Dios en el poder


Selene Ríos Andraca
[email protected]
Twitter: @SeleneRios ([email protected])

25/10/2011


La mesa 48



Existen varias teorías al respecto:

1. Un asunto de la cábala.

2. La configuración del universo basada en el 4 y el 8.

3. Un plan con maña de Fernando Morales.

4. Una maldad más del Villano Favorito (Enrique Doger).

5. La venganza post morten de Steve Jobs contra el priismo poblano.

6. La estrategia de Javier López Díaz para burlarse de los priistas.

7. La señal divina de que ninguno de los seis aludidos llegará al Senado.

8. Porque ahí estaba Zavala…



 

Durante el 23 aniversario del noticiario Buenos Días, el rey del raiting en Puebla, Javier López Díaz rifó un par de iPad para sus invitados.


So nice.     


Para ambas tabletas hubo distintos concursos.


La primera se le entregaría al convidado que subiera una foto en Twitter del festejo del noticiario de López Díaz.


Una serie de confusiones obligó al conductor a premiar al diputado priista Filiberto Guevara.


La gente aplaudió.


—Diputado, Filiberto se ganó usté un aipát.
—¡Fili! ¡Fili! ¡Fili!
—Diputado, pase por su aipát.


Los invitados comenzaron a mirar a su alrededor.


—¿Diputado? ¿Diputado? ¿Diputadoooo?


Sólo Dios y López Díaz saben cómo le hizo el diputado priista para ganar la tableta desde Zacatlán.


Miau.




And the iPad goes to…


¡La mesa 48!


Blanca Alcalá, Claudia Hernández, Enrique Doger, Jesús Morales, Javier López Zavala y Fernando Morales aplaudieron emocionados ante la sorpresa.


La maravilla de Apple sería rifada entre ellos nada más.


El único requisito para recibirla era ganar un sencillo concurso.


De acuerdo a las instrucciones giradas por el conductor más escuchado en Puebla, el concurso era el siguiente:


El interesado debía marcar un número de su móvil y decir: “Estoy en el 23 aniversario de Buenos Días ¿Tú crees que me acabo de ganar un iPad?” y la respuesta debía ser: “Sí, sí lo creo”.


S-e-n-c-i-l-l-i-t-o.


Los ocupantes de la mesa 48 se prepararon.


La primera en hacer su llamada fue la recién electa lideresa capitalina del PRI, Claudia Hernández.


Mandó la alerta desde su radio.


Tuc.tuc.


—Le estoy marcando a mi secretario general, Iván Galindo.


El aludido respondió.


—¿Sí… diga?
—Mi querido y hermoso amiguito, Iván, estoy en el aniversario de Buenos Días ¿Crees que me gané un iPad?
—¿Qué dice presidenta?
—Estoy en el aniversario de Buenos Días ¿Crees que me gané un iPad?
—¿De qué habla, presidenta? No la entiendo. Le marco luego, estoy ocupado.


La llamada se cortó.


Claudia Hernández perdió su tableta por las prisas de su secretario general.


La segunda en hacer la llamada fue Blanca Alcalá.


Marcó.
Marcó.
Una y otra y otra vez.
Nada.


A Enrique Doger tampoco le respondieron.


Ambos, perdieron.


El siguiente fue Chucho Morales Flores.


Con la intención de ganar, le marcó a uno de sus fieles asistentes.


La llamada fue respondida.


—Hola, asistente…
—Buenas tardes, señor…
—Oye mira, estoy en el aniversario de Buenos Días y están rifando un iPad, pero para que yo me la gane tú me tienes que responder que sí me crees, cuando yo te pregunte si me crees…


La gente empezó a abuchear al diputado.


¡¡Buuu!! ¡¡Buuu!!


Chucho Morales enmudeció.


—¿Qué pasa?— preguntó desconcertado.


López Díaz intervino.


—Diputado, estás descalificado por haber hecho trampa. No tenías que decir la dinámica del juego.


López Díaz lo descalificó.


El penúltimo en la mesa era Javier López Zavala.


Sonrió cuando supo que era su turno.


Tomó su teléfono.


Lo observó unos instantes.


Miró a López Díaz.


Volvió a tomar su móvil.


Lo dejó sobre la mesa.


Su piecito rascó el piso.


—Licenciado…es su turno… ¿Preparado?


Otra risa nerviosa atacó al aspirante a la Senaduría.


Estaba mudo.


Confundido.


¿Pánico escénico?
¿Terror a los iPad?
¿A las abejas?
¿Al ridículo?


—¿Licenciado?
—Mmm… no.
—¿No?
—No. Zavala no jugar.
—¿Declina usted?
—Ssí…yo… declinar.


Y al final, a Fernando Morales le dio tiempo suficiente para mandar un pin con la respuesta correcta y ganarse la tableta.


Doble miau.



 

Monerías: Elmer Sosa preparó un cartón sobre la columna pasada. Se los dejo, no tiene pierde.

 

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas