Dios en el poder


Selene Ríos Andraca
[email protected]

17/08/2010


El arcoíris resplandece



Clap
Clap
Clap


Destapemos el champagne.


Que suenen las fanfarrias.


Soltemos las serpentinas.


Arrojemos el confeti.


Contratemos unos mariachis.


¡Hagamos una fiesta!


¡Brinquemos como locos!


Brindemos por los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pero no por Sergio Aguirre Anguiano y Guillermo Ortiz Mayagoitia que privilegiaron los tabúes, la discriminación, la homofobia y sus preceptos religiosos para oponerse a que las parejas homosexuales puedan contraer matrimonio y adoptar a menores de edad.


Esta es la segunda vez que el gobierno de Felipe Calderón pierde en el máximo tribunal del país; la primera derrota del gobierno calderonista fue cuando impugnó, a través del titular de la PGR, la interrupción del embarazo antes de las 12 semanas de gestación; y ahora, las uniones entre personas del mismo sexo y las adopciones infantiles.


¡Qué barbaridad! 


Qué ganas tengo de abrazar a los nueve ministros y de cachetear al par de retrógradas.


Aunque confieso que me dio más náusea la postura de la Santa Iglesia Católica.




El vocero de la Arquidiócesis de México, Hugo Valdemar, sostuvo que los ministros actuaron de manera frívola al declarar constitucional la adopción de menores por familias homoparentales, ya que denigraron a los infantes a la calidad de “perros y gatos”.


¡Santo Dios!


¡Qué aberrante, intolerante y reaccionaria la postura de la Iglesia Católica!


Pero lo peor es que el sacerdote considera a las leyes que privilegian la equidad como un fenómeno más destructivo que el narcotráfico: “Han creado leyes destructivas de la familia, que hacen un daño peor que el narcotráfico. Marcelo Ebrard y su partido, el PRD, se han empeñado en destruirnos”.


¡Oh lord!


En serio, no sé si reírme o llorar.


¿En serio alguien puede pensar que en el país hay algo peor que el narcotráfico y sus matanzas?


¿Es “peor” que una pareja homosexual firme el contrato social del matrimonio a que unos sicarios descuarticen a 60 mil cristianos?


¿Es más “aberrante” que los homosexuales adopten a un niño sin hogar y sin amor a que unos cuantos se enriquezcan por enfermar a la sociedad con sustancias psicoactivas?


¿Es  “más inhumano” que una mujer decida abortar por razones personales a que un ejército de desalmados desaparezca y mate a periodistas por “ejercer” su trabajo?


¡Qué estupidez!


¡Qué pequeñez!


No cabe duda, los jerarcas católicos tienen una imaginación infinita que nunca dejará de sorprendernos.




Y por si eso fuera poco, Puebla, más que un estado de la República, parece una isla bananera insertada en el Golfo de México.


La odiosa mayoría priista en la LVII Legislatura tiene la oportunidad de oro de aprobar las Sociedades en Convivencia antes de la renovación de los miembros del Congreso local.


Pues, aunque ganó la “oposición” el pasado 4 de julio, está claro que la izquierda no se tomará el tiempo de contrariar los deseos de Rafael Moreno Valle.


Al inicio de la campaña, Moreno Valle dijo en una entrevista para CAMBIO Televisión que no apoyaría la renovación legislativa para la minoría que representa la LGBTTTI (lesbianas, gays, bisexuales, travestis, transexuales, transgéneros e intersexuales).


La única esperanza para tratar el tema recayó en la bancada del PRD, integrada por el chofer de Miguel Ángel de la Rosa, un panista de Ciudad Serdán y el guapísimo Tony Gali.


Miau


Lo más deprimente es que el líder estatal del PRD, antes de pelear por los ideales y las banderas del sol azteca, preferirá ser el más obediente de los siervos para acomodarse en el nuevo gobierno morenovallista.


En días pasados, De la Rosa dijo en una entrevista que “esos no son temas de nuestra agenda”.


¿Qué, qué? 


¿Y cuáles sí?


La única diferencia entre el PAN y el PRD es que uno pelea “por la vida y la moralidad”, mientras que el otro pugna por la pluralidad y la diversidad.


¿Entonces, presidente, usted qué es, perredista o payaso morenovallista?


—Perdón por la pregunta, pero ya sabe, es otra de mis ocurrencias—.




El pozole alucinógeno y otras drogas


Snif, snif, snif


Bua, bua, bua


Burrr, burrr, burrr


Iñá, iñá, iñá


Pí, pí, pí, pí


—¡Chin! Ya no conozco más onomatopeyas de llanto—


Lloro de dolor.


Dolooooooor.


Berreo por la maldita intoxicada que me puse con ese pozole guerrerense.


¡Caray!


Yo qué iba a saber que el pozole “verde” estaba hecho a base de “hierbas” y no de pepitas.


Perdón jefe, reconozco que fue un descuido fatal, sobretodo porque lo comimos juntos.


Jajaja


Ambos montamos el mismo unicornio que nos trasladó al Mundo de lo Insólito.


¿Que los 12 Magníficos es una mera ocurrencia mía?


¿Que mi ignorancia sobre las peleas entre periodistas me hizo alucinar?


Uff


Dejo a su disposición una plática que sostuvimos el pasado jueves en el programa de televisión para que se incluya usted también en “mi viaje”. (http://www.youtube.com/watch?v=QMC7X7ewrhM)


¿O me va a reclamar por creerle?


Por otra parte, le doy la razón cuando cuestiona que esta reportera nunca escribió la postura retrógrada de Rafael Moreno Valle en los temas de aborto y matrimonios homosexuales.


En efecto, nunca critiqué a Moreno Valle por el tema en “Dios en el Poder”, aunque sí lo hice en la entrevista del 14 de abril de 2010 realizada en CAMBIO Televisión y el reclamo se lo hice cara a cara. (http://www.youtube.com/watch?v=4YgqD9dEBL4&feature=related)


También tiene razón al decirme que nunca hablé sobre la peligrosa cercanía entre el gobernador electo y Elba Esther Gordillo.
Y tal observación, no puedo solventarla.


Confieso que me fue imposible superar las vastas críticas realizadas sobre el tópico en todas las excelsas columnas de Puebla. 


Espero, con ello saldar sus dudas, señor director.


Y si no es mucha molestia, también le suplico termine con mi triste y lenta agonía, que me libre usted de las dudas ya expuestas en la entrega anterior.


¿Qué más?




P.D. Recibo las aclaraciones sobre mi columna pasada de mi tío, don Gabriel Sánchez Andraca, por su inclusión en los 12 Magníficos, así como de Alejandro Mondragón, quien se tomó la molestia de enviarme un correo electrónico en lugar de ofenderme públicamente como acostumbra.


Publico el e-mail íntegro enviado por el conductor del programa radiofónico Al Portador:

 

“Nada más le preciso a usted que jamás estuve en la citada reunión de columnistas para acordar temas de la semana durante el pasado proceso electoral. La información carece de sustento. De hecho, nunca he estado en algún encuentro con su director editorial. Gracias Alejandro Mondragón”.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas