Los Conjurados


Erika Rivero Almazán

 

Entre Ana Tere y Moreno Valle la pugna del PAN por la gubernatura


Una vez que el Pan aprobó este fin de semana la reforma de estatutos con lo cual abrirá las candidaturas a los ciudadanos, a nivel nacional empezó a barajarse el juego de la sucesión y la lucha por los puestos de elección popular.


Por supuesto en Puebla empieza a definirse los posibles escenarios así los lógicos descartes, con base en las expectativas y posibilidades de los 4 que dicen querer la candidatura a la gubernatura.


Esto, aunado a la asamblea municipal para elegir consejeros celebrada hace dos semanas, más el paso decisivo que dio el Pan para convertirse en un partido electoralmente más competitivo, en el estado quedan dos posibilidades reales para tal competencia: Ana Teresa Aranda (con todo y que supuestamente fue abucheada en la asamblea nacional) y Rafael Moreno Valle.


Rezagados, quedan Ángel Alonso Díaz Caneja y Humberto Aguilar Coronado.


Veamos.


Respecto a la Doña, se supone que su cargo en la subsecretaría de Gobernación federal la alejaría de Puebla, y por tanto, dificultaría su nivel operativo al interior de su partido, tal y como sí a sucedido en otras ocasiones, cuando fue directora del DIF y después como secretaria de Desarrollo Social en el gabinete presidencial.


Pero es cotidiano verla los fines de semana en su departamento de la Calera, sosteniendo reuniones de trabajo con su gente para ponerse de acuerdo sobre la estrategia que aplicará en cada momento: lo hizo en la pasada asamblea municipal, por ejemplo.


Y es que entre la militancia panista la señal de Ana Tere ya fue captada: va por la gubernatura, y ahora sí hasta el final.


Ya tiene el aval principal: el de su amigo, el presidente Felipe Calderón, quien urge de sumar estados al panismo, y Puebla representaría una victoria sin precedentes, dado su categoría de bastión priísta.


Recordemos que Calderón decide rescatar a su incondicional poblana (nacida en Guanajuato, por cierto) tras el duro revés en la contienda interna por la presidencia municipal de Puebla, y le ofrece un puesto privilegiado, también después del rechazo de los senadores panistas para promoverla como embajadora de Chile, iniciativa del propio Calderón.


Con esta acción, queda claro que el presidente cuida, protege y promueve a Ana Tere, quien en una de sus últimas visitas a Puebla no se muerde la lengua y desafía nuevamente al panismo poblano y evidencia al presidente del Comité Estatal, Rafael Micalco al declarar ante la prensa que Rafael Moreno Valle tiene a la dirigencia a su servicio: “nada va a pasar si no trabajamos unidos en el 2009, y ahora ya no habrá comités que trabajen para un candidato...", “Rafael (Moreno Valle) no sólo tiene abierta la puerta abierta del Comité Municipal, sino que tiene al comité estatal a su servicio, creo que el cambio de estatutos cambiará las cosas para el PAN, y con el cambio de estatutos ya no podrá haber comités que estén al servicio de nadie". ( El Sol de Puebla, 30 de Marzo del 2008)


El atrevimiento de Ana Tere no fue engendrado por un acto de bilis: fue la única manera que encontró para evidenciar la estrategia del Yunque poblano, que ya trabaja de manera conjunta con el expriísta para convertirlo en la carta fuerte del PAN.


La única que puede oponerse a estos planes, con altas posibilidades de destruirlos es Ana Tere.


Nadie más.


Ni Ángel Alonoso Díaz Caneja ni Humberto Aguilar Coronado.


A favor de la Doña funcionan dos fuerzas: el nexo directo y apoyo del presidente Felipe Calderón, así como el más alto índice de aceptación entre los poblanos: por tres años consecutivos aparece en primer lugar de lista de todas las empresas de consultoría que preguntan por quién votaría para gobernador.


Y esa es una realidad: ayudada por su condición de mujer, Ana Tere supera a cualquier rival de su partido, y hasta el de su adversario: el PRI.

 

Moreno Valle, el favorecido

 

El estigma de que el senador Rafael Moreno Valle cuenta con el apoyo de la dirigencia estatal y municipal podría ser secundario si se toma en cuenta el activismo político que mantiene el senador desde hace más de 6 años: él no trabaja para el PRI, ni para el PAN, trabaja para acrecentar su imagen personal.


Moreno Valle no espera el consentimiento del yunque: va por él.


Y al parecer, para la ultraderecha resulta ser un sujeto con más posibilidades de negociación que una de las suyas: Ana Tere saca ronchas a los panistas de cepa.


Recientemente, con un envidiable octavo lugar, Eduardo Louvier se convirtió en el primer consejero promovido por Rafael Moreno Valle, logrando así su primera victoria en cuanto a ocupar un lugar estratégico al interior del partido, un terreno inexplorado para el senador con aspiraciones a ocupar casa Puebla.


Moreno Valle también hizo público su apoyó al hoy presidente del Comité Municipal, Bernardo Arrubarrena y gracias a este acuerdo logró posicionar a uno de los suyos en la lista de los 22 consejeros municipales, además de incluir entre sus filas a operadores panistas de la ciudad de Puebla.


El ala conservadora del PAN municipal ve con mejores ojos a Moreno Valle para una futura alianza que a su rival más inmediata: Ana Teresa Aranda. Y si bien tanto Pablo Rodríguez Regordosa- Pablo Montiel aún no pactan con Moreno Valle, por descarte, es pronto que lo hagan: Bernardo ya empezó a tejer esa unión, mientras que la Doña, es un nombre impensable.


Sin embargo, la principal fortaleza de Moreno Valle es el interior del estado, en donde desde que fue secretario de Finanzas en el sexenio de Melquíades Morales Flores, construye una complicada red que respaldan sus aspiraciones entre perredistas, panistas, priístas, petistas y hasta del partido Convergencia y de Nueva Alianza, por supuesto, el partido de la maestra Elba Esther Gordillo, su mentora a la que le debe la negociación con Calderón para la senaduría que hoy disfruta.


Hoy, es innegable que el más favorecido con la ruptura de candados para la afiliación y manejo del padrón electoral, mismo que por primera vez no estará al alcance de controlar los caciques de la derecha, es Rafael Moreno Valle: es como concederle un cheque en blanco para afiliar al por mayor a adherentes panistas.




 
 

 

 
Todos los Columnistas