Debate


Roberto Desachy

27/10/2009

El BEAP termina de derrumbar el mito zavalista


Javier López Zavala quiere apropiarse de la candidatura del PRI al gobierno a través de mitos, ya que con sus columnistas cercanos quiere crear –entre la clase política en primer lugar y en la ciudadanía en segundo término – varias percepciones falsas:

a)  La de que todo está decidido al interior del priísmo y que, por lo mismo, él ya es el candidato a gobernador y, en consecuencia, quienes no se le sumen permanecerán en el error y serán excluidos del erario público en el siguiente sexenio;
b)  La de que encabeza las encuestas, incluyendo la de María de las Heras, que nadie ha visto, pero que  – según el zavalismo – lo pone 10 puntos arriba de Blanca Alcalá y Enrique Doger;
c)  La de que ya es el gobernador cuasielecto, porque dice tener en la lona tanto a sus adversarios internos como al panista Rafael Moreno Valle Rosas.

Sin embargo, la encuesta del BEAP que publicó este lunes el diario Status termina de derrumbar los mitos zavalistas, porque demuestra – en primer lugar – que es mentira que el PRI ya haya ganado la gubernatura y que el PAN esté derrotado de antemano, pero los números no mienten y Moreno Valle está en una posición muy competitiva, que puede llevarlo al Ejecutivo estatal, sobre todo si el tricolor se mantiene dividido y se equivoca en la selección de candidatos.

 

Otro mito que echa abajo la encuesta de Rodolfo Rivera Pacheco es el de que “Zavala va adelante en las encuestas”, debido a que en días recientes se han publicado tres estudios demoscópicos (BEAP, Jornada de Oriente y Más Data) que rebelan que Enrique Doger y Blanca Alcalá le llevan una ventaja, tal vez pequeña, pero ventaja al fin, al candidato oficial principalmente en la zona connurbada a la ciudad de Puebla. En contraste, solamente el CISO de la UAP dijo que el delfín va adelante.

 

Y el proceso interno de selección de candidato del PRI no está concluido, ya que López Zavala no es el contendiente que le garantice al partido o al grupo en el poder mantenerse en el gobierno, pese a que en enero de este año el propio Mario Marín Torres le cedió los reflectores del gobierno y a que en julio pasado el mismo gobernador lo destapó como sucesor.

 

López Zavala sigue sin despuntar en los estudios demoscópicos, pese al activismo de los promotores del DIF que reparten despensas, a los miles de millones de pesos erogados en su campaña de repartición de dádivas y de compra de lealtades y a tener bajo su control a la mayoría de la estructura del PRI-gobierno, incluyendo a la Sedesol, SEP, a la Secretaría de Obra Pública y a la de Salud.

 

El precandidato oficial - que tiene a su servicio al PRI, al gobierno estatal y al Congreso del estado - no supera a sus adversarios internos o externo en los estudios de opinión, ni siquiera después de violentar en 3 ocasiones las leyes electorales: encabezando eventos partidistas en horario y día de trabajo (su reunión con jóvenes y con empleados de la SSA), pagando campañas de telemarketing (caso By power) y haciendo que los promotores del DIF repartan encuestas promoviéndolo. 

 

Lo que sucede es que el delfín y sus promotores pretenden crear un “liderazgo político” artificial, inflado y creado con dinero y estructura gubernamental, pese a que los poblanos rechazan las imposiciones, los proyectos transexenales y prefieren los cambios y, si en el 2010 el PRI no le propone este cambio, entonces están dispuestos a apoyar al PAN y a Moreno Valle.

 

En contraste, Doger Guerrero lleva casi dos años afuera de cualquier gobierno, sin recursos, nombramientos ni estructura gubernamental y enfrentando una permanente campaña mediática y política de desprestigio y ataques de sus adversarios internos. Y, pese a todo, se mantiene en una excelente posición en las encuestas, porque representa un liderazgo natural, no impuesto ni artificial.

 

Lo que el zavalismo no quiere entender es que a la gente solamente le gusta los delfines en el acuario o en la pantalla de TV y que en tiempos de competencia electoral, como los actuales, los votos y la voluntad de los ciudadanos sí cuentan.

 

Elementos

  • Coincido plenamente con lo que pidió López Zavala este lunes en el diario Cambio: que Arturo Hernández Davy, director estatal del DIF, y el delegado de esta dependencia en Tehuacan, Jacobo Aguilar Sánchez, expliquen a las autoridades electorales locales y federales por qué el segundo promovió al precandidato oficial en una entrega de despensas en ese municipio.

  •  

  • De cargadas equivocadas. En el 2000 el priísmo y los poderes fácticos nacionales se equivocaron con la cargada a favor de Francisco Labastida…y perdieron. Lo mismo sucedió en el PRI de Puebla en 1995 y 2001, cuando la cargada respaldó a quienes la condujeron a contundentes derrotas.

  • ¿Los que organizan e integran dichas cargadas sexenales o trianuales habrán aprendido estas lecciones de la historia priísta?.



  •  
     

     

     
    Todos los Columnistas