Dios en el poder


Selene Ríos Andraca
[email protected]
Twitter: @SeleneRios ([email protected])

20/09/2011


El Zavritas
(De candidato a patiño)



Primero, canceló la gira a Michoacán.


“Esto es más importante”, pensó


Javier López Zavala comenzó a hacer las llamadas correspondientes.


Presumió a sus aliados la buena nueva.


El anuncio se haría al día siguiente en una conferencia de prensa.


Su rival le levantaría la mano.


Él agradecería con halagos, el gesto.


Exhortaría a Blanca Alcalá y a Enrique Doger a seguir el ejemplo de su otra vez amigo. 


Presumiría su capital político y por qué no, también pagaría la rueda de prensa y hasta lo invitaría a comer.




Cuando alguien como Paco Ramos te falta al respeto, significa que ya tocaste fondo.


Ya no hay vuelta atrás.


No hay retorno.


Cuando alguien como Leobardo Soto se ríe de ti, implica que ya eres un nobody


Sólo te falta protagonizar La risa en vacaciones.


Y ya.


No more to say.




Los diputados poblanos del PRI en el Congreso de la Unión agarraron la maldita manía de hacerse bromitas pesadas para perder el tiempo en las largas y monótonas sesiones de la Cámara Baja.  


Las vaciladas siempre clásicas: tomar la Blackberry, el iPhone o cualquier móvil para escribir tonterías en el feisbuk, tuirer o mandar mensajes jocosos a través del pin, cuando el propietario se levantara al baño, a saludar o a lo que sea.




Fernando Morales dejó su Bb por más de tres horas sobre su curul.


Luego de hablar con quién sabe cuántos diputados, regresó a su lugar.


Revisó su móvil y encontró un mensaje de López Zavala:


“Amigo, yo valorar mucho tu gesto y estar de acuerdo en hacerlo mañana”.


Fernando Morales leyó desconcertado el mensaje, le restó importancia y se salió del Pleno.


“Miau ¿Y éste de qué habla?”, pensó.


Pasadas las horas, ya por la noche, Fernando Morales recibió la llamada de un amigo suyo:


—¿Qué onda, pues qué te pasa?
—¿De qué hablas?
—Pues, Zavala está organizando una rueda de prensa para mañana, un desayuno.
—¿Y?
—¡Pues, que vas a declinaaaaar por él!
—¿Estás borracho? ¿De qué hablas?
—Que vas a declinar a favor de López Zavala para la candidatura al Senado. Ya hasta canceló su gira por Michoacán.
—Estos hijos de la chingada…




Mientras, Fernando Morales se ausentó de la curul y abandonó su teléfono, Leobardo Soto y Paco Ramos se pusieron chistositos.


Tomaron la Bb de Morales Martínez y sostuvieron una conversación vía mensaje, con el candidato fallido a la gubernatura.


—Javier, ya lo estuve pensando, y ya entendí. Tú tienes capital político y la verdad, no puedo competir contra ti. Es más, mañana mismo estoy dispuesto a declinar por ti para la candidatura al Senado.
¿Tú, amigo Fernando, declinar por mí?
¡Sí! ¡Cómo no! Eres la mejor opción, Javier.
¿Fernando, poder hacerlo mañana mismo? ¿O qué día acomodarte mejor para yo convocar a rueda de prensa?
Ya, mañana mismo, Javier.




Fernandito le llamó a López Zavala y le explicó que todo, que absolutamente todo, era una broma de Paquito Ramos y de Leobardo Soto y el candidato fallido respondió con toda la dignidad del mundo:


Yo tener todo calculado. Claro, amigo, yo saber que todo ser broma.


Yisus Craist.

 

El Gran Elmer
El colaborador asiduo y tendencioso de Dios en el Poder, Elmer Sosa, es sin duda, uno de los grandes talentos de México en los monitos y los carteles. El señor Sosa obtuvo el primer lugar a nivel mundial en la 5th International Poster Exhibition Lima-Peru  “Walls Down” 2011 en la categoría  Faber-Castell (que es una marca de artículos para diseño).


De 105 carteles seleccionados de Argentina, Perú, China, México, Irán, Venezuela, Turquía, Colombia, Italia, Polonia, Portugal, Hungría, Ecuador, Uruguay, España, Canadá, Corea del Sur, Estonia, Estados Unidos y Japón, nuestro querido monero ganó.


¿A poco no es un orgullo este monito?


Como siempre, Elmer.


Estoy emonerada de ti.


Felicidades y gracias, siempre.

 

Me enamoré de un marinista


Sí, es ilógico.


Incomprensible.


Inaudito.


Escandaloso. (Perdóname, mamá)


Sí, lo sé, también incongruente.


Pero es cierto.


Bastó que tomara el micrófono, se arrancara las gafas y soltara:


Qué difícil es cuando
las cosas no van bien
tú no estás feliz y
eso me pasa a mí también…


Entonces, mi mundo se detuvo.


Stop.


Respira, respira.


En una pausa de la canción, bebió de su Gatorade de uva.


¡Oh Lord!


Definitivo: I´m in love.


Aún no entiendo por qué no huí.


Se refiere a Mario Marín, como “El licenciado Marín”.


Habla de Javier López Zavala, como “El licenciado Zavala”.


Niega todas las leyendas urbanas en torno al marinismo.


Y sin embargo, me enamoró.


Hasta que se me hizo, Jorgito.

 

(Por su seguridad, y futuro político, omito apellidos)

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas