Debate


Roberto Desachy

13/10/2009

Cargada mediática zavalista


Desde hace tiempo la opinión publicada no solamente tiene candidato, sino que ya ungió a Javier López Zavala como su gobernador, como lo demuestra el hecho de que cada día son mucho más numerosos y fervientes los comentarios positivos que los columnistas políticos hacen a favor del delfín del gobernador, que los que realizan en pro del mismo Mario Marín Torres.

 

Como muestra basta un botón: este lunes 12 de octubre más de 9 columnistas de diversos medios impresos y electrónicos realizaron comentarios positivos para López Zavala y solamente dos halagaron a Marín Torres. Ante la opinión publicada, el delfín es mucho más importante que su promotor, quizá porque el segundo va – afortunadamente para los poblanos – de salida, mientras que se espera que el primero llegue y mantenga las cosas como están.

 

Desde luego que cada columnista y analista es libre de opinar, escribir y pensar lo que quiera, aunque esto implique que una gran mayoría diga lo mismo. Por ejemplo: el pasado lunes varios interpretaron – versión en la que coincido plenamente, pero no la repito, para no refritear textos ajenos – que los movimientos en el Congreso local favorecen a López Zavala, porque se acentuó su control del Poder Legislativo, la comisión Inspectora y el Órgano de Fiscalización Superior.

 

Llama la atención que nadie haya analizado que la confrontación de Mario Montero Serrano y Rocío García Olmedo contra José Othón Bailleres Carriles y Javier López Zavala, es una señal clara de la descomposición y ruptura interna en el marinismo. Los allegados al mandatario se pelean, se corren mutuamente del Congreso local y compiten encarnizadamente por su control…sin que la mayoría de los analistas se den cuenta de ello o lo registren en sus escritos.

 

Otra muestra clara de que la opinión publicada desde hace tiempo tiene un gobernador diferente es su disposición a difundir textos que ya han sido vistos en otros espacios…siempre y cuando favorezcan al delfín. Así, se externan los mismos razonamientos, encuestas, fotografías y eventos promocionales del zavalismo, con días y hasta semanas de diferencia, pese a que resulta claramente antiperiodístico.

 

Pero la opinión publicada de Puebla no solamente se uniforma en sus halagos al zavalismo y en lo que dice para promover a su favorito, sino que una parte de ella –menor a la que halaga a López Zavala - también se cohesiona a la hora de atacar a quienes el delfín ubica como sus detractores. Así, Rafael Moreno Valle Rosas, Enrique Doger Guerrero y Jesús Morales Flores enfrentan permanentes guerras mediáticas-políticas.

 

Otra característica notoria de esta homologación de criterios en importantes analistas y columnistas políticos es su disposición a callar, justificar o minimizar los temas que no le convienen al delfín, como el del Telemarketing que demuestra la manipulación electoral de los recursos de la Secretaría de Desarrollo Social estatal o el abierto apoyo que López Zavala dio a las aspiraciones presidenciales de Fidel Herrera Beltrán…antes de tomarse la foto con Enrique Peña Nieto y publicarla en todos los diarios.

 

Elementos

  • Las encuestas del Ciso de la UAP tienen la particularidad de que Enrique Agüera Ibáñez es un autoproclamado promotor de Javier López Zavala, lo que le resta credibilidad a esos estudios, debido a que el funcionario universitario es un soldado más del marinismo y, por lo tanto, está sumado a la concreción del proyecto transexenal.

  •  

  • Además, la credibilidad y la veracidad no son cualidades de Agüera Ibáñez, como lo demuestra su reciente activismo por hacerse de la candidatura del PRI al gobierno, porque en su reciente toma de protesta como rector hizo mostrar mantas alusivas a la gente no lo quiere en la universidad, sino en el gobierno.

  •  

  • El problema es que el sábado 10 de mayo del 2008 el funcionario universitario le dijo al diario Puebla Sin Fronteras “no milito en ningún partido” y, en el marco del Foro Regional para la Reforma Electoral, Agüera Ibáñez agregó “no estoy comprometido con algún partido político, ni con alguna personalidad política”, lo que el activismo rectoral prozavalista ha desmentido.



  •  
     

     

     
    Todos los Columnistas