Dios en el poder


Selene Ríos Andraca
[email protected]
Twitter: @SeleneRios ([email protected])

03/11/2011


Las bribonadas de Natale




Dios en el Poder al servicio de la comunidad.


Solicita su apoyo y atención para localizar a la siguiente persona:


Juan Carlos Natale López.


De 30 años de edad.


Se le vio por última vez en el Congreso de la Unión presumiendo su Segundo Informe de Labores.


Como señas particulares tiene una cicatriz en el rostro, la voz gangosa y a veces padece de sus facultades mentales.


Cuidado.


No es agresivo, pero sí peligroso.


Sus acciones provocan revueltas en las instituciones públicas de salud.




Hace unas semanas, el diputado federal del Partido Verde realizó una ardua campaña por tierra y por aire para promocionar sus logros en la Cámara Baja y para rendir cuentas a sus representados. (No, no para posicionarse en pos de una candidatura al Senado).


Como Juan Carlos Natale trabaja para todos los poblanos en San Lázaro, los citadinos tuvimos que ver su lindo rostro en la mayoría de los autobuses con algunos de sus éxitos en San Lázaro, como la Ley del Primer Empleo y los famosos e indispensables vales de medicina.


El publicista de Natale resultó todo un éxito.


Clap.
Clap.


Natale en la oficina.
En la escuela.
En el baño.
En el gimnasio.
En los camiones.
En las calles.
En la radio.
En la tele.
En los árboles.
En los postes.


El único problema es que algunos inocentes poblanos le creyeron al diputado.


Oh dear Lord.




Temo anunciarles que los famosos vales de medicina son fakes, falsos, pirañas, falaces, apócrifos, piratas, embusteros, engañosos, arteros, impostores, embaucadores…


¡No existen!


Bueno, tal vez sí pero sólo Dios y Natale saben dónde.




Algunos crédulos llegaron a las clínicas públicas exigiendo los vales prometidos por el flamante Natale.


—¿Y mis vales de medicina, señorita?
—¿Cuáles vales?
—Dice el diputado que ya hay vales, démelos…Quiero mis vales, déme mis vales, no me robe mis vales…
—¿De qué habla?
—De los vales de medicina que anuncia un güerito en los camiones, en la tele y en la radio…


Esta conversación se repitió en varias clínicas públicas de la entidad por culpa de Natale.


La desesperación de las delegaciones del IMSS y del ISSSTE llegó al grado de colocar letreros para evidenciar la estafa del diputado con la leyenda:


“Hospital regional. ISSSTE Puebla. No otorga vales de medicamentos”.

 

Plop.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas