Desde la Izquierda


Miguel Ángel de la Rosa Esparza


22/10/2010


La estrategia de Andrés Manuel López Obrador


Se podrá estar de acuerdo o no con Andrés Manuel López Obrador en sus últimas acciones o declaraciones, pero se tiene que reconocer que ha mejorado notoriamente su estrategia en los últimos días. Esto lo digo en razón de lo siguiente: después de la pésima declaración de Felipe Calderón en el sentido de que no se equivocó en señalar que Andrés Manuel López Obrador es un peligro para México (con lo que simplemente le dio la primera nota en la mayoría de los diarios a nivel nacional, lo mismo que muchos minutos de radio y televisión), Calderón llevó, sin querer, al que considera su peor enemigo político al primer plano nacional.


Luego de este hecho la respuesta magistral realizada por el tabasqueño, que sin exagerar puede ser de las frases célebres de la política, con miras a la elección presidencial del año 2012 fue: “Ni por los 35 mil muertos en la guerra contra el crimen organizado que ha emprendido el señor Calderón lo consideraría a él un peligro para México”. Esta respuesta al titular del Ejecutivo federal —reitero, la puedo calificar de magistral, bien razonada o hasta de cachetada con guante blanco— lo hizo ver muy bien y de entrada le dio todos los reflectores para emprender la última etapa de sus ambiciones por contender por la presidencia de México.


Calderón, estoy seguro de que sin querer, le dio toda la importancia que cualquier político requiere para nuevamente aparecer en los primeros planos de la palestra política nacional. Seguramente feliz por estos hechos, agudizó su estrategia de obstruir la coalición en el Estado de México, que es su principal estrategia para el 2011. Sabiendo que la alianza PT y Convergencia que él promueve no va a ganar esta elección y que el único beneficiario es el PRI y el gobernador de ese estado, Enrique Peña Nieto, quizá sea éste su deseo para ese estado en su próxima elección, en razón de que alcalde de Atlacomulco lo tiene muy bien estudiado y cree saber cómo ganarle, pues desea como nada en el mundo que sea Peña Nieto el candidato del PRI a la presidencia por un lado, como candidato de una coalición de izquierda por el otro, lo tiene todo planeado para polarizar México en el 2012. Ya que estaría Peña Nieto súper peinado en campaña representado a la mafia con ataques desde ahora estructurados, de los que considera dañará la imagen del Góber Miedoso, y por el otro, representando a la gran cantidad de mexicanos resentidos y que verán en él la salida a todas las desgracias que padecemos en este país y que sin lugar a dudas, serán según sus cuentas los que le darán el triunfo.


Al principio decíamos que independientemente de que se esté de acuerdo con esta estrategia o no, como es mi caso, yo deseo que el PRD gane la elección en el estado de México y creo que con una amplia alianza se puede lograr como lo hicimos en Puebla, aunque que tenemos que reconocer que las cosas le están saliendo como las desea, nos guste o no, y él sabe que sus objetivos inmediatos, que pueden ser certeros o errados, se están logrando con más exactitud que un reloj suizo, como dicen mis viejos. Reitero él debe estar feliz.     

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas