Los Conjurados


Erika Rivero Almazán

 

Moreno Valle entra al Pan de la Angelópolis


La asamblea municipal del PAN de ayer domingo dejó claros cuáles son los nuevos escenarios, principalmente, para los aspirantes a la candidatura a la gubernatura.


De la lista elegida de 22 consejeros del municipio de Puebla que competirán el 1 de junio para convertirse en consejeros estatales, quedan dispuestos así las filias:

 

1.- Pablo Rodríguez Regordosa (yunque)
2.- Pablo Montiel (yunque)
3.- Juan Bosco Rosillo (yunque)
4.- Germán Rojas (yunque)
5.- Eduardo Morales (yunque)
6.- Arturo Flores Grande (yunque)
7.- Genaro Ramírez (Ángel Alonso- Genaro Ramírez)
8.- Eduardo Louvier (Moreno Valle)
9.- Hilario Gallegos (Ana Tere)
10. - Jonathan Soriano (yunque)
11. Rafael Von Raesfeld (yunque)
12.- Ángeles Garfias (yunque)
13. Alfonso Bello (yunque)
14.- José Antonio Díaz García (yunque)
15.- Ángel Alonso (Ángel Alonso-Genaro Ramírez)
16.- Araceli Limón (Ana Tere)
17. Ana Eugenia Grajales (Ángel Alonso- Genaro Ramírez)
18.- Horacio Quenel (Ana Tere)
19.- Araceli González (yunque)
20. Genoveva Jiménez (Ana Tere)
21.- Irma Adela Fuentes (Ana Tere)
22.- Elizabeth Contreras (Ana Tere)

 

Veamos:

 

1.- Rafael Moreno Valle apoyó al hoy presidente del Comité Municipal, Bernardo Arrubarrena y gracias a este acuerdo logró posicionar a uno de los suyos (Eduardo Louvier) en la lista de los 22 consejeros municipales, además de incluir entre sus filas a operadores panistas de la ciudad de Puebla. El ala conservadora del PAN municipal ve con mejores ojos a Moreno Valle para una futura alianza que a su rival más inmediata: Ana Teresa Aranda. Y si bien tanto Pablo Rodríguez Regordosa- Pablo Montiel aún no pactan con Moreno Valle, por descarte, es pronto que lo hagan: Bernardo ya empezó a tejer esa unión, mientras que la Doña, es un nombre impensable.

2.- Los números no engañan y la lista de consejeros es más que evidente: Ana Teresa Aranda logró acomodar a sus suyos con una cifra (6 lugares) que la posiciona como una de las figuras más influyentes del panismo, al igual que el dueto Ángel Alonso Díaz Caneja y Genaro Ramírez.

 

3.- De igual manera, aunque no con la misma fuerza de antaño, se demostró que el dueto Pablo Rodríguez-Pablo Montiel siguen manteniendo el control del padrón, y por lo tanto, del PAN en el municipio: toda su gente fue incluida en los primeros lugares de la lista. Pero ojo, en corto, Rodríguez Regordosa se quejó amargamente, porque si bien es el número uno de la lista, presumió que alcanzaría 400 votos y no los 200 que reportó.

 

4.- Tras la asamblea municipal, el PAN logró cierto equilibrio de fuerza, y por tanto, el efecto fue de paz, de tregua, y hasta cierto punto, que los ánimos alebrestados se calmaran.

 

5.- No por ello, en la batalla hubo heridos. Los grandes perdedores fueron Humberto Aguilar Coronado y Luis Olmos. El senador deja evidenciado así que sus aspiraciones a la gubernatura sólo se quedan en deseos y en la operación mediática efectiva que nunca se ha traducido a nivel operativo al interior del partido, ya que ninguno de sus simpatizantes que compitieron por la consejería fueron electos: Pedro Gutiérrez, Gabriel Balandra Jara, Carlos Ibáñez, Jaime Zurita, Agustín Quiroz... ninguno quedó.


6.- El caso de Luis Olmos también dramático porque aunque fue presidente de la comisión electoral interna y apostó todas sus canicas a favor de Bernardo Arrubarrena en la elección a la presidencia del CM no pudo hacer ganar a Mari Carmen Blanco, Rafael Calva, Edgar Calva o a él mismo de entre los 70 aspirantes a la consejería.


7.- Otro de los grandes perdedores es, nuevamente el paredismo: tanto el excalcalde Luis Paredes como Héctor Montiel no lograron romper el quórum a través de la candidatura fallida de Miguel Ángel Dessavre, quien determinó de última hora no presentarse a la asamblea, así como ninguno de los operadores del paredismo. Es decir, de la amenaza, de la advertencia sobre “habrá sorpresas”, sólo queda claro que la disidencia es incapaz de unirse para activar un proyecto inteligente, novedoso y que inspire un ánimo ganador.


Dessavre queda en una incomodísima posición ante su partido, pues ahora deberá cumplir su promesa de hacer pública una denuncia sobre supuestas amenazas de las que fue víctima, a revelar nombres y apellidos de quiénes lo hostigaron así como de proceder legalmente en su contra.


¿Se atreverá?


Otro dato: Dessavre acusó ante las cámaras de televisión a Arrubarrena de ser un déspota, controlador, manipulador e hijo del yunque, sin embargo, el pasado viernes, a dos días de la asamblea, llamó al celular de Arrubarrena para desearle ‘toda la suerte del mundo’, que ojalá ganara y que se disculpaba con él, porque nada de lo que había hecho era personal, por el contrario, lo admiraba profundamente. (¿usted entiende a Dessavre?).

 

8.- Bernardo Arrubarrena ganó la presidencia del CM en una contienda descafeinada, predecible y con un escenario a favor inigualable en los últimos años: arrasó con 486 votos a Marco Antonio Ramírez, el candidato ‘independiente’ que obtuvo apenas 169 votos, y eso gracias al apoyo de última hora de Genaro Ramírez, quien, aún a sabiendas de que no ganaría, estuvo de acuerdo en apoyar a una figura joven, de buenas intenciones y no yunque.


9.- Sin embargo, el reto de Arrubarrena es brutalmente difícil: fue el presidente municipal panista con la votación más baja (Pablo Rodríguez llegó a más de 600, Jorge Ehligner a más de 500). Del registro de la jornada del domingo se reportaron mil 109 panistas, o sea, que se quedó a votar la mitad más cien y un 40 por ciento decidieron o no quedarse o de plano no ir. Así los número, de los 3 mil panistas en la ciudad, sólo el 15 por ciento votó por Arrubarrena.


10.- Estos números demuestran que Bernardo deberá esforzarse en un tiempo record de año y medio (que dura su presidencia) en construir un liderazgo entre las filas del PAN, demostrar que existe una independencia real de Los Pablos y que puede convertirse en uno de los líderes jóvenes del PAN que llevará a su partido a una apertura y modernidad que se necesita para lograr victorias electorales. Es decir, que Arrubarrena la tiene más que complicada, sobre todo, si sus pretensiones son reelegirse en la presidencia.




 
 

 

 
Todos los Columnistas