Debate


Roberto Desachy

28/04/2009

Influenza: incompetencia gubernamental y manipulación electoral de una emergencia


Prácticamente todos los medios nacionales y locales tienen un solo tema informativo: la epidemia de Influenza que afecta a algunas entidades del país, incluyendo al Estado de México, al Distrito Federal, San Luis Potosí, entre otros, donde se han registrado decesos y contagios en un número lamentablemente no aclarado por las autoridades.


 Porque lo más notorio en esta situación es la desinformación y contradicción en que han caído los gobiernos federal y estatales en torno a cuántos enfermos de Influenza hay en cada entidad, cuántas personas han muerto y cuántos más podrían estar infectados por haber estado expuestos al virus en eventos públicos, tomando en cuenta cuándo y dónde iniciaron la enfermedad y su contagio.   


Cada periódico, estación de radio, canal de TV o página de Internet publica su versión de lo que supuestamente ocurre con la epidemia y esto solo contribuye a generar especulaciones y temor en la ciudadanía. Este caos informativo parece intencional, debido a que lo primero que debe hacer un gobernante cuando se suscita un problema de salud pública es evitar que la gente caiga en pánico controlando y dosificando la información a la ciudadanía y la administración calderonista hace exactamente lo contrario.  


Es claro que existe un grave problema de salud pública a nivel internacional, como lo demostró la Organización Mundial de la Salud (OMS) el sábado pasado al declarar que el brote de Influenza en México y EUA es una emergencia de preocupación mundial, porque tiene potencial pandémico. 


Además, el hecho de que Estados Unidos diga que “por el momento” no cerrará su frontera con México, indica que la administración de Barack Obama podría implementar esta medida y confirma que, efectivamente, nuestro país sufre una emergencia de salud pública. 


Pero la actuación de los gobiernos federal y estatales en esta crisis sanitaria ha sido errática, titubeante y tardía, por decir lo menos, porque no han tenido claridad respecto a  información básica que necesita conocer la ciudadanía, como el número de casos, la ubicación y de los mismos y la cantidad de decesos.  


También resulta indignante que –según informó ayer el diario nacional Reforma en su primera plana – desde el pasado 2 de abril una empresa americana, Veratect, advirtió a la OMS que se debería emitir una alerta sanitaria por Influenza porcina en una zona de granja de cerdos en la comunidad de La Gloria, en Perote, Veracruz, donde a finales de marzo el 60 por ciento de la población padeció un cuadro extraordinario de gripa y neumonía.    


Esto confirma que - como ocurrió con la crisis económica y el poco importante  “catarrito” que según el gobierno federal el país padecería por la debacle financiera mundial - la gestión de Felipe Calderón se comportó ausente, omisa e incompetente en los primeros días de la propagación de la Influenza en el vecino estado de Veracruz, peligrosamente cercano a Puebla. 


La actuación del gobierno de Puebla no ha sido muy superior a la del calderonismo, porque tampoco ha precisado cuántos casos de Influenza se registran en Puebla, mucho menos ha puesto a disposición de la gente instalaciones sanitarias o medicinas dónde y con qué protegerse, aparte de que la SEP poblana demostró su tradicional incompetencia e inmovilidad al negarse a decretar la suspensión de clases, lo que obligó a la federación a imponer esta medida.

 

Manipulación electoral

 

La actitud errática, omisa e incompetente con que Calderón Hinojosa enfrenta la Influenza ha fomentado que cundan en la sociedad la especulación y el pánico ante esta enfermedad. Esto genera fundadas sospechas de que el PAN-Gobierno cree que le conviene que la gente esté atemorizada, ya que así la elección federal intermedia pasa a segundo plano y el descontento social por la crisis económica y el fracaso en seguridad se convierte en temor y preocupación. 


Además, Calderón Hinojosa lucra electoral y mediáticamente con la crisis sanitaria, al hacer que él y su gabinete salgan en televisión y radio en todo el país y a todas horas aparentando que trabaja a favor de la salud pública, cuando la emergencia inició hace casi un mes y su administración tardó varias semanas en reconocerla y actuar al respecto.


Incluso, la escasa y poco precisa información y la dispersión de acciones de la gestión federal ante este problema sanitario, impiden que el calderonismo y los gobiernos estatales y municipales lleven a cabo acciones coordinadas y ordenadas para enfrentar la enfermedad. Cada entidad federativa se maneja por sí sola y esto genera más desasosiego en la sociedad. 


Por si fuera poco, este lunes, el coordinador de los diputados federales del PAN y autodeclarado precandidato a la alcaldía de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, ya retomó su campaña declarativa-electoral contra el gobierno estatal al denunciar a los medios que no ha habido claridad en este tema. Aunque es cierto lo que dice, es obvio que el objetivo del panista es meramente político.

 

Elementos

  • Y mientras todo el país, incluyendo el municipio de Puebla, se preocupa y ocupa por la Influenza…la alcaldesa Blanca Alcalá Ruiz se fue a Acapulco, en lugar de quedarse a enfrentar la emergencia sanitaria en la ciudad que gobierna. Alguien debería asesorarla y decirle que abandonar la capital en un momento de preocupación social no hará que la ciudadanía confíe en ella. 

  •  

  • La reciente andanada mediática y política contra el ex presidente municipal Enrique Doger Guerrero refleja el temor de algunos precandidatos del PRI a sostener una competencia interna real y democrática por la nominación priísta a la gubernatura.

  •  

  • Además, las críticas y descalificaciones contra el ex edil capitalino ratifican el temor que generó en sus detractores el activismo (real o supuesto) mediático y político de Doger Guerrero, para quien esta actitud de sus adversarios es una buena noticia, porque – como lo dijo don Miguel de Cervantes en su Quijote de la Mancha – “cuando los perros ladran es señal de que se cabalga”.   

  •  

  • Esta nueva campaña antidoger deja claro que a ciertos funcionarios del gobierno, el ayuntamiento de Puebla y la UAP no solamente les resulta muy cómodo promoverse como aspirantes al gobiernos y a la presidencia municipal de Puebla con el cobijo de sus cargos y recursos públicos, que les dan acceso a medios informativos y a contacto directo con la gente, sino que pretenden eliminar por decreto a quien ellos ven como adversario, pese a que el ex rector lleva más de un año fuera del presupuesto gubernamental y a que ellos mismos – a través de sus voceros – lo han declarado muerto políticamente desde hace años.

  •  

  • Y siguiendo con el fuego amigo al interior del PRI-Gobierno, queda claro que las críticas continúas de algunos columnistas y diarios al secretario de Gobernación Mario Montero Serrano salen del mismo gabinete estatal, en especial de dos dependencias, una de las cuales le reprocha las sanciones que el Soapap le impuso a las constructores que están haciendo un jugoso negocio en la zona de Angelópolis, mientras en la otra despacha el que se dice “elegido” y que trata de doblegar a periodicazos a quienes no aceptan su supuesto ungimiento.



  •  
     

     

     
    Todos los Columnistas