Debate


Roberto Desachy

23/02/2009

Entre azul y buenas noches


Al interior del PRI existe una gran preocupación por la posibilidad de que Ana Teresa Aranda Orozco sea candidata del PAN a alguna diputación federal, porque los priístas saben que postularon a aspirantes de un bajísimo perfil, sin discurso, sin arraigo social,  peso político ni capacidad de convocatoria y, en consecuencia, si la doña va el blanquiazul podría encabezar el repunte panista.

 

El problema para el PAN es que el Yunque, en su infinita estupidez y soberbia, mandó a una de sus achichincles, a Leonor Popócatl, a tratar de boicotear la postulación de Ana Teresa Aranda diciendo que la todavía subsecretaria de Gobernación se está haciendo del rogar negándose a aceptar la candidatura.

 

A pesar de que Ana Teresa lleva varios años en el DF y esto la ha llevado a relegar su trabajo político en Puebla, al interior del PRI se reconoce que la doña tiene arrastre, simpatía, discurso y presencia ante la sociedad. Por ende, podría echarse a la espalda la campaña panista y llevarla a repuntar, sobre todo porque los aspirantes priístas son auténticos desconocidos y analfabetas funcionales.

 

Aranda Orozco ha recorrido en varias ocasiones la entidad, cuenta con contactos nacionales importantes y sabe cómo conectarse con la ciudadanía, como lo demostró en 1998, cuando por primera vez en la historia el PAN realizó una campaña electoral estatal y ella obtuvo una votación numerosa, pese a que el PRI postuló a su mejor candidato (Melquíades Morales Flores) y a que el albiazul todavía no gobernaba el país.

 

Sin embargo, Ana Teresa es vista con temor y recelo en el Yunque, grupúsculo del que ella se salió en el 2004, cuando la ultradederecha impuso a Francisco Fraile como candidato a la gubernatura, a pesar de que ella era la aspirante panista mejor posicionada en las encuestas.

 

Hoy, priístas y yunquistas tienen miedo del posible regreso de Aranda y, por ello, una diputada gris y con escasos méritos legislativos, Leonor Popócatl, salió a decir que la doña se está haciendo del rogar, con la clara intención de dinamitar la postulación, ya que es bien sabido que Ana Teresa es orgullosa y este tipo de ataques la pueden llevar a declinar.

 

Pese al fuego amigo yunquero y blanquiazul, Ana Teresa sí puede ser candidata, porque el PAN nacional está presidido por el calderonista Germán Martínez y no por el yunquista Luis Felipe Bravo Mena o Manuel Espino. Además, ella es cercana a Felipe Calderón y a su esposa Margarita Zavala, como lo demostró en la campaña interna del 2006, cuando la nomenclatura panista poblana apoyó a Santiago Creel o a Alberto Cárdenas Jiménez.

 

Habrá que esperar para ver qué pasa, pero lo que queda claro es que el panismo necesita candidatos importantes y taquilleros. Ana Teresa reúne ambas condiciones, a ver si el Yunque que la bloqueó en el 2004 y 2007 - imponiendo a Francisco Fraile y a Antonio Sánchez Díaz de Rivera, respectivamente - hoy sí la deja pasar.       

 

Elementos

  • Al interior de la clase política circula un chiste cruel, pero acertado, respecto a los malísimos candidatos del PRI a diputados federales. Se dice que hasta el más “inteligente” de los aspirantes del tricolor tartamudea hasta cuando piensa.

  •  

  • La crisis afecta a la gran mayoría de poblanos, pero no a todos, como lo demuestra el hecho de que el cuñado más poderoso en el interior del PAN, Gilberto Marín Quintero, aprovechó la recesión económica… para correr a dos decenas de sus ex empleados con el pretexto de la debacle financiera.

  •  

  • Al interior de Mabesa existe una gran indignación, porque apenas en diciembre el mismo Marín Quintero había dicho que no despediría a nadie y, menos de un mes después, mandó a la calle a varios ex trabajadores a los que dejó sin nada qué llevar a su casa.

  •  

  • El cuñado de Francisco Fraile García uso de pretexto la crisis, sin embargo, en su empresa se sabe que no hay problemas económicos ni de liquidez y que las ventas no se han caído notoriamente. Por lo tanto, lo único que hizo Marín Quintero es enriquecerse todavía más…a costa de sus extrabajadores. ¡Viva la “responsabilidad social” de los empresarios más poderosos del país!.



  •  
     

     

     
    Todos los Columnistas