Dios en el poder


Selene Ríos Andraca
[email protected]
Twitter: @SeleneRios ([email protected])

28/06/2011


Las náuseas terroristas en La Fayuca



Lectores, extremen precauciones.


Padres de familia protejan a sus hijos.


Viejitos escóndanse.


¡Mujeres y niños primero!


¡Mujeres y niños primeroooo!


¡Sálvense todos! ¡Sálvense todos!


Los comerciantes de La Fayuca pasaron de vendedores de productos de dudosa reputación a temibles e incontrolables

terroristas.


Ñaca.
Ñaca.
Ñaca.
Muajajá.
Muajajá.
Muajajá. —Léase como risa de villano malvadísimo, malvadisísimo—.


Ayer, el secretario de Seguridad Pública, Ardelio Vargas Fosado, reveló los nexos turbios entre los comerciantes y las armas químicas.


Uyuyuy. 


**


Luego del gran fracaso del operativo de la 46 Poniente, cuando Ardelio Vargas detuvo a 50 personas y posteriormente las liberó porque no hubo delito qué perseguir ni se les comprobó nada, el funcionario morenovallista palideció ante el ridículo público.


Los comerciantes de la famosa 46 Poniente se manifestaron frente la Secretaría de Finanzas para exigir la devolución de la mercancía, y ese día fatídico, aquel 11 de mayo, los vendedores de autopartes y todo tipo de accesorios para los automóviles sacaron de sus morrales gases lacrimógenos y atacaron vilmente a los policías estatales.


Aunque las fotografías de todos los medios de comunicación consignaron que fueron los estatales los que aventaron los gases, Ardelio Vargas acusó a los comerciantes.


También los culpó de haber provocado destrozos a los automóviles que estaban estacionados en la zona de la dependencia…curiosamente, todos los vehículos pertenecían a los mismos comerciantes.


Así son ellos, adictos a los autoatentados y a los gases que hacen llorar.


Miau.


**


El domingo pasado, un nuevo ataque certero del secretario de Seguridad Pública se llevó a cabo en el mercado Jorge Murad, mejor conocido como La Fayuca.


Los secuaces de Ardelio entraron a la plaza comercial vestidos de civiles, amedrentaron a los vendedores, intentaron decomisar televisiones, radios y hasta ventiladores de los puestos de películas y de ropa deportiva.


Cuando los comerciantes defendieron sus pertenencias, entonces, los uniformados llegaron al lugar.


Pobres… pobres…


Los comerciantes dejaron a un lado las piedras y los palos para desenfundar las armas bioquímicas.


Muajajá.
Muajajá.
Muajajá.


Los policías estatales fueron atacados con una extraña arma química que, además de provocar problemas respiratorios, produce…


(Me falta valor para escribirlo)

¡Náuseas!
¡Náuseas!


Dios bendito.


Todos los policías estaban mareados.


Salivando.


Con el estómago revuelto.


¡Qué crueldad!


¿Qué tienen en las venas esos comerciantes de La Fayuca?


¡¿Atole?!


Según Ardelio Vargas los terroristas bioquímicos (antes vendedores) tenían escondidas en las películas XXX, en las románticas y en las de Pedro Infante, unas extrañas bombas de sosa cáustica y otro extraño ingrediente secreto más poderoso que el Antrax, denominado el “Elemento Equis”, que mareó a los policías. 


“Soltaron bombas que dañan las vías respiratorias, e inclusive, que causan… náuseas”. 


¡Terroristas!


¡Discípulos de Bin Laden!


¡Militantes del Al-Qaeda!


Bendito sea Dios, las autoridades morenovallistas tenían con qué responder al ataque químico y, sin dudarlo, lanzaron gases lacrimógenos.


Aunque los gases atacaron a clientes, niños, madres solteras, mujeres en menopausia, hombres en andropausia, distraídos, metiches, mirones, vendedores de cacahuates y camotes, lo importante es que Ardelio Vargas descubrió a los t-e-r-r-o-r-i-s-t-a-s poblanos. 


Por la sombra de la cruz de Jesús.


Que Saddam Hussein nos redima.

 

**


Efemérides cumpleañeras. Un día como hoy, pero de hace 50 y tantos años, nació en Nativitas Cuatémpan el hombre capaz de despertar a la Puebla Revolucionaria por sus coscorrones contra las viejas cabronas.


Aquel sabio que definió a los periodistas como “perros que se sienten Dios en el Poder”.  Hoy es cumpleaños de Mario Marín, gran consentido de este espacio, de los poblanos, de los periodistas, de Lydia Cacho…


¡Feliz día, mi exgóber precioso!


También es cumple-cumple de mi amigo, Santiago Carvajal, pero él sí es un tipazo.

 

Ja, ja. Ja.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas