Mario Montero, Valentín Meneses y Alejandro Armenta Mier no se caracterizan, en absoluto, por dar resultados reales y tangibles. En consecuencia, pueden volver a sentir celos políticos de un presidente municipal activo y con logros concretos y visibles para la ciudadanía.


Y, si eso ocurre, lo primero que harán será tratar de “bajar” en las encuestas preelectorales y en la aprobación ciudadana a Blanca Alcalá. Repito, lo hicieron en el trienio anterior y seguramente aplicarán la misma estrategia, porque ellos saben que sus bonos políticos y electorales no pueden crecer y, entonces, intentan que sus competidores tampoco crezcan o se estanquen…como ellos.

 

Elementos


Otra más de las cosas que el actual ayuntamiento de Puebla ha copiado del paredismo es el llamado “Cabildo del Amor”. Así, el regidor suplente y asesor en la secretaría de Fomento Económico, Luís Miguel Argüelles, tiene a su pareja, Pía Beronda, en una jefatura en la misma dependencia.

 

El regidor zavalista Gerardo Mejía también logró colar en la nómina de la secretaría de Gobernación a su pareja, porque otro alfil de Javier López Zavala, el titular de esa dependencia, Juan de Dios Bravo, hizo lo propio con su compañera, a la que colocó en el DIF municipal.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas