Dios en el poder


Selene Ríos Andraca
[email protected]
Twitter: @SeleneRios ([email protected])

16/11/2010


Blanquita turista
(Contingente Puebla en Tw)



Desde hace más de un mes la comunidad tuitera ha exigido de reiteradas formas a la alcaldesa Blanca Alcalá Ruiz que informe de los gastos y beneficios de su viaje al Medio Oriente, donde participó en el congreso internacional “Ciudades del Conocimiento y Juventud”.


A raíz de su participación en el congreso celebrado a finales de septiembre en Kuwait, Blanca Alcalá se convirtió en la política poblana más famosa y mencionada en el Twitter con el tag #Blanquitaturista, y los primeros reclamos fueron originados por el movimiento Contingente Puebla (#ContingentePue).


Al principio las preguntas para la munícipe fueron formales y hasta serias, pero dada la indiferencia de Blanca Alcalá los cuestionamientos subieron de tono y, aun así, la alcaldesa continúa ignorando olímpicamente a los ciudadanos que quieren saber cómo se materializará la asistencia de su presidenta a la XV Asamblea General de Ciudades Árabes.


Blanca Alcalá recibe a diario más de una veintena de tweets en su cuenta sobre el tema y la señora no se ha dignado ni siquiera a evadir los cuestionamientos —como suele hacerlo en todas las entrevistas.



El comunicado de prensa remitido por la Dirección de Comunicación Social del Ayuntamiento capitalino establece que Alcalá participó en el Congreso compartiendo “prácticas exitosas implementadas a lo largo de su gestión sobre el impulso de ciudades habitables, sostenibles y culturalmente ricas que impactan en la vida de los ciudadanos”.


Obvio, la pregunta es:


¿Cuáles son las prácticas exitosas implementadas en Puebla que han hecho a la ciudad habitable, sostenible y culturalmente rica?


Miau.


En dicho acto, Alcalá planteó “los retos actuales que enfrenta la urbanización de las metrópolis, como la problemática rural-urbana, la economía de aglomeración y el empleo juvenil”.


Surge la duda:


¿Qué ha urbanizado Blanca Alcalá durante su gestión?
¿Qué problema rural-urbano ha resuelto en sus casi tres años de gobierno?



Por supuesto, las preguntas más recurrentes que Alcalá se niega a responder son:


¿Cuánto se gastó del erario a su viaje al otro lado del mundo?
¿Qué proyectos “exitosos” presumió?
¿Qué aprendió en el Congreso internacional?
¿Qué programas aprendidos implementará en los escasos meses que le restan de gobierno?
¿Cuáles son los beneficios de su viaje al Medio Oriente?
¿Cómo se materializarán sus “conocimientos” adquiridos en el evento?



Aunque el comunicado emitido por el Ayuntamiento señala que los gastos fueron absorbidos por los árabes, la inocente pregunta es:


¿Dónde están las pruebas de que no se gastó un peso del dinero público?
¿Por qué no demuestra que los poblanos no invirtieron ni un centavo en su exótico viaje?



Contingente Puebla ha sumado a poblanos a la exigencia de que Blanca Alcalá transparente sus acciones y explique las dudas ya mencionadas.


Es incomprensible que la alcaldesa ignore a los ciudadanos que todos los días le están haciendo la misma pregunta estructurada en diversas formas.


Aunque está a unas cuantas semanas de abandonar el Palacio Municipal, es importante que los poblanos obtengan respuestas directas y concretas de su alcaldesa.


Sino, para qué diablos Alcalá abrió su cuenta en Twitter.


¿Para medir su popularidad?
¿Para leer felicitaciones?
¿Para hacerse de fans?
¿O para establecer un contacto directo con sus gobernados?


Tal vez Alcalá Ruiz comulgue con la idea del articulista del New Yorker, Malcolm Gladwell, en el sentido de que la revolución no se hace en Twitter.


Sin embargo, David Kirkpatrick tiene una amplia teoría sobre el impacto de las redes sociales en la credibilidad de las personas y de las autoridades.


¡Queremos respuestas, Blanquita Turista!



Germán (Lalo Moro). Lamento profundamente la muerte de Germán Flores Moro, desmadroso atroz capaz de encender una fiesta atiborrada de puritanos y upaepianos. Me sumo al dolor de su familia y de sus entrañables amigos William Maldonado, Xúchitl Vázquez, Viridiana Alcaide e Israel Herrera, así como del resto de mis compañeros de generación de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) que, como yo, tuvieron la suerte de conocer al “Matrix”.  

 

Descansa en paz, querido.

 

By the way… ¡Qué gran mordida de labio!



 
 

 

 
Todos los Columnistas