Debate


Roberto Desachy

26/02/2010

Comunidad cristiana, decepcionada por promesas incumplidas en el tema de Radio Vida


Un sector importante de la comunidad cristiana de Puebla está decepcionado “con alguien”, porque se les prometió que Radio Vida sería un canal de comunicación permanente entre sus integrantes y se les ofreció gestionar que dicha emisora no se cancelaría, pero todo fue una mentira, ya que el gobierno federal cerró la difusora, indicó a Debate el pastor Marcio Díaz Tiburcio.

 

Entrevistado por este columnista, Díaz Tiburcio se mostró especialmente interesado en deslindarse del fracaso que representó la cancelación de Radio Vida entre la comunidad cristiana de Puebla y; al mismo tiempo, evitó señalar claramente quién o quiénes los engañaron haciéndoles creer que harían gestiones para que el gobierno federal aceptara que la emisora fuera permanente.

 

Reconoció que estuvo comprometido totalmente con la concreción de este proyecto, que se pensaba sería un vínculo de comunicación permanente entre los cristianos, debido a que en un principio se pensó que la permanencia de Radio Vida estaba garantizada por el supuesto apoyo de un personaje importante del gobierno de Mario Marín, que les hizo creer que estaba haciendo gestiones en la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel).

 

En este sentido, es importante recordar que en meses pasados estuvo en el aire la emisora Radio Vida, de la que se dijo que contaba con el padrinazgo del hoy candidato del PRI al gobierno, Javier López Zavala, y del actual secretario de Gobernación estatal, Valentín Meneses Rojas, pese a carecer de permisos oficiales de la gestión de Felipe Calderón Hinojosa.

 

La radiodifusora duró poco tiempo, la Cofetel la canceló por falta de permisos y Díaz Tiburcio se deslindó de lo sucedido: “nos comprometimos con este proyecto, en un principio nos sentimos apoyados para sacar adelante Radio Vida, pero, al darse cuenta de que no había un respaldo legal o jurídico”, se tuvo que aceptar el cierre de la emisora.

 

No quiso puntualizar qué funcionario o ex funcionario del gobierno estatal habría ofrecido respaldar a los miembros de esta iglesia intercediendo ante la SCT federal, para que otorgara los permisos, aunque sí aceptó que la comunidad quedó decepcionada después de constatar que en la administración marinista “alguien” no cumplió con lo ofrecido.

 

Finalmente, Díaz Tiburcio espera que en el futuro Radio Vida sea una realidad y reconoció que varios miembros de su comunidad le han reprochado por el cierre de la emisora. Por lo mismo, insistió en aclarar que el fracaso en este proyecto no fue su culpa.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas