Debate


Roberto Desachy

25/05/2009

Zavala y la estrategia del “cooperas o cuello”


No es casual que los analistas políticos que mantienen una campaña mediática contra quienes se supone que son los adversarios de Javier López Zavala y Javier García Ramírez en búsqueda de las candidaturas del PRI a la gubernatura y alcaldía de Puebla, sean los mismos que dan cuenta puntual de los “logros” zavalistas en su carrera por la candidatura del PRI en el 2010. 

 

Basta un estudio de la opinión publicada (no pública) en varios medios locales, para constatar que muchas de las críticas, denuncias y burlas que reciben Blanca Alcalá Ruiz, Guillermo Deloya, Víctor Manuel Giorgana Jiménez, Enrique Doger Guerrero y Mario Montero Serrano provienen de los mismos espacios y plumas que un día antes o después dieron o darán cuenta de los avances reales o ficticios de López Zavala.

 

Así, quien el lunes 18 de mayo se preguntó ¿dónde está doña Blanca?, criticó a la alcaldesa por – supuestamente –no apoyar la campaña del PRI en la ciudad y el día después descalificó a Alcalá Ruiz y al ex edil Enrique Doger acusándolos de entrar en conflicto con el gobernador, es el mismo columnista que el jueves 21 resalta que López Zavala ya sumó a Sánchez Galicia y que en varias ocasiones ha enfatizado la supuesta utilidad de la alianza que pregona el secretario de Desarrollo Social con García Ramírez  

 

Y siguiendo esta estrategia, el analista que en su diario impreso acusó a Doger Guerrero de ponerle precio a su capital político y de estar peleado con la clase política, empresarial y mediática, ese mismo día en su página electrónica pondera que el zavalismo ya dejó a Mario Montero Serrano sin uno de sus soldados al sumar a Javier Sánchez Galicia a su causa.

 

La embestida contra Guillermo Deloya por incluir el nombre de Puebla en la organización que preside y que, efectivamente, es su pantalla para tratar de llegar a la alcaldía de Puebla, fue interpretada por el zavalismo como un golpe a su precandidato, que es chiapaneco. Por ello, la maquinaria político – mediática se movilizó contra Deloya, con el pretexto de su no negada amistad con Raúl Salinas de Gortari. Así, el zavalismo del secretario de Obra Pública del gobierno estatal le permite golpear a quien considera que le puede quitar la candidatura a la alcaldía de Puebla.

 

Otra víctima recurrente de García Ramírez es Víctor Manuel Giorgana Jiménez, quien es señalado como el presunto "delfín" de Blanca Alcalá a la presidencia municipal de Puebla y, por esta razón, el multimillonario beneficiario de la obra pública estatal lo ve como un enemigo y se encarga de que lo descalifiquen las voces de zavalismo en algunos medios informativos. Es importante acotar que los señalamientos que Carlos Meza le ha hecho al funcionario blanquista por no pagar sus cuotas al partido que quiere que lo lleve al poder no tienen relación alguna con la campaña de García Ramírez. 

 

En el mismo senido, las descalificaciones y denuncias de las huestes de López Zavala contra Montero Serrano ni siquiera se disimulan o se justifican, al contrario, se enfatiza que se deben a que – supuestamente – es el único marinista que todavía no se pone la Z en la frente. Por eso lo atacan y, además, reconocen que el “error” del secretario de Gobernación es no hacer lo que su homólogo de Desarrollo Social le quiere ordenar.  

 

En este contexto, no puede descartarse que el conflicto con la disidencia del SNTE,  que hace un mes parecía controlado y casi resuelto, haya sido reactivado por el zavalismo de la SEP y de otras dependencias con la clara intención de lesionar la imagen de Mario Montero ante su jefe, el gobernador y, también, de restarle margen de maniobra política de cara a la sucesión del 2010.

 

Este contexto refleja que López Zavala y su alterego Javier García Ramírez siguen con la “estrategia” de tratar de rendir a quienes consideran sus adversarios en el PRI a base de golpes mediáticos y políticos. Ya no tratan de sumar y convencer, tampoco de crecer en encuestas que ellos saben le son adversas, sino que inventan supuestos estudios demoscópico e intentan imponerse con ataques y guerras internas que dañan al propio priísmo, principalmente en este tiempo electoral, cuando ni siquiera se ha decido la contienda por las 16 diputaciones federales.

 

La duda es si les resultará: se quedarán con las candidaturas del PRI y ganará el gobierno y el ayuntamiento, obtendrán solamente una de las nominaciones o conseguirán la postulacióny perderán la elecciones. Claro que también es posible que ni siquiera logren ser aspirantes de su partido, como les ocurrió a varios delfines.

 

Elementos

  • El próximo sábado 30 de mayo se efectuará la 8va Marcha del Orgullo, la Dignidad y Diversidad Sexual, que iniciará a las 12 del día e irá del Parque Juárez al zócalo. Será importante asistir, para enfrentar la ola de neoconservadurismo que el PRIAN y la jerarquía católica tratan de imponer en Puebla y en muchos otros estados del país.

  •  

  • Suerte a los organizadores, ya que la aprobación de la Ley Bailleres demostró que priístas y panistas son iguales a la hora de convertir en ley sus prejuicios y en su falta de respeto a los derechos de las mujeres poblanas y de quienes eligen una opción sexual diferente al heterosexualismo.

  •  

  • Haya o no traidores en el PRI y sin importar quiénes sean, la declaración de Alejandro Armenta Mier fue especialmente desafortunada por dos razones: generó malestar, inestabilidad y molestia hasta en sus propios candidatos, además de que demostró que en la dirigencia estatal priísta comienza a haber desesperación por los presumibles malos resultados de campaña y esto lleva a comenzar a buscar culpables de una derrota que ni siquiera ha ocurrido.

  •  

  • El reto. Todo un reto le lanzó a la presidenta Blanca Alcalá Ruiz su supuesto secretario de Gobernación, Juan de Dios Bravo, cuando reconoció que él autorizó la venta de licor en El Calvario, porque confesó ser el autor de ese delito y dejó en la alcaldesa la decisión de tolerarle esa ilegalidad o despedirlo.

  •  

  • Si la edilesa lo protege, quedará ante la opinión pública como una consentidora de corruptelas, que solapa las anomalías de sus colaboradores y ni siquiera se atreve a hablar de ellas. Pero si lo corre, el zavalismo arreciará la campaña mediática y política que desde hace tiempo tiene en su contra. Difícil decisión.

  •  

  • El jueves pasado, 5 columnistas de medios diferentes lanzaron una andanada de loas, halagos y flores al delfín Javier López Zavala. El zavalismo puede jactarse de que esta lluvia de adhesiones y elogios es producto de la llegada de Javier Sánchez Galicia a sus filas, pero esto no es cierto, porque quienes lo elevan son los mismos que llevan meses y hasta años sumados al delfinazgo, que también les dice contra quién deben arremeter, para tratar de ablandarlo.

  •  

  • ¿Qué representa Sánchez Galicia al interior y exterior del PRI?, quizás el dinero de los convenios de extensión con medios locales y la vía de acceso para que López Zavala llegue a los columnistas, diarios y noticiarios nacionales. Aunque no tiene capacidad de convocatoria social y tampoco es un operador electoral o político.

  •  

  • Tal vez lo importante para López Zavala no es lo que Sánchez Galicia pueda hacer a su favor, sino lo que el coordinador de Comunicación Social del gobierno dejará de hacer a favor de Mario Montero Serrano. Esto quiere decir que lo trascendente para el zavalismo es que ya cooptó a un ex aliado del secretario de Gobernación.



  •  
     

     

     
    Todos los Columnistas