Debate


Roberto Desachy

17/03/2009

Tarifas de estacionamientos: pierden los ciudadanos y ganan los dueños


Resultan altamente sospechosas dos decisiones que tomó el ayuntamiento presidido por la alcaldesa Blanca Alcalá Ruiz la semana pasada, porque dañan la economía de los ciudadanos al dejar que los dueños de los estacionamientos cobren lo que quieran y, además, ofrecerles 700 mil pesos del erario público como “crédito” para mejorar sus instalaciones.

 

Si se toma en cuenta que los propietarios de los estacionamientos, en especial del Centro Histórico, obtienen desde siempre jugosas ganancias por sus negocios y no han externado queja alguna por la crisis económica que afecta a la mayoría de los poblanos, se generan dudas serias de por qué recibieron de la gestión alcalista canonjías que ningún otro sector empresarial ha obtenido.

 

Es cierto que, principalmente en tiempos de crisis, como los actuales, los gobiernos de todos los niveles deben apoyar a la planta productiva para evitar que aumente el desempleo; sin embargo, el gremio que agrupa a los propietarios de cajones no cuenta con una planta de trabajadores numerosa o representativa y – afortunadamente – no padece problemas económicos.

 

Entonces, cabe preguntarse ¿por qué el ayuntamiento le dio manga ancha para cobrar lo que quiera a los ciudadanos que deben ir al Centro Histórico por algunas horas y, además, está dispuesto a darle 700 mil pesos a cada dueño de estacionamiento, supuestamente para que modernice su negocio?.

 

¿Acaso no hay en la ciudad empresarios micros, pequeños o medianos de otros giros comerciales o productivos que generan más empleos y que realmente necesitan el apoyo económico y legal que la gestión municipal otorga solamente a los dueños de estacionamientos?.

 

La decisión de Alcalá Ruiz de liberar tarifas y otorgar dinero público a los propietarios de cajones afecta – en especial – a los ciudadanos, muchos de clase media, que acuden de manera rutinaria a trabajar o comprar al Centro Histórico y se ven obligados a dejar sus coches en los estacionamientos, ya que en las calles proliferan los robos de autopartes, además de que en muchas calles los lugares para aparcar está copados por los franeleros y los dueños de negocios.

 

También los comerciantes del centro serán dañados por esta medida, como lo lamentó en días pasados el propio titular de la Canacope, Francisco Monterrosas, debido a que mucha gente que acudía a comprar ahí para no hacerlo en lugares caros, como Angelópolis y el Triángulo de las Ánimas, tendrá que buscar otros sitios donde el estacionamiento no encarezca demasiado el consumo.

 

Por si fuera poco, se supone que uno de los objetivos de la gestión alcalista era revivir la zona histórica de la ciudad y, por lo mismo, este atentado contra los comerciantes de la zona resulta inexplicable.

 

Tampoco se justifica el hecho de que se planee destinar 700 mil pesos de dinero público, para apoyar a los dueños de los estacionamientos, cuando se trata de un gremio económico boyante, que no genera una cantidad importante de empleos y que – además - es mentira que le apueste a la libre competencia, porque trabaja en bloque; es decir, sus asociados se ponen de acuerdo para fijar las tarifas y evitar contender entre ellos.

 

Verdades a medias del ayuntamiento

 

Otro hecho notorio es que el ayuntamiento tuvo que recurrir a verdades a medias (o a medias mentiras) para tratar de justificar este atentado a la economía de los ciudadanos, puesto que usó de pretexto una supuesta recomendación de la Comisión Federal de Competencia diciendo que debía acatarse y que lo mejor es dejar que los propietarios de esos negocios cobren lo que quieran

 

Lo cierto es que – hasta la fecha – nadie ha visto o publicado dicha presunta sugerencia de la Cofecom, tampoco se sabe de dónde o por qué surgió (si es que existe) y – desde luego – nadie del ayuntamiento ha aclarado que las resoluciones de esa dependencia no son legalmente obligatorias ni vinculatorias; es decir, ningún gobierno está obligado a seguirlas.

 

Las determinaciones de la Comisión Federal de Competencia son – efectivamente – recomendaciones que se pueden seguir o no. Esto deja en claro que el gobierno municipal oculta información importante a la ciudadanía en un tema que la afecta directamente.

 

Otra cosa que el ayuntamiento ha dicho para justificar su decisión es que no le compete regular las tarifas, pero esto también es falso, debido a que la Carta Magna establece cuáles son los servicios públicos que el municipio debe regular y le da facultades legales, para normar otras áreas.

 

En este sentido, el Cabildo y el Congreso local anteriores aprobaron reformas legales que le dieron al gobierno de la ciudad atribuciones jurídicas para regular las tarifas de los estacionamientos. Algunos dueños de cajones se ampararon y evitaron la medida, pero otros perdieron los juicios y la mayoría no recurrió al amparo.

 

Entonces, queda claro que si la gestión de Alcalá Ruiz dejó de normar este servicio y se puso de lado de los propietarios en detrimento del interés económico y mayoritario de la  ciudadanía, se debe a una decisión propia del Cabildo, no a una obligatoriedad legal superior.

 

Elementos

  • Primero lo dijo la semana pasada el encuestador oficial del gobierno estatal, Roy Campos, de Consulta Mitosky, que los más viables precandidatos del PRI para el 2010 son Blanca Alcalá Ruiz, Javier López Zavala y Enrique Doger Guerrero.

  •  

  • Después lo publicó este lunes 16 La Jornada de Oriente, que difundió encuestas en el municipio de Puebla donde los punteros son Blanca Alcalá Ruiz y Enrique Doger Guerrero, ambos muy por encima de López Zavala y la alcaldesa en primer lugar en la intención de voto en la ciudad que gobierna.

  •  

  • Lo notorio es que mientras la presidenta municipal y el titular de la Sedesol se promocionan todos los días en los medios informativos con recursos públicos, el ex edil capitalino no tiene cargo ni fondos del gobierno qué manejar y ha enfrentado desde hace un año y medio una feroz campaña de intento de exterminio promovida desde oficinas del gobierno, del ayuntamiento actual y hasta de la universidad más importante del estado.

  •  

  • Incluso, algún periódico y estación de radio han dado por “muerto” a Doger Guerrero una y otra vez. Lo malo para ellos es que la preferencia ciudadana expresada en las encuestas refleja que el ex rector está más que vivo y, además, que el candidato del gobierno para el gobierno… nomás no crece en la intención de voto de la gente. 



  •  
     

     

     
    Todos los Columnistas