Desde la Izquierda


Miguel Ángel de la Rosa Esparza


13/05/2011


Marcelo Ebrard resucita


Cuando ya muchos dábamos por muerto a Marcelo Ebrard en la carrera por la candidatura de las izquierdas para la Presidencia de México el año próximo, debido a la apatía mostrada en el último Consejo Nacional, cuando se renovó la dirigencia nacional del PRD, ocurrió casi un milagro.


Fue el pasado 5 de mayo, en el festejo del aniversario del PRD, cuando rindió el mejor discurso de su vida; hasta abuchearon al que siempre es aplaudido y las reacciones se presentaron en todos los rincones del país. Nadie lo creía. El que se sabía futuro perdedor en la elección de las izquierdas recupera en un discurso mucho de lo perdido; ante hecho tan relevante no me quedó otra que investigar la causa de tan sorprendente reacción, y lo que pude saber es que en una reunión se le preguntó a un importante dirigente del PRD si Marcelo podría ser el candidato del PRD en esta elección del 2012. Y la respuesta fue contundente, el dirigente dijo que la pregunta había que hacérsela al jefe de Gobierno del DF, ya que al parecer parte del perredismo sí lo quiere como candidato, aunque él ha mostrado que no quiere ser. Este diálogo llegó a los oídos de Ebrard y su reacción fue la que escuchamos el pasado 5 de mayo, donde de plano resucitó en esta carrera interna por la candidatura.


Señalaba que la reacción en todo el país fue muy sonora. La cobertura fue inmediata en los medios electrónicos y los periódicos, las plumas más calificadas le entraron al tema y hubo una reacción sobre todo de las clases medias de México que ven con buenos ojos a Marcelo, lo cual es algo que vale la pena analizar.


Las clases medias fueron las que en el año 2000 le dieron el triunfo a Vicente Fox y se dio el hecho electoral que parecía imposible, al menos para nuestra generación: sacar al PRI de Los Pinos. Este mismo sector, aunque a nivel local, fueron las que se volcaron en las urnas el pasado julio y volvieron gobernador al candidato de la coalición Rafael Moreno Valle, los mismas clases medias que en parte le negaron el voto a Andrés Manuel López y en sólo ocho semanas perdió la ventaja de diez puntos porcentuales que traíamos antes de la elección del 2006, por aquella guerra sucia que operó la derecha.


Son las clases medias las que pueden hacer repuntar a Marcelo Ebrard, de adoptarlo como el candidato que puede lograr los cambios que se han buscado para el desarrollo de nuestro país, con un viraje hacia la izquierda, aunque sin sobresaltos o sin riesgos dictatoriales, que es a lo que más temen.

 

Los comentarios de estas clases son que Marcelo Ebrard puede hacerlo como lo ha hecho en el DF: llevar a cabo las acciones que este país necesita para mejorar. Sin embargo, la conclusión de este comentario va en el sentido de que si Marcelo se habrá dado cuenta de la respuesta que tuvo a ese discurso, donde señalo que sí quiere y retó a López Obrador a debates para conocer “de qué cuero salen más correas”. Si se dio cuenta, bienvenida la competencia, por el bien de esta elección interna y por el bien de México.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas