Dios en el poder


Selene Ríos Andraca
[email protected]

19/08/2010


La Princesa y el Rey de Chocolate



Tan, tan, tatán. Tan, tan, tatán…
Tan, tan, tatán. Tan, tan, tatán…
Tan, tan, tatán. Tan, tan, tatán…
—Léase en tono de la “Marcha nupcial”—


Cruuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuhhggggg.
—Léase como canción cortada por el DJ—


Sí, ya sé, ya sé, así comenzó una columna de hace meses.


Pero, así es el amor.


¡Aaaaaahh!


Suspiros


Y más suspiros.


El lindo cuento de fantasía que ni siquiera Disney habría podido contar.


Después del frustrado intento de la Reina por separarlos, tras una ardua lucha contra villanos y de una frustrada diputación local, al fin, la pareja encontró la calma y selló su amor eterno.




El dulce y tierno final que todos esperábamos:


El Rey de Chocolate derribó las espinas y llegó al castillo a besar a la Princesa.


El Rey de Chocolate mató al dragón con su espada y rescató a la Princesa.


La Princesa soltó su larga cabellera y el Rey de Colócate escaló la torre para llegar a ella.


El Rey, al fin, encontró a la Princesa recostada y rodeada de siete enanos.


El Rey halló a la dueña de la zapatilla de cristal.


El Rey esquivó al dragón con la Princesa a cuestas en su noble corcel.


Uff


¡Qué dramas!


¡Qué sufrimiento!




Eres tú, el príncipe azul
que yo soñé,
Eres tú y  tus ojos me vieron
con ternura de amor,
y al mirarme así
el fuego encendió mi corazón ,
y mi ensoñación se hizo realidad,
y te adoraré como aconteció
en mi sueño ideal. 


—Al ritmo de Sleeping Beauty


Señores: Blanca Alcalá se despedirá del Palacio Municipal con una gran boda en plena época decembrina.


Desde la semana pasada, Karina Romero Alcalá es oficialmente la prometida de Édgar Chumacero.


Clap
Clap


Lagrimitas.


En una romántica velada, Édgar se hincó ante Karina con anillo en mano y le pidió que pasaran juntos el resto de sus días.


Ella, obvio, dijo sí.


¡Adoro las bodas!


Aunque me pongo muy sentimental.


¡Felicidades chicos!

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas