Dios en el poder


Selene Ríos Andraca
[email protected]
Twitter: @SeleneRios ([email protected])

26/10/2010


¿Alguien ha visto a Memito?



Lo he buscado desesperada.


Casi enloquecida.


He salido a las calles del Zócalo.


Recorrido los restaurantes de la ciudad.


Buscado bajo los escritorios de la sede estatal del PRI.


Rastreado entre los manifestantes de la semana.


He gritado su nombre hasta en las colonias del sur.


Y nada.


Ni una señal de vida.


Nadie sabe nada.


Ni ha hablado con él.


Y no entiendo.


La última vez que charlamos seguía en su pelea por la dirigencia estatal priista.


Súper decidido.


En mi tremenda preocupación, planteé con algunos amigos suyos reportarlo como perdido.


Ññññ


Ññññ




El pasado lunes, el guapisisisisisímo Guillermo Deloya —a quien quiero con locura— tuvo una intensa reunión con el secretario de Gobernación Valentín Meneses Rojas en Casa Aguayo, donde hablaron sobre su aspiración a suceder a Alejandro Armenta en el Comité Directivo Estatal del tricolor.


Las ácidas críticas a los zavalistas y la fusión que logró Deloya con los dogeristas levantaron ámpulas entre el casi extinto marinismo.


Y el regaño llegó a los lindos oídos del ojiverde.


Que se calmara.


Que dejara de armar desmadres.


Que suavizara su revolución.


Que qué busca.


Que por qué tanta lata.


Que de dónde sacó tanto veneno.


Memito —mi rey— mantuvo su discurso sobre la renovación del tricolor y el rescate de las siglas del partidazo.


Valentín Meneses se rió un rato.


—¿Qué quieres? —le dijo Meneses.
—La dirigencia.
—Ya, dime qué quieres.
—La dirigencia, no me interesa otra cosa.
—Ya en serio, dime qué quieres…
—La dirigencia, ya te dije.
—Pero, Memo, entiende…
—La dirigencia… no hay punto atrás.
—¿Algún cargo en el partido?
—Sí, el de presidente.
—Pero, no se puede, amigo.
—Quiero la dirigencia y no pienso discutirlo más…
—A ver… espera… ¿Qué te parece ser el próximo secretario de Gestión Social del partido?
Okei, acepto.


Oh! Chingá


¿Neta?


¿Neta?


Memo: ¡Desmiénteme, por favor!



Las calamidades de Huexotitla. En repetidas ocasiones, los integrantes de la redacción de CAMBIO han sido víctimas de robo de partes vehiculares. La escena siempre es la misma. Alrededor de la media noche, algún despistado grita en las puertas de las oficinas: “¡Se robaron unas llantas!”.


A raíz de repetidos y constantes robos, las Policías Municipal y Metropolitana comenzaron a hacer “rondines” por la avenida 16 de Septiembre, y por algunos meses los malandrines se ausentaron.


Pero el descuido del Ayuntamiento capitalino y de la Secretaría de Seguridad Pública provocó el robo del año.


Los bandoleros osaron en atacar al director de CAMBIO, Arturo Rueda.


¡Le robaron dos llantas!


Mmm… de su camioneta de señora.


Pero tan irresponsables son los ladrones de Huexotitla, que ni siquiera le pusieron unos ladrillitos a la pobre camioneta.
Santas rabietas las de anoche en la redacción.


¡Ya basta!

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas