Los Conjurados


Erika Rivero Almazán

 

Si una mujer llegara a ser líder del Congreso


Que el exdirector del Dif estatal, Humberto Aguilar Viveros, que la presidenta de la Fundación Colosio Rocío García Olmedo, que el exregidor del ayuntamiento capitalino, Pablo Fernández del Campo, que José Othón Bailleres Carriles, diputado electo por el distrito XIV con sede en Tehuacan.


La baraja está expuesta para elegir mañana, martes 8 de enero al nuevo líder de la bancada priísta, y todo puede ocurrir.


Bueno, ocurrirá sólo lo que el gobernador quiera que pase.


Pero muchas apuestas ya se hicieron a favor de una fémina.


Y es que por primera vez, una mujer podría estar a punto de convertirse en líder de la bancada del PRI del Congreso del Estado y, con seguridad, en presidenta de la Gran Comisión de la próxima legislatura: Rocío García Olmedo, una priísta con 28 años de militancia, no mal vista por de la burbuja marinista por su formación de origen cien por ciento bartlista y con una amplio currículum político.


Pero la cualidad que más pesa en este momento en favor de Olmedo es su estrecha amistad que la une con la presidenta del Comité Ejecutivo Nacional, Beatriz Paredes Rangel, a quien sirvió incondicionalmente en sus campañas electorales de la última década y participó en la toma de decisiones del bunker en la lucha por el Distrito Federal y por la actual presidencia nacional del partido.


Incluso fue Paredes Rangel la que rescató a Olmedo durante el sexenio de Melquíades Morales Flores, tiempo durante el cual permaneció prácticamente relegada del escenario político poblano.


Desde que el presidente del PRI local, Valentín Meneses, confirmó públicamente que Javier López Zavala “no entraría por la puerta de atrás al Congreso (ante la negativa de Mauricio Hidalgo, el gran perdedor de las elecciones pasadas para sacrificar su curul en beneficio del exsecretario de gobernación) y vaticinarle un ‘futuro importante’ en el gabinete de marinista, la baraja de aspirante a dirigir el Congreso mostró algunos rostros.


Pero el común denominador que se mantiene inamovible, a cinco días de que el PRI elija a su líder de bancada, es Olmedo García.


Incluso, la abogada y presidenta de la Fundación Colosio fue directa y severa en su crítica en contra de López Zavala cuando éste intentó llegar al Congreso: “la dirigencia estatal del PRI debe de respetar los resultados de la pasada elección, incluyendo los votos que obtuvo Mauricio Hidalgo en el distrito 17, con cabecera en Tecamachalco. Es un tema que no se ha hablado abiertamente en mi partido, pero estoy convencida de que no se valen los sacrificios. Los priístas debemos de respetar los votos que obtuvieron como candidatos en la pasada elección y así también respetar a los ciudadanos que confiaron en ellos”.


Fue la única diputada electa que dio a conocer abiertamente su punto de vista sobre el delfín del gobernador.
Fuera del camino Zavala, Olmedo tomó más fuerza.


En una entrevista concedida a El Sol de Puebla el primer día del año por José Alarcón Hernández, representante del PRI ante el Insitito Estatal Electoral, reconocido principalmente por sus acertados vaticinios en el juego político de su partido, declaró que surgió una terna ‘natural’ de la cual surgirá el próximo presidente de la Gran Comisión.


Según el politólogo, el gobernador tiene en mente a tres prospectos: el exdirector del Dif estatal, Humberto Aguilar Viveros, la presidenta de la Fundación Colosio Rocío García Olmedo y el exregidor del ayuntamiento capitalino, Pablo Fernández del Campo.


“El factor que determinará quién será el elegido depende fundamentalmente de la relación que lleve con el gobernador Mario Marín Torres, ya que será el interlocutor de las decisiones del ejecutivo estatal en el Congreso durante los últimos tres años de su sexenio”, comentó Pepe Alarcón.


Por supuesto que la cuestión del ‘género’ salió a relucir, una vez que este tema fue fundamental tanto para la designación a la candidatura a la presidencia municipal de Puebla de Blanca Alcalá, como para su victoria que resultó contundente: “aunque es innegable que hoy en día existe una tendencia favorecedora a nivel mundial para que las mujeres ocupen puestos de poder político, dudo que en esta ocasión el gobernador centre su decisión en la cuestión de género. Yo creo que más bien hará su elección con base en su reflexión de con quién podrá llegar a entendimientos más rápidos y acertados en la toma de decisiones, así como también quién cree que tenga la facultad de negociar, tanto con los propios priístas como con los líderes de las otras bancadas de los partidos políticos”.


Si la terna que menciona Alarcón es posible, de todas formas, la tendencia sigue beneficiando a Olmedo.


Recordemos que Humberto Aguilar Viveros, más que relacionada directamente con el gobernador, es gente identificada con Javier López Zavala, y por tanto, no goza de una interacción directa con el mandatario estatal, mientras que Pablo Fernández del Campo, aunque es visto con buenos ojos por Mario Marín, su padrino político fue Rafael Cañedo Benitez (q.e.p.d) y en su momento se vio obligado a buscar el cobijo político del alcalde Enrique Doger.


Rocio García Olmedo podría parecer la carta más conveniente para Marín: una mujer experimentada, con conocimiento del movimiento interno del Congreso (ya fue diputada local), con temperamento templado y poder de convocatoria, así como excelentes relaciones a nivel nacional y ser una de las pocas poblanas que cuenta con el respaldo incondicional de Paredes Rangel. 


Además, Mario Marín suele premiar a su gente: fue de todos conocido que la oferta para ocupar la candidatura a la diputación por Atlixco fue rechazada por varios connotados priístas debido a que las preferencias electorales beneficiaban por un margen de 2 a 1 al PAN.


Fue sin embargo García Olmedo la única que decidió aceptar un reto que parecía perdido de antemano.


Las tendencias no se equivocaron porque Atlixco fue una de las cabeceras que más trabajo costó al PRI ganar.


La priísta también tiene a su favor el trabajo que ha realizado a lo largo de su carrera en beneficio de la equidad de género, así como su labor constante a través de publicaciones que hablan en contra de la violencia en contra de las mujeres.


Su último artículo publicado (en el suplemento Mujeres de 10), titulado ‘¿Golpes a cambio de flores?’, comenta lo siguiente:


“Hace una semana, con motivo del Día Internacional  para la Eliminación de la Violencia hacia las Mujeres, una amiga envió a mi correo electrónico, un poema de autor anónimo que ya había escuchado en una conferencia nacional el año anterior, pero que no había tenido la oportunidad de obtener.


“Los datos presentados señalan que 2 de cada 3 mujeres sufren violencia o van a ser víctimas de violencia a lo largo de su vida. Esa es una terrible violación a los derechos humanos que no es inevitable, por ello, con el deseo de que continuemos haciendo visible este problema de consecuencias sociales y de salud pública, transcribo el poema mencionado para que nos sirva de reflexión:


“No es mi cumpleaños o ningún otro día especial.


Tuvimos nuestro primer disgusto anoche y él dijo muchas cosas crueles, que en verdad me ofendieron; pero sé que está arrepentido y no las dijo en serio, porque él me mandó flores hoy.


“¡Recibí flores hoy! No es nuestro aniversario o ningún otro día especial.


Anoche me lanzó contra la pared y comenzó a ahorcarme.


Parecía una pesadilla, pero de las pesadillas despiertas y sabes que no es real.


Me levanté esta mañana adolorida y con golpes en todos lados, pero yo sé que está arrepentido; porque él me mando flores hoy.


“¡Recibí flores hoy! Y no es día de san Valentín o ningún otro día especial.


Anoche me golpeó y amenazó con matarme.


Ni el maquillaje o las mangas largas podían esconder las cortadas y golpes que me ocasionó esta vez. No pude ir al trabajo hoy, porque no quería que se dieran cuenta. Pero yo sé que está arrepentido; porque él me mandó flores hoy.


“¡Recibí flores hoy! Y no era el día de las madres o ningún otro día especial.


Anoche él me volvió a golpear, pero esta vez fue mucho peor.


Si logro dejarlo, ¿qué voy a hacer?,  ¿cómo podría yo sola sacar adelante a los niños?,  ¿qué pasará si nos falta dinero?


Le tengo tanto miedo.


Pero dependo tanto de él, que temo dejarlo. Pero yo sé que está arrepentido; porque él me mandó flores hoy.


“¡Recibí flores hoy!  Hoy es un día muy especial. Es el día de mi funeral.


Anoche por fin logró matarme. Me golpeó hasta morir. Si por lo menos hubiera tenido el valor y la fortaleza de dejarlo, si hubiera aceptado la ayuda profesional, hoy no hubiera recibido flores!”.


El destino final de García Olmedo lo sabremos pronto.


Finalmente el próximo 10 de enero será cuando los diputados electos de la próxima legislatura se reunirán para elegir a la Mesa Directiva que habrá de tomar posesión el 15 del mismo mes, así como para designar a quién será el responsable de dar respuesta al tercer informe de gobierno que ocurrirá en la misma fecha. 




 
 

 

 
Todos los Columnistas