Dios en el poder


Selene Ríos Andraca
[email protected]
Twitter: @SeleneRios ([email protected])

21/10/2010


Las consecuencias son inevitables



Confieso que no me gusta hacer planes innecesarios.


Además siempre me resulta contraproducente.


Si programo el día entero, la alarma no suena.


Si proyecto unas vacaciones en la playa, gasto el dinero en plantas.


Si dispongo un tema para la columna, algo se le ocurre a López Zavala.


Y así me ocurría todo el tiempo, hasta que comprendí y dejé de hacerlo, porque no se puede vivir así.


No cualquiera puede vivir así.


Yo no, pues.


Se requiere una fuerza infrahumana para no frustrarse.


Por eso admiro horrores a Jorge Estefan Chidiac.




La verdad qué fortaleza la del exdiputado federal.


Qué gran, gran hombre.


Hasta hace dos años, su nombre era barajado en el gobierno calderonista para ocupar un envidiable cargo en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público con Agustín Carstens.


No sólo fue por su férrea lucha por el gasolinazo, también influyeron sus probados conocimientos en materia fiscal y económica.


Pero no resultó.


Después, decidió contender en el proceso interno del PRI por la candidatura al gobierno estatal.


¡Y aunque falló, no se hundió!


Tras declinar por Javier López Zavala, el empresario exitoso optó por abanderar al tricolor en la alcaldía capitalina.


¡También le salió mal todo!


Durante la campaña fue nombrado “asesor estrella” de Finanzas Públicas del candidato fallido, López Zavala,


Grrrrrrrrrreat


¡Resultó ser una ametralladora contra Rafael Moreno Valle!


La vida al fin le sonreía. Pues, sin duda sería el titular de la Secretaría de Finanzas en la era zavalista.


Y, y, y que, soy el mejor…


Y, y, y, que, soy alcalde…


Y, y, y, que, soy gobernador… —léase en tono de El Chavo del Ocho


Sí, ya sabemos, todo salió terrible.


Pero la esperanza no murió.


¡Levantó la mano para la Dirigencia Estatal del PRI!


Recibió tres aplausos.


¿El destino le trataría bien, esta vez?


Ja, ja, ja.


Sin embargo, el talentoso Jorge Estefan se sacudió las derrotas y se puso de pie para explorar nuevos horizontes.


La próxima semana será nombrado…


¡Delegado regional de la CNOP en Toluca!


Miau


El sol sale para todos.

 

El obligado reclamo.

 

Y sí, antes de lo esperado, sonó mi BB.

 

¡Mi amigo Antonio Hernández y Génis!


Molesto, harto molesto.


Que tiene intenciones, todas las del mundo, de proceder penalmente en contra de esta humilde reportera.


Que se siente difamado.


Que también calumniado.


Y que por supuesto, siente que le hice un “daño moral”.


Cri, cri.

 




El talentoso y famoso monero Elmer Sosa interpretó mi silencio.

 

Las monadas de Elmer, “La furia morenovallista”

 

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas